Tobi Amusan arrolla el récord de 100m. vallas...y Michael Johnson no se lo cree

·3 min de lectura
Photo credit: Steph Chambers - Getty Images
Photo credit: Steph Chambers - Getty Images

La última sesión del Mundial de atletismo de Eugene acababa de comenzar, aún pegaba el sol en todo su esplendor en Hayward Field, cuando el atletismo se desperezó de golpe. Un impacto absolutamente inesperado. En la primera semifinal femenina de los 100 metros vallas, una nigeriana de 25 años llamada Tobi Amusan había pasado los obstáculos a más de 32 km/h constantes desde el metro 30 hasta la meta y había parado el cronómetro en 12,12 segundos. Era un récord mundial, una explosión, 12 centésimas menos que la plusmarca que tenía la estadounidense Kendra Harrison, segunda precisamente en esa carrera, y tan desafortunada con las vallas en la final que fue descalificada.

Amusan no es una desconocida. Llegaba como 4ª del ranking mundial del año y había corrido en 12,41s. Era una clara candidata a las medallas, pero nadie esperaba una barbaridad así. En las series se había mostrado poderosa, ganando con 12,40s. En la semifinal rebajó casi tres décimas su marca de un sopapo. Y sin una gran salida (0,144, más bien discreta) ni un gran viento (+0,9 m/s). La primera reacción fue la incredulidad. Entre todas las semifinales se batieron además otros cuatro récords nacionales y otras siete marcas personales, ocho mujeres por debajo de 12,50s.

El legendario velocista Michael Johnson, comentarista televisivo en la BBC, se atrevió a expresar en Twitter lo que muchos pensaban: "No creo que los tiempos sean correctos. Se han batido 12 marcas personales. Y Cindy Sember ha dicho después de su mejor tiempo que sentía que estaba corriendo lenta. Todas las atletas parecen sorprendidas".

No faltó quien acusó a Johnson, de raza negra como Amusan, de racismo. La sospecha era lícita, pero si falló el sistema también lo hizo en la final, disputada apenas dos horas después. La nigeriana volvió a volar con una técnica rayana en la perfección sobre las vallas para llevar el primer oro de su historia al país africano. Su desempeño resultó aún más impresionante: 12,06 segundos. La jamaicana Britany Anderson y la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, campeona olímpica y favorita, tuvieron que desempatar por la plata y el bronce (en ese orden) tras igualar a 12,23s, también su mejor registro de siempre. El inconveniente del excesivo viento a favor (+2,5 m/s) invalidó todas esas proezas.

Amusan: una bala de 1,56 metros

La nueva sensación de la prueba se calzó unas zapatillas de mediofondo, las Adidas Adizero Avanti, para acercar, mucho antes de lo que se pensaba, a las mujeres a la frontera de los 12 segundos en las vallas altas. La nigeriana, un cuerpo mínimo de 1,56m y 57 kilos, tan alejado de la exuberancia de Camacho-Quinn, es una hija de profesores que se pasó del fútbol al atletismo a los 15 años. Cuando le dejaron fuera del relevo 4x100m en los Juegos Juveniles de África 2014 preguntó en qué otra prueba podía competir y le dijeron que en los 100 metros vallas, así que probó la prueba y se ganó la plaza para competir en Botsuana.

Photo credit: ANDREJ ISAKOVIC - Getty Images
Photo credit: ANDREJ ISAKOVIC - Getty Images

Su progresión resultó espectacular. Dos años después, aceptó una beca para estudiar en la Universidad de Texas, en El Paso, Estados Unidos y meses después ya compitió en los Juegos Olímpicos de Río, donde llegó a semifinales. Al año siguiente corrió en 12,57s y fue para ganar la final del campeonato universitario de la NCAA en el mismo Hayward Field de Eugene. Su progresión se estancó ligeramente. Ganadora de la Liga de Diamante el año pasado, cuando le quitó el récord africano a su compatriota Glory Alozie (luego española) en los grandes campeonatos, ha rozado dos veces el podio, tanto hace tres años en Eugene como el año pasado en Tokio, siempre 4º. Su primera gran medalla se sintió como un meteorito.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente