'Tokio Vice': el reportero más guerrero se enfrenta a uno de los criminales más peligrosos de Tokio

·5 min de lectura
Photo credit: IMDb
Photo credit: IMDb

El periodismo (y los periodistas) ha dado a la historia del cine y la televisión buenas películas y series sobre los entresijos de las redacciones, las investigaciones más exhaustivas de política, economía y/o sociedad y emocionantes casos reales en los que se han visto involucrados los profesionales: 'Spotlight', 'Todos los hombres del presidente', 'The Morning Show' o la reciente 'The Newsreader' son algunos buenos ejemplos de ellos.

HBO Max estrenó hace unas semanas otra de ellas, la miniserie de ocho episodios (de los que, por el momento, solo hay cinco de ellos en la plataforma) 'Tokio Vice', con un reparto encabezado por Ansel Engort ('West Side Story'), Ken Watanabe (Saga 'Godzilla') y Rachel Keller ('Legión').

'Tokio Vice' está inspirado en las memorias del periodista Jake Adelstein y se ha estrenado tras un largo período de producción. El productor ejecutivo es Michael Mann (que también dirige un capítulo), el conocido realizador de 'Corrupción en Miami, 'Collateral' o 'El último mohicano', entre otras películas.

La secuencia inicial nos muestra a dos hombres que caminan por un pasillo: uno de ellos es japonés, de unos 50 años; el otro es un joven caucásico de veintipocos. El atrezzo, el entorno y los decorados nos dicen que la serie no está ambientada en nuestra época, sino en los 90. Ambos se detienen para ponerse los chalecos de kevlar. "Para los cuchillos", dice el japonés.

Photo credit: IMDb
Photo credit: IMDb

Esa secuencia inicial ya nos da una pista de la tensión, con gestos sutiles y no tan sutiles. Los mandamases de la Yakuza (la mafia japonesa) se reúnen en un exclusivo salón de Tokio y no se cortan un pelo cuando hablan con Adelstein: "Sabemos lo que estás investigando. Queremos que te detengas. Publica, y no habrá ningún lugar donde puedas esconderte". Un asunto serio, sin duda, pero sólo es un preámbulo.

'Tokio Vice' se sitúa en esos años de cambio de milenio, y nos presenta a este joven periodista que está estudiando los sistemas económicos de Japón y también su meteorología. Se gana la vida como profesor de inglés, practica artes marciales y vive en un tugurio situado justo encima de un pequeño restaurante. Como domina el idioma japonés, se inscribe para hacer un examen de cuatro horas de duración con el que podrá empezar a trabajar en el 'Meicho Shimbun', un prestigioso diario de Tokio en el que hasta ahora no había ningún periodista extranjero.

Adelstein se une al resto de reporteros novatos en la sección de Sucesos y mientras, intenta aclimatarse a la rígida norma editorial del Meicho. Tiene todas las características de un periodista que acaba de empezar: tiene una enorme curiosidad pero también es soberbio. No para de enfrentarse a su editor, que le llama despectivamente 'Gaijin' [que significa extranjero, pero no solo en el sentido de que seas de fuera, sino de estar excluido].

Photo credit: IMDb
Photo credit: IMDb

Un hombre aparece atravesado por una espada y Jake se entera rápido de los pocos detalles que la policía está dispuesta a compartir con la prensa. Se pone a investigar por su cuenta, descubre una extraña relación entre el asesinado y una oficina de préstamos misteriosamente vacía y se congratula con con Miyamoto (Hideaki Ito), un policía de antivicio fanfarrón. Enfrascados en la vida nocturna de Tokio, ambos un club, donde Jake se encuentra con la ex-anfitriona Samantha (Keller, Fargo), así como con un subordinado de la yakuza (Sho Kasamatsu).

El 'busca' (oh, queridos 90), lanza un aviso a Miyamoto, que acudirá acompañado de Jake a ver una terrible escena en la que un anciano, vestido con sus mejores atuendos, se prende fuego en silencio en la calle. Su viuda declarará al periodista que la Yakuza estaba acosando a su marido por una deuda que no podía pagar. Una redacción exigente, muertes misteriosas, preguntas sobre dinero, copas con la policía y ser rodeado por la Yakuza: Jake ya está profundamente inmerso en el mundo de Tokio, y sólo es su segundo día de trabajo.

Si consigues apartar tu recuerdo de la serie 'La periodista', que Netflix estrenó a principios de año sobre una reportera local que investiga la corrupción del gobierno japonés, es posible que 'Tokio Vice' te recuerde a 'Smoking', otra serie que puedes ver en la misma plataforma sobre un grupo de asesinos que entregan las pieles tatuadas como prueba de un contrato cumplido.

Photo credit: IMDb
Photo credit: IMDb

La serie respira en cada episodio el gusto por los detalles y la manera de enfocar las historias de Michael Mann. Ritmo, primeros planos, cámara en mano, ruido, constante animación y movimiento. Para ello cuenta con la buena interpretación de Elgort, que parece muy a gusto en la piel del periodista.

Tiene ese tipo de descaro que le lleva a hacer bromas en su entrevista de trabajo, pero también la valentía y las ganas por trabajar de un reportero que acaba de empezar y que piensa que puede conseguir información de la policía simplemente acercándose a la comisaría y preguntando.

El ambiente de 'Tokio Vice' resulta muy apropiado para transmitir el miedo y la angustia de las amenazas de la Yakuza, que poco a poco se irán transformando en el gran dolor de cabeza de Jake según avanza su peligrosa investigación. ¿En qué 'charcos' se está metiendo? La atmósfera 'noir' de la serie sabe mezclar bien aires orientales y occidentales en una 'Tokio Vice' bien armada y que seguro que acabará enganchándote.

VER SERIE EN HBO MAX

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente