Todo lo que tienes que comer después de entrenar

Por Chris Mohr
Photo credit: TerryJ - Getty Images

From Esquire

Si vas al gimnasio con asiduidad seguro que tienes hambre a todas horas pero, sobre todo, después de entrenar. Un impulso por la comida que puede arruinar tus horas de ejercicio si decides asaltar la nevera como si no hubiera un mañana. Primero tómate tu batido de proteínas tranquilo y, a continuación, ten en cuenta estos consejos para tu comida post-entreno. Te enseñamos a que tu cuerpo, tu cerebro y tu estómago vayan en la misma dirección...

Primero, tienes que saber por qué estás tan hambriento después de entrenar; es lo que los investigadores llaman "anorexia del ejercicio". "Hacer deporte aumenta la producción de calor en nuestro cuerpo, nuestro metabolismo, y la sangre se desvía a aquellas partes de nuestro cuerpo que necesitan más la comida", explica Heather Leidy, investigadora nutricional de la Universidad de Purdue, en Indiana (EE.UU.). Y esa sensación puede durar horas. Toca reponer energías sí, pero no de cualquier manera...

Qué comer después de entrenar en el gimnasio

Imagina que, después de entrenar, tu cuerpo es como una esponja seca. Esa actividad tan intensa ha consumido gran parte de tus energías y reservas y has de reequilibrar de nuevo el organismo, desde el sistema nervioso al urinario.

1- Primero y fundamental, las proteínas

Hacer ejercicio daña al músculo, así que tomar proteínas lo alimenta de nuevo y lo 'cura'. ¿Cuánta proteína necesitas? "De 25 a 35 gramos de proteína de alta calidad por comida maximiza la construcción y reparación de la masa muscular", asegura Doug Paddon-Jones, profesor de Nutrición de la Universidad de Texas. Pollo, pescado, marisco, ternera y leche son buenas opciones para tu comida post-entreno.

Photo credit: Mike Kemp - Getty Images

2- Carbohidratos, no te olvides de ellos

Tu cuerpo procesa los hidratos en glucógeno, que sirve como principal fuente de energía para tu cuerpo. Después de un entrenamiento, intenta consumir al menos la misma cantidad e hidratos que de proteínas, en un relación por ejemplo de 1 a 1 o incluso 2 a 1 si estás en volumen.

3- Sodio, potasio y agua, siempre

Sin suficiente sodio, tus células funcionan sin los electrolitos necesarios, alternado los niveles de hidratación. Si sudas mucho durante tus workouts, toma un puñado de almendras o nueces al acabar. El potasio, como el sodio, te ayudará a mantenerte hidratado y necesitas, mínimo, 4.700 miligramos al día. ¿Opciones? Plátano, que contiene unos 422, patata, unos 900, salmón, 534, y leche entera, 322. Y agua, mucha agua, mínimo un par de vasos generosos.

Ejemplo de comida post-entrenamiento

Chuleta de cerdo, patata al horno y ensalada de espinacas, y para beber, agua. Eso sí estás en casa, si te pilla fuera, apuesta por ensaladas con aguacate o pasta y algo de pollo a la plancha, por ejemplo. En cuanto al tiempo, no lo demores demasiado, come en cuanto puedas.



Photo credit: Simon Pask - Getty Images