'Tierra amarga', lo que ha pasado en los últimos capítulos (93 y 94): Un mar de lágrimas

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

Tras la sorprendente confesión de Ümit a Sevda de la semana pasada en Tierra amarga en que le reveló que ella era la hija que, supuestamente, abandonó cuando solo era un bebé, aún quedaban muchas cosas por descubrir en Tierra amarga. En los capítulos 93 y 94 de esta semana hemos podido ver cómo, cansados de esperar, Fadik y Rasit se presentaron en el ayuntamiento de Çukurova y delante de un juez se juraron amor eterno. Acto seguido, regresaron a la hacienda de los Yaman y le contaron a sus patrones y amigos que ya eran marido y mujer: “Sentimos no haberos avisado antes de que íbamos a casarnos, pero nos pudieron las ganas”.

Züleyha felicitó al reciente matrimonio y le pidió a Gülten que esa noche preparase un menú especial: “Vamos a celebrar una bonita fiesta en honor a los novios”. Pasaron las horas y todos se reunieron en el jardín delantero de la finca. Los presentes bebían, reían y bailaban felices. De repente, una mujer apareció y echó al traste con el festejo. Resultó que era la esposa de Rasit. “No solo está casado conmigo, sino que tenemos un hijo”, dijo a la par que cogía de la mano a un niño pequeño.

Rasit, viéndose acorralado, salió corriendo del lugar. Demir logró darle alcance y comenzó a golpearle. Habría acabado con él si no fuera porque sus empleados le detuvieron. El novio huyó, mientras, Fadik lloraba desconsolada en su habitación. Con ayuda de Gülten se quitó su precioso vestido de novia y se tiró en la cama con ojos vidriosos.

Ümit se enteró de que Züleyha podría estar esperando un bebé

Al día siguiente, Züleyha le confesó a Demir que creía que estaba esperando un bebé. La noticia del embarazo llegó hasta oídos de Ümit, gracias a la indiscreción de Müjgan y de Sermin. La médico, celosa, decidió ir hasta la casa de los Yaman y revelar su relación con Demir para hacer saltar el feliz matrimonio de este por los aires.

Sin embargo, en mitad de la carretera, se encontró con un accidente. Dentro del vehículo magullado estaba Züleyha. Ümit hizo un amago de marcharse del lugar y dejar abandonada a la mujer, mas, su conciencia le impedía hacerlo y terminó auxiliándola. Por otro lado, Lütifye habló con su sobrino y logró hacerle entrar en razón sobre su venganza. El joven terminó reconciliándose con Fekeli y, también, con Müjgan.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente