'Tierra Amarga': Boda feliz

·1 min de lectura

Tal y como hacía la gran señora Hünkar, Züleyha organiza en la hacienda Yaman varias bodas para parejas de Çukurova que ya se han comprometido. Çetin y Gülten son dos de los afortunados que se juran amor eterno en un paisaje tan idílico y de forma gratuita. La celebración es todo un éxito para ellos y para el resto.

Saniye y Gaffur lloran de emoción viendo como al joven, finalmente, cumple el sueño de casarse con el hombre al que tanto ama. “No puedo creer que mi hermana haya dejado de ser una niña. Todavía me acuerdo cuando perdimos a nuestros padres y me hice cargo de ella”, comenta el excapataz mientras abraza a su mujer.

Quien no está tan feliz es Fadik. Resulta que Rasid la ha dejado plantada y no ha asistido a la ceremonia. “Creo que nunca tendré la familia que tanto anhelo”, le dice entre lágrimas a su inseparable Saniye. Esta trata de hacerle entender que, algún día, llegará la persona indicada para ella. Terminado el festejo, los recién casados se marchan para disfrutar de su noche de bodas en soledad.

Züleyha empieza a mirar a Demir con otros ojos

Por su parte, Züleyha y Demir siguen durmiendo en cuartos separados, pero ella ha comenzado a mirar con otros ojos a su marido ¿Acaso se está enamorando? Al día siguiente, incluidos los nuevos cónyuges, toman el desayuno en el jardín de la finca. Los Yaman y sus empleados de confianza se han convertido en una gran familia y se han unido aún más después del terrible asesinato de Hünkar. Eso si, Gaffur sigue sacando de quicio de Demir con sus comentarios inoportunos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente