Tiffany Haddish niega las acusaciones de abusos a menores realizadas en su contra

·2 min de lectura
Tiffany Haddish credit:Bang Showbiz
Tiffany Haddish credit:Bang Showbiz

La actriz Tiffany Haddish y el humorista Aries Spears se enfrentan a una demanda presentada por una mujer de 22 años, cuya identidad se desconoce, que afirma que las dos estrellas de la comedia abusaron de su hermano y de ella cuando era menores de edad. Los documentos legales que ha sacado a la luz el Daily Beast recogen los detalles de las graves acusaciones realizadas por la demandante, que se identifica solo como Jane Doe.

La demandante afirma que conoció a Tiffany Haddish en el verano de 2013 cuando acudió a un campamento de comedia en el que ella era una de las oradoras invitadas. Según su testimonio, la actriz le mostró cómo realizar distintos actos sexuales mientras Aries Spears les observaba y le pagó 100 dólares para comprar su silencio antes de enviarla a casa.

El abogado de Tiffany, Andrew B. Brettler, ha tildado la demanda de "frívola" añadiendo que la madre de las supuestas víctimas lleva años tratando de hacer el caso a los juzgados. "Todos los abogados que se han hecho cargo inicialmente de su caso -y han sido varios- acabaron abandonándolo una vez que quedó claro que las reclamaciones carecían de fundamento y que la Sra. Haddish no se dejaría doblegar".

Jane Doe afirma que Haddish convenció a su madre para que su hermano menor, que entonces tenía 7 años, participara un vídeo que supuestamente iba a aparecer en la cadena Nickelodeon, pero en lugar de eso, le utilizaron para grabar un sketch para el portal de comedia Funny or Die titulado 'A través de los ojos de un pedófilo'. Dicho vídeo, en el que un niño aparecía supuestamente en ropa interior mientras un hombre adulto le contemplaba a escondidas, ya no está disponible. La plataforma donde se publicó originalmente ha aclarado que "fue subido como contenido generado por el usuario y eliminado en 2018 en cuanto se tuvo conocimiento de su existencia".

En total, los dos comediantes han sido demandados por angustia emocional, negligencia grave, agresión sexual, acoso sexual y abuso sexual de un menor. Las supuestas víctimas solicitan una compensación por daños generales y especiales.