The Vigil, la película de terror más opresiva para ver en Halloween

·4 min de lectura

Pensando en qué película recomendar para la noche de Halloween, se me ocurrió primero preguntarme, en líneas generales, “¿qué hace que una película de terror sea buena?” Una búsqueda por las redes me devolvió 278 millones de resultados (exactos) con artículos enumerando características e infinidad de foros debatiendo, que no hicieron más que dejarme en evidencia algo que ya sabía. Que, al final, en la variedad está la diversión y depende del gusto de cada uno por el género. Sin embargo, ninguna película de terror lo sería sino transmitiera o contagiara algo esencial: miedo.

No obstante el miedo puede ser superficial, como cuando una película exprime los sustos anticipados a través de planos y música evidente provocando saltos espontáneos que pasan rápido; pero también puede ser real. Hablo de películas de terror que logran trasladar la atmósfera de su historia a las cuatro paredes de tu casa, haciendo que te duelan los músculos de la tensión y no puedas ni pestañar a pesar de la opresión que sientes por todo el cuerpo.

Y hay una película que consigue todo eso. The Vigil, mi recomendación para Halloween.

Cartel de The Vigil (Vértigo Films)
Cartel de The Vigil (Vértigo Films)

The Vigil es una película que tuvo la mala suerte de estrenarse en plena pandemia en octubre de 2020, cuando el público todavía no se acercaba a una sala de cine ni aunque le regalaran la entrada. Fíjense su mala racha que apenas la vieron 44.437 personas generando unos míseros 275.824 euros en España. Y sin tampoco correr mejor suerte a nivel mundial, cosechando un total de $1.8 millones, los mismos que gastaron en hacerla. Sin embargo, sus pérdidas económicas no son el reflejo de la gran recomendación que alberga sus 89 minutos de metraje.

Dirigida y escrita por Keith Thomas en su debut en el mundo del largometraje (el mismo que acaba de terminar la nueva adaptación de Firestarter de Stephen King), The Vigil toca temas como la muerte y el acecho de los traumas y la confusión en plena crisis de identidad dentro del contexto del luto de la religión judío-ortodoxa.

La historia nos presenta a Yakov Ronen (Dave Davis), un joven que está intentando rehacer su vida tras abandonar su comunidad religiosa. Así como muestra la serie de Netflix Unorthodox, aquí también vemos a un personaje luchando por sobrevivir sin tener prácticamente conocimientos de la vida fuera de su religión, sin dinero suficiente para pagar el alquiler o experiencia para conseguir un trabajo. Todo esto mientras le persigue el recuerdo de un evento traumático personal. Y es entonces cuando un miembro conocido de la comunidad ortodoxa a la que pertenecía le ofrece un trabajo: hacer la vigilia de un cadáver como indica su religión dado que el Shomer (guardia) que había sido contratado abandonó el puesto porque tenía miedo.

A pesar de las reticencias de volver a su comunidad por una noche, Yavok acepta por pura necesidad dado que ya tenía experiencia haciendo ese tipo de trabajo. Ronen tiene cinco horas por delante hasta que lleguen los empleados de la funeraria. Debe simplemente acompañar al cuerpo mientras la viuda, enferma de Alzheimer, descansa en la planta de arriba.

La mayor parte de la película transcurre en la casa, en ese living, con Yavok a solas y un cuerpo cubierto con una sábana. Pero es de noche. Los ruidos repentinos, las sombras en las esquinas, luces que se encienden y apagan, vídeos grabados en su móvil mientras duerme y, básicamente, el terror a lo desconocido crean una atmósfera tan oscura y opresiva que contagia la tensión a través de la pantalla con una maestría que, si la ves con la luz apagada, ese salón se convierte en el tuyo.

The Vigil (Vértigo Films)
The Vigil (Vértigo Films)

En el fondo, The Vigil nos habla del acecho de los traumas, de cómo persiguen la existencia cuando no buscamos ayuda o soluciones para seguir adelante. Pero lo hace a través de una película siniestra, aterradora y opresiva.

En mi caso, cuando pienso en The Vigil recuerdo instantáneamente dónde la vi, cómo estaba sentada y cómo me sentí las horas después de haberla terminado. Recuerdo quedarme petrificada en el sofá mientras mi pareja me miraba fijamente, tan helado como yo. Es más, tambien me viene a la mente que no pude sacudir la sensación de opresión durante unas cuantas horas. Y cuando ves tantas películas y series a la semana (a veces al día) como hacemos los periodistas del sector, el recordar tantos detalles no sucede a menudo. Solo cuando una historia deja huella de verdad. Y eso, para mí, es una buena película de terror.

Existen varias películas del género que consiguen posar su atmósfera opresiva sobre los músculos del cuerpo. Entre las más recientes puedo destacar Hereditary (Filmin, Prime Video), Midsommar (Prime Video), Host (Movistar+) o Saint Maud (Movistar+).

Para el que se atreva, The Vigil es una película perfecta para la noche anual del terror y está disponible en Movistar+ o en Rakuten TV para la compra.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente