El misterio de la tiara millonaria desaparecida en la familia de Isabel II

Anna Sanchez
·3 min de lectura
La desaparecida tiara de Portland que fue robada en 2018 (IG)
La desaparecida tiara de Portland que fue robada en 2018 (IG)

La familia real británica está cargada de enigmas y a esta lista de secretos guardados bajo llave se une el misterio de una tiara de gran valor que lleva desaparecida desde el año 2018.

Esta tiara que es considerada ‘tesoro nacional’ de Reino Unido fue concebida para lucirse en el año 1902 y había permanecido en la familia hasta que, hace dos años, alguien la robó. La joya de gran valor está hecha de oro y plata y cuenta con delicadas incrustaciones de diamantes.

Se diseñó exclusivamente para Winifred, la duquesa de Portland por encargo de su esposo, Cavedish, también duque de Portland. La marca de lujo encargada de tal sofisticada creación para la monarquía fue Cartier.

Winifred lució la valiosa tiara durante la coronación de la reina Alexandra y Eduardo VII que resulta ser el bisabuelo de la actual reina Isabel II. Winifred era la encargada de sostener el dosel sobre la reina Alexandra durante su matrimonio y de ahí la importancia de su vestuario y sus joyas.

Tras la ceremonia, a la tiara se le quitaron algunas gemas que se convirtieron en valiosos broches aunque éstos también han sido robados a la vez que la propia tiara. Cuando las joyas desaparecieron a finales de 2018 en Welbeck Estate (Nottinghamshire) se ofreció una suculenta recompensa de 100.000 libras esterlinas por cualquier información certera que ayudara a a recuperarlas.

Sin embargo el valor de la tiara originariamente era de 3,5 millones de libras y, evidentemente, en el mercado negro podría duplicar dicho valor original. La tiara y los broches se encontraban expuestos en la Harley Gallery y de allí fueron sustraídos forzando los cristales blindados que los protegían.

En relación al sonado robo 13 personas fueron interrogados y hace pocos días han sido citados ante el tribunal de Nottingham. De su identidad no ha trascendido nada más allá de saber que son 13 sospechosos de entre 21 y 49 años que huyeron en un Audi S5 tras romper las vitrinas con herramientas eléctricas.

La policía tardó, atención, 90 segundos en llegar tras dispararse la alarma pero los malhechores lo tenían todo muy bien estudiado y consiguieron escapar en dicho Audi que, por cierto, era un coche robado que abandonaron tras cometer la fechoría y conseguir huir de las autoridades.

The Times publica que estos 13 presuntos ladrones también van a ser juzgados por intentar vender esos bienes robados y también por robar el vehículo. Por ahora y tras una primera declaración, se encuentran bajo fianza y volverán ante el juez el próximo 19 de noviembre para el seguimiento del caso.

A modo de anécdota, la lujosa tiara robada y en paradero desconocido, estaba parcialmente dañada porque, en una fiesta, un duque se sentó sobre ella con todo su peso ocasionando ligeros daños a la joya pero eso no hizo que perdiera su valor ni belleza y Winifred la pudo lucir en la coronación del bisabuelo de Isabel II.

Más historias que te pueden interesar

La tiara de la reina Letizia de la que todos hablan

Las tiaras más espectaculares que han llevado las ‘royals’ británicas el día de su boda

La fabulosa historia de la tiara de diamantes con la que se casó la princesa