Qué dice de ti la música que escuchas y cómo puede cambiar tu estado de ánimo

·5 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

¿Eres una de esas personas que no puede vivir sin música? ¿De las que le pone “banda sonora” a su vida? ¿La usas para trabajar, entrenar, a solas o en compañía? Aunque no te des cuenta, estás utilizando la música para controlar y mejorar tus estados de ánimo. Y vas muy bien encaminada, porque el poder terapéutico de la música está más que probado. “Muchas personas probablemente no son conscientes, a priori, de lo mucho que dependen de la música para regular sus estados de ánimo a lo largo del día. Lo damos por sentado porque la música está disponible en todo lugar y en todo momento”, nos cuentan los expertos de Sonos.

Los resultados de la encuesta 'Un sonido brillante', llevada a cabo por Sonos y sus socios entre 12.000 oyentes de 12 países distintos, muestran hasta qué punto los oyentes perciben esa conexión tan profunda y multifacética que hay entre la música y el estado de ánimo. El 74% de los participantes dijeron que escuchar música les ayudaba a reducir el estrés. Otro 42% indicó que los podcasts tenían un efecto relajante.

Este estudio hace evidente que escuchar música, sobre todo si es nuestra música favorita, nos hace felices. “Sin embargo, la conexión entre el estado de ánimo y la música no siempre es predecible”. Dicen los expertos de Sonos. Como explican, “en la encuesta, el 36% de los encuestados señalaron que la música les ha hecho reír de forma inesperada; un número todavía mayor (un 40%) dijo que les había hecho llorar inesperadamente”.

Y la calidad del sonido también parece tener un papel importante en el efecto que produce en nosotros la música. “Una gran mayoría (el 82%) de los oyentes indicaron que un gran sistema de sonido puede hacer que una fiesta sea más divertida”, apuntan desde Sonos.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

El poder de la música sobre nuestras emociones

Sin duda, la música no sólo potencia nuestras emociones y nos hace más felices sino que actúa psicológicamente en nosotros. Como dicen los expertos de Sonos, “la música es única porque influye en varias funciones psicológicas: puede activar exactamente las mismas áreas del cerebro que la comida, el sexo, las drogas y otras actividades recreativas. También puede ser algo físico si tienes que hacer algo por tu parte, como bailar o tocar la batería”.

Como sugiere un creciente número de estudios científicos, escuchar distintos contenidos a través de nuestros oídos es un elemento esencial de la experiencia humana que mejora de forma natural muchos aspectos de nuestra vida diaria. “No solo nos ayuda a sentirnos menos estresados y a ser más productivos, sino que el sonido de la música, los podcasts y otro contenido cultural puede motivarnos a hacer más ejercicio, mejorar nuestra vida sexual, generar nuevas ideas e incluso a estrechar los lazos con nuestra familia y amigos”, dicen los expertos de Sonos.

Pero también es importante la calidad del sonido. De acuerdo con varios estudios, estos efectos transformadores que tiene la música pueden intensificarse cuando la calidad del sonido es mejor. Y es que, como dicen desde Sonos, “la calidad del sonido marca la diferencia porque las señales pequeñas y sutiles suelen ser las que desencadenan las emociones, como la respiración del cantante o el ruido de las cuerdas de la guitarra. Si el sonido no es nítido o está atenuado, no tiene el mismo efecto”.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

La vida, siempre mejor con música

“Existen pruebas de que estamos programados para percibir y disfrutar de la música, así como para establecer vínculos entre nosotros a través de ella”, dicen los expertos de Sonos. Esto explica por qué la música es una parte fundamental de la experiencia humana y respalda la teoría de que la música tiene una función importante y especial en nuestras vidas.

“No es tanto una cuestión de lo que la música que escuchamos pueda decir de nosotros, sino de cómo las experiencias vividas a través de esa música nos ayuda a conectar con los demás, a crear lazos más fuertes y duraderos con personas con las que compartimos un lazo a través de una canción, de un momento con música o de una experiencia en la que el sonido era protagonista”, apuntan desde Sonos. ¿Has leído esta entrevista con Lola Índigo y sus experiencias en el mundo de la música?

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

¿Cambiar la música que escuchamos puede cambiarnos?

“Por supuesto, el género importa”, dicen desde Sonos. En la encuesta que realizaron la mayoría de los oyentes dijeron que son más felices cuando escuchan su canción favorita (el 52%) y que la música les ayuda a mejorar su estado de ánimo en el trabajo (el 58%). Además, más de la mitad (el 55%) de los oyentes de podcasts de humor dijeron que les relajaban.

“La música animada, potente y a un volumen alto indica a tu fisiología que debes estar en estado de alerta, mantener el ritmo y hacer que la adrenalina fluya. Y, si se expresan emociones fuertes, esto también puede acelerar tu sistema fisiológico porque éstas indican que algo importante está pasando”, dicen desde Sonos.

Aunque las emociones que provoca la música son universales, está claro que cada persona desarrolla sus propias preferencias musicales. Las ondas sonoras logran que el hipotálamo segregue dopamina, un neurotransmisor que se asocia a la sensación de relajación y placer. Tú decides qué tipo de emoción quieres potenciar con el tipo de música que escuchas. ¿Por ejemplo? El pop, el rock o los ritmos latinos provocan emociones intensas y normalmente positivas, mientras que la música clásica, el jazz o el soul tienen un efecto sedante, nos hacen más sensibles frente al dolor o al enamoramiento y potencian la imaginación y la creatividad.

Psst. Si estás pensando en comprarte un altavoz, tienes que probar los Roam de Sonos. En casa, en la playa, en el campo, en una fiesta, estos pequeños crean un sonido ¡de otro Planeta!