'Tierra Amarga': Encuentro esperado

·2 min de lectura

Ümit secuestra a Adnan con ayuda de Cümali y le propone un trato a Züleyha: devolverle a su hijo a cambio de que le diga donde está Demir en Tierra Amarga. La mujer va al encuentro de la doctora y tras repetirle en varias ocasiones que no sabe dónde está su marido, le apunta con un arma: “O me devuelves a mi hijo, o te mato”.

Se inicia un forcejeo entre ambas y la pistola se dispara, hiriendo de muerte a Ümit. Züleyha regresa a la mansión con Adnan y le cuenta lo ocurrido a Fikret y a Fekeli. Cuando van a recoger el cuerpo de la médico, ya no está y su coche tampoco.

De regreso a la mansión, Adnan señala a Cümali como el tipo que le llevó con Ümit. La policía le detiene por secuestro e, investigando, descubren que él no es el verdadero Cümali, sino un compañero de celda que ha usurpado su identidad tras su muerte. Üzüm queda destrozada al saber que su verdadero progenitor ha fallecido y Saniye decide llevarla hasta el lugar donde fue enterrado.

Fikret organiza el entierro de Ümit

Creen que ha sobrevivido a la herida de bala, pero, lo cierto, es que Hakan, quien ha presenciado todo, ha cogido el cadáver de Ümit, lo ha montado en el vehículo y lo tirado el coche por un terraplén. “Züleyha me sirve más fuera de la cárcel que dentro para mis planes”, le dice Hakan a su socio Kadir.

Al día siguiente, un oficial llama a Fikret y le informa de la muerte de Ümit. La policía piensa que se ha tratado de un accidente. Horas más tarde, la mujer es enterrada en la más estricta intimidad. Mientras, Betül asume la dirección de las empresas Yaman en ausencia de Demir. Pero su dominio le durará poco, pues Züleyha decide volver al trabajo tras resignarse a no volver a su esposo nunca más y ocupar el lugar que le corresponde.

La mañana de después, Züleyha es víctima de un robo, pero, por “casualidades” del destino, Hakan pasa por el lugar y recupera el bolso de la mujer. Se presenta ante ella como Mehmet y, además, le da la gran sorpresa al confesarle que él es la persona que compró sus acciones: “Parece que vamos a ser socios. Tenía muchas ganas de conocerte, la verdad”.