Tenemos que hablar de ‘Raised by Wolves’, un éxito de audiencia que no genera conversación

Pedro J. García
·9 min de lectura

En el océano interminable de series que se emiten en las distintas cadenas y plataformas a nuestra disposición, es inevitable que muchos estrenos pasen desapercibidos por la audiencia o que ocupen un segundo plano en la conversación seriéfila mientras tres o cuatro series acaparan toda la atención en redes sociales.

Este sería el caso de Raised by Wolves, flamante nueva serie de ciencia ficción creada y producida por Ridley Scott que está generando muy buenas cifras de audiencia tanto en su emisión en HBO Max en Estados Unidos como en España, donde se puede ver en la cadena TNT y bajo demanda en plataformas digitales de pago donde esté disponible (Movistar+, Vodafone, Orange TV y otros). Aunque ha tenido un recibimiento muy positivo entre el público y la crítica, se está hablando poco de ella. O mejor dicho, menos de lo que merece. Y estas son las razones por las que tienes que dejar todo lo que estás haciendo para adentrarte en el extraño y fascinante universo de Raised by Wolves. Definitivamente tenemos que hablar de ella.

'Raised by Wolves' (cortesía de TNT)
'Raised by Wolves' (cortesía de TNT)

Raised by Wolves llegó el pasado 10 de septiembre a TNT. Detrás de este ambicioso proyecto se encuentra uno de los directores más míticos de la ciencia ficción, Ridley Scott, responsable de clásicos del género como Alien o Blade Runner y éxitos de taquilla más recientes como Prometheus o Marte. Scott es uno de los realizadores más prolíficos de Hollywood y además de su trabajo en el cine, ha producido (y produce) un gran número de series (The Good Wife, Taboo, The Terror), pero Raised by Wolves es algo distinto. En ella se puede sentir más fuertemente el sello personal del director británico y su particular visión del futuro.

Scott se reserva para sí mismo la dirección de los dos primeros episodios, antes de ceder las riendas a otros directores para completar la temporada (10 episodios). Aaron Guzikowski (Prisioneros) es el creador, guionista y showrunner de la serie, quien se encarga de dar formar a la visión de Scott y preservar su ADN a lo largo de la temporada a la vez que la hace suya. Entre los realizadores también se encuentra el hijo del cineasta, Luke Scott, que ha dirigido tres episodios tras haber sido director de segunda unidad en películas de su padre (Marte, Exodus) y debutar en el largometraje con el thriller de ciencia ficción Morgan.

Pero centrémonos en el piloto, esa puerta que nos lleva hacia el inquietante y sorprendente universo de Raised by Wolves. Esta es la primera vez que Scott dirige una serie estadounidense desde sus inicios en la televisión británica en la década de los 60 -su idea inicial era ejercer solo como productor, pero se sintió tan inspirado por el material que decidió dirigir e involucrarse en todo el proceso creativo. El primer capítulo es una carta de presentación inmejorable y nos devuelve al Ridley Scott más visionario, el creador de mundos como los de Alien/Prometheus y Blade Runner. La serie recuerda inevitablemente a estas obras maestras y en ella se pueden detectar muchas señas de identidad visuales y temáticas del autor, pero a la vez, Raised by Wolves es algo totalmente nuevo y original.

La primera hora de Raised by Wolves desconcierta e hipnotiza. Visualmente, Scott y Guzikowski han creado una serie que atrapa desde el primer momento y no deja que apartes la vista. Pero si estéticamente resulta atractiva y envolvente, su historia es lo que termina por conquistarte. La serie tiene lugar en un futuro en el que la Tierra ha sido destruida y transcurre en Kepler-22b, un misterioso planeta aparentemente deshabitado donde dos androides, Madre (Amanda Collin) y Padre (Abubakar Salim), llevan a cabo la misión de criar y proteger a un grupo de niños humanos, a los que educan en el ateísmo y la supervivencia. Su tarea se complica con la llegada de una colonia de humanos religiosos liderados por un soldado (Travis Fimmel) infiltrado adoptando la identidad de un oficial de alto rango de la tropa. Los androides deberán proteger a los niños mientras descubren que no pueden controlar su voluntad y su creencias.

La serie es un auténtico espectáculo visual y sonoro en el que todo está cuidado al mínimo detalle para crear un universo propio, desde la preciosa y gélida fotografía hasta el vestuario y los peinados (con mullets y rapados, entre lo moderno y lo ochentero), pasando por el diseño de producción a caballo entre lo medieval y lo futurista, las terroríficas criaturas autóctonas del planeta y los fantásticos efectos visuales. Todo está pensado para crear una experiencia que parece familiar, pero es totalmente única, una historia con identidad propia que se abastece de una amplia mitología y nos sumerge en ella como si estuviéramos viviendo un sueño o una simulación de un futuro lejano en el que los propios humanos han acabado con el mundo (algo fácil de imaginar estos días).

Es difícil explicar lo que uno siente viendo Raised by Wolves. Al menos lo que yo siento, porque la experiencia puede ser muy distinta para otros, claro. En mi caso sería algo así como entrar en un estado de trance, como si el tiempo se suspendiera durante 50 minutos. Se suelen lanzar a la ligera calificativos como sorprendente o impredecible cuando en realidad no lo es tanto, pero en el caso esta serie es totalmente cierto. Sobre todo en el piloto, pero también en el resto de la temporada, la sensación de no saber qué va a pasar en la siguiente escena está presente en todo momento. Después de ver cientos y cientos de series, es difícil sorprendernos, pero Raised by Wolves consigue ir un paso por delante y darnos lo inesperado. Hacía tiempo que no sentía algo así viendo una serie y es emocionante.

Temáticamente, Raised by Wolves también es muy absorbente y estimulante. Entre otras cosas, la serie explora uno de los temas más presentes en la ciencia ficción desde Isaac Asimov, la consciencia de los androides y la posibilidad de que estos desarrollen emociones y libre albedrío más allá de la función para la que fueron programados. Aquí hay que destacar al personaje sin duda más interesante de la serie, Madre, un modelo de androide militar conocido como Nigromante y creado por el bando religioso en la Tierra para luchar contra los ateístas en las guerras religiosas del siglo XXII. Reprogramada para cuidar a los niños y educarlos como ateos, Madre no duda en desplegar sus inmensos poderes como arma de destrucción (su transformación en Nigromante y sus ataques a base de alaridos letales son sencillamente impresionantes), a la vez que entra en conflicto moral por su propio ser y en relación con sus “hijos”, quienes se resisten a su educación y sus normas.

Raised by Wolves tiene escenas de acción contundentes, imágenes de impactante violencia y un claro componente de terror, pero todo se sustenta sobre una base de mensajes e ideas que nos invitan a pensar y debatir. La serie sitúa el centro de los conflictos humanos en la tensión entre la fe y el ateísmo (son muchos los motivos bíblicos en ella), pero además nos habla de la familia, la humanidad, la convivencia con el planeta y la sostenibilidad, temas que se pueden extrapolar fácilmente a nuestra realidad. Y lo mejor de todo es que lo hace sin maniqueísmos. Nada es blanco o negro, la línea que separa a los buenos y los malos es difusa, y los términos absolutos no existen. Eso es lo que hace que Raised by Wolves sea tan interesante, que invita a la reflexión de forma provocadora y sin darnos respuestas fáciles.

En el apartado interpretativo hay que destacar a Amanda Collin, actriz danesa que lleva a cabo un trabajo soberbio dando vida a Madre. Su capacidad para saltar de protectora a máquina de matar sin piedad y para exteriorizar sus dilemas internos y sus “emociones” es sobrecogedora. Collin capta a la perfección esa dualidad entre máquina y humana, llegando a ser verdaderamente conmovedora, pero también terrorífica y despótica. La complicada relación entre ella y Padre (un modelo de androide mucho menos complejo que Madre, pero clave en la educación de los niños por su paciencia y programación para servir y proteger) nos deja momentos muy tensos, pero es el personaje de Travis Fimmel quien se convierte en el antagonista principal de la serie. El actor de Vikingos también sobresale construyendo un personaje más complejo e intrigante a medida que avanza la temporada y esta profundiza más en el tema del fanatismo. Cualquiera que disfrutase de su interpretación como Ragnar Lothbrok encontrará a aquí un gran aliciente para ver la serie.

Raised by Wolves se cuece a fuego lento, pero recompensa con momentos de auténtica impresión y una historia que engancha tanto por la trama como por los personajes y el trasfondo temático. Como decía al principio, la audiencia ha respondido muy bien. La serie ha sido recientemente renovada para una segunda temporada y según HBO Max, es su serie original más vista desde el lanzamiento de la plataforma en mayo de este año, con un crecimiento del 50% de una semana a otra (TVLine).

El público español también la ha respaldado, convirtiéndola en el mejor estreno de la nueva temporada en los canales de entretenimiento de la televisión de pago en España y el tercero de 2020 (Fuente: TNT). No obstante, en redes sociales, donde normalmente se puede medir la temperatura y repercusión de una serie, no está dando tanto que hablar -quizá porque este tipo de ciencia ficción sigue ocupando un lugar más pequeño o exclusivo entre el público. Mientras la gente la siga viendo, esto no es un problema, pero su historia merece más atención y boca-oreja. Sobre todo teniendo en cuenta que está hecha para generar conversación y debate.

Por mi parte, es una serie que no me cansaré de recomendar, sobre todo a los aficionados a la ciencia ficción, pero en realidad a cualquiera que sepa apreciar la originalidad y las buenas historias. Intensa y brutal, visualmente cautivadora y profundamente sugestiva y original, Raised by Wolves es uno de los estrenos del año. Su potencial es enorme y espero que más gente se una a hablar de ella en el futuro.

Más historias que te pueden interesar: