Tom Cruise peca de opulencia innecesaria por el regalo de Navidad que le hizo a su equipo

·3 min de lectura

Tom Cruise es el dueño, señor y jefe de sus películas. Él mismo lo dejó indirectamente claro con la rabieta que tuvo delante del equipo de Misión Imposible, con aquel audio filtrado donde daba una reprimenda a un par de técnicos por no mantener la distancia de seguridad cuando la película mantuvo su rodaje, al completo, durante toda la pandemia. Frases como que se mantenía despierto por las noches, hablando con aseguradoras y estudios, porque de él dependía el futuro del cine nos dejaron claro lo muy en serio que se toma su rol en la industria y sus proyectos. Esto sumado a su entrega pasional en cada estreno, pasando horas firmando autógrafos y su compromiso total con cada rodaje, destapan a una estrella como pocas.

Sin embargo, el actor y productor habría llevado su posición más lejos de lo jamás imaginado con sus regalos navideños al equipo de la película.

Tom Cruise sonríe y saluda a los fans en el set de Misión: Imposible 7 en Roma  (Italy), el 12 de octubre de 2020 (Photo by Samantha Zucchi/Insidefoto/Mondadori Portfolio via Getty Images)
Tom Cruise sonríe y saluda a los fans en el set de Misión: Imposible 7 en Roma (Italy), el 12 de octubre de 2020 (Photo by Samantha Zucchi/Insidefoto/Mondadori Portfolio via Getty Images)

Tom Cruise tiene una pastelería favorita en Los Angeles, se llama Doan’s Bakery y cada año ordena una buena cantidad de tartas de chocolate y coco que regala en Navidad a amigos, otras estrellas -como Henry Cavill, Rosie O’Donnnell, Jimmy Fallon, Angela Bassett y otros- y ejecutivos de la industria. El año pasado cada tarta costaba unos 50 dólares (44 euros) y según dijo uno de los dueños en 2020, las compras anuales de Tom los mantuvo a flote, tanto en pandemia como en otros años (Daily Mail).

Pues Tom habría llevado su pasión navideña más lejos todavía, ampliando su compra anual al adquirir 300 tartas que habría enviado exclusivamente al equipo que hace posible la séptima y octava entrega de Misión Imposible, según una fuente citada por The Sun.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero como la pastelería está en Los Angeles y el rodaje tiene lugar en Londres, Cruise habría enviado las tartas en su propio jet privado. A 8.756 kilómetros de distancia, con el combustible que semejante viaje necesitaría.

Tom quería hacer un regalo al equipo de Misión Imposible para Navidad y decidió que solo las tartas de su pastelería favorita en Los Ángeles servirían” dijo la fuente al citado medio. “Organizó que la tienda hiciera 300 tartas especialmente y las envió a Reino Unido en su jet”.

Según Kirsten Dunst se trata de “la mejor tarta de coco” que comió en su vida, por lo tanto podríamos entender que, para Tom, se trataría de un gesto costoso pero gustoso y personal para él. Después de todo, es su pastelería favorita.

Sin embargo, de ser cierto y no un mero rumor, el gesto pecaría de opulencia innecesaria a la vista del resto de mortales. ¿O acaso no existen pastelerías y tiendas de regalos en Inglaterra para hacer el trayecto más corto, pero sobre todo, más económico?

Trasladar las tartas de Los Ángeles a Londres y en jet privado, con el cuidado personal que seguramente necesitarían para llegar intactas en un vuelo que suele durar cerca de 10 horas, más el traslado desde el aeropuerto al set pintan un velo diferente sobre Cruise. Su generosidad sería evidente pero también la imagen de una estrella caprichosa que habría caído en una ostentación que se antoja innecesaria dado que, sin contar los gastos del jet privado, solo en tartas habría un gasto de más de 13.000 euros.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente