'Tierra Amarga': Última palabra

·2 min de lectura

Hakan, que compró las acciones de Züleyha cuando esta pensaba abandonar a Demir en los capítulos de Tierra Amarga, llega a la compañía Yaman. Acto seguido, entra al despacho principal y se presenta ante Züleyha y Betül como Mehmet Kara, el nuevo socio de la empresa. Con un buen porte, elegancia y carisma, el hombre se disculpa con al esposa de Demir por no haberle dicho quien era cuando “evitó” que le robaran su bolso: “Fue muy descortés por mi parte”.

Tras un primer saludo un poco frío e incómodo, Züleyha le cuenta a Hakan que se ha arrepentido de vender las acciones y ahora le gustaría recuperarlas, en Tierra Amarga. Betül, por supuesto, apoya las palabras y la decisión de su prima política. No obstante, Hakan deja claro que no tiene intención de devolver las acciones a su antigua dueña y les pide a sus interlocutoras un voto de confianza: “Creo que trabajando juntos podemos hacer de esta una empresa más próspera todavía”. Erkan, el que fuera hombre de confianza de Demir, no ve al recién llegado con buenos ojos.

Betül le para los pies a su madre

Por otro lado, Sermin comienza a tomarse atribuciones que no le corresponden. Además de pasarse casi todo el día en la hacienda Yaman, se atreve a exigirle a Saniye, que le informe de cómo está desarrollando su labor de capataz en la finca. Por supuesto, no duda en recriminarle algunas de sus decisiones. Lütfiye trata de poner paz entre ambas mujeres.

Cuando Betül llega y observa el escándalo que ha montado su madre, no duda en enfrentarse a ella y ponerle un alto. La joven abogada también quiere hacerse con el control de las propiedades y la fortuna de los Yaman, pero, a diferencia de su madre, no piensa dejar entrever sus intenciones de una forma tan evidente.