1 / 16

El tiempo es oro y los relojes más caros del mundo así lo demuestran

Gastar un buen fajo de billetes en un reloj de lujo es una de las mayores indulgencias que un hombre moderno puede disfrutar. Después de todo: ¿quién necesita un fondo de pensiones si puedes lucir una pieza única en tu muñeca y despertar los celos, la admiración y la lujuria de tus semejantes?

Aunque por supuesto hay cronógrafos que están por encima del resto en términos de precio, como el Patek Philippe que se vendió en una subasta benéfica por 31 millones de dólares. Y si bien tampoco es que aspiremos a hacernos con un reloj de tales magnitudes (que no nos atreveríamos a sacar de casa), seguimos teniendo claro que para presumir, sufrir... y ahorrar mucho dinero. Casi tanto dinero que te proponemos que dividas el precio de los relojes más valiosos del mundo entre tu sueldo neto anual y sobrevivas a base de agua (la ciencia ha demostrado que se puede, al menos durante unos días).

En aras de la equidad y la salud mental, hemos omitido todos los modelos tuneados que están cubiertos de diamantes. Porque eso realmente no es un reloj, ¿no?

El tiempo es oro y los relojes más caros del mundo así lo demuestran

Piezas únicas, de coleccionista, que te servirán como excusa para ahorrar (durante mucho tiempo).

From Esquire