'La última guardia' es el antídoto perfecto para olvidar el enfado que nos dejó el final de Juego de Tronos

ATENCIÓN: SI AÚN NO VISTE EL FINAL DE JUEGO DE TRONOS, NO SIGAS LEYENDO. ESTE ARTÍCULO CONTIENE DETALLES EXPLÍCITOS DEL FINAL

Si todavía sientes el desasosiego que nos dejó el final de Juego de Tronos, HBO acaba de estrenar el antídoto perfecto. La última guardia (The last watch) es el documental que resume el inmenso trabajo artístico y técnico detrás del rodaje de la octava temporada, y quizás sin pretenderlo en un principio, se ha convertido en el remedio para combatir el vacío unánime que dejó el final.

Desde el pasado lunes 20 de mayo, no ha habido un día de la semana en que no oyera a alguien hablar de Juego de Tronos. Entre colegas periodistas, familiares, amigos, entre los vecinos mientras paseo a la perra, en grupos de WhatsApp y hasta en mi clase de pilates. Esta semana hemos tenido Juego de Tronos hasta en la sopa, y no puedo imaginar cómo están combatiendo los ‘spoilers’ aquellos espectadores que todavía no llegaron al final.

Cortesía de HBO España

Por eso, La última guardia es documental dedicado a aquellos que ya vieron el desenlace. El documental se estrenó el 27 de mayo en la plataforma de HBO, revelándose como una carta de amor a las cientos de personas que lo entregaron todo para darnos la mejor serie de todos los tiempos (después de todo, ellos no tienen la culpa de que D.B. Weiss y David Benioff no hayan cuidado mejor los diálogos y la trama para llegar hasta el final).

Entre todos los momentos que descubrimos en 114 minutos de metraje, el más intenso lo protagoniza Kit Harington con su reacción al conocer que sería él el encargado de matar a Daenerys. Fue durante la lectura del guion final, cuando todos los protagonistas conocieron el destino de la serie en conjunto. Maisie Williams y Sophie Turner celebraban con alegría que Arya fuera la heroína que destrozaría al Rey de la Noche, pero la reacción de Kit al conocer su destino es todo lo contrario. Se lleva las manos a la cabeza, se tapa la boca, se pone colorado de la emoción y no puede evitar derramar unas cuántas lágrimas mientras mira a Emilia Clarke (Daenerys), como si estuviera clavándole la daga por debajo de la mesa. Mientras Emilia, con su sentido del humor habitual, intenta esconderse.

En el documental dirigido por Jeanie Finlay, otro que nos sorprende en la misma mesa es Conleth Hill, que al leer su última frase como Varys, arroja el guion al centro de la mesa como si no pudiera ser capaz de leer lo que vendría a continuación. Su muerte, quemado vivo por traicionar a Daenerys.

La última guardia también desvela que decidieron construir Desembarco del Rey en un parking de Belfast, al descubrir que la localización real y habitual en Dubrovnik jamás iba a permitirles rodar escenas de acción y una invasión de destrucción masiva en una zona de conservación histórica. Y si bien ya lo habían anunciado, una cosa es leerlo y otra muy distinta es verlo. ¡Fue un trabajo de locos!

También vimos el inmenso trabajo de maquillaje que escondían muchos personajes, desde el Rey de la Noche, a la labor de peluquería para colocarle la peluca rubia a Emilia Clarke, al hecho de que Peter Dinklage llevaba sometiéndose al trabajo de maquillaje para su cicatriz desde la segunda temporada. Algo que muchos ya habíamos olvidado.

Además, gracias a la diseñadora de producción Deborah Riley conocemos que la octava temporada fue tan enorme que llegó a costar unos $15 millones por hora de episodio. “Todo lo que estuvimos haciendo en las temporadas 4, 5, 6 y 7 fue entrenar para la 8” dijo. Además, podemos ser testigos del increíble trabajo detrás de cada secuencia de acción, cada pelea y cada miembro cortado.

El documental nos muestra la pasión y el amor que el equipo tenía por la serie, con dedicatorias a los personajes en todas las esquinas del plató y edificios de producción. Desde peluquería a maquillaje, a extras, productores, especialistas, coreógrafos, directores y los propios actores.

Si aún no lo viste, debes tener en cuenta que La última guardia puede ayudarte a superar la decepción que arrastras desde la emisión de Trono de Hierro, porque se centra en mostrarnos el trabajo, la dedicación y entrega de todos los implicados recordándonos por qué Juego de Tronos fue la mejor serie de nuestra historia moderna y por qué la llegamos a amarla tanto. El final ya no se puede cambiar -al menos en la serie, solo queda por ver si George R.R. Martin sorprenderá con un final diferente en su última novela- pero sí podemos cambiar nuestra perspectiva. Olvidar la desazón y recordar a Juego de Tronos como la serie que nos afectó para siempre.

Así que ya lo sabes… Si sufres depresión post-Poniente, ya tienes receta. La última guardia ya está disponible en HBO España.

Para seguir leyendo:

Kit Harington nos representa: así fue la reacción del actor cuando supo el destino de Daenerys

Final de Juego de Tronos: ¿por qué sigue existiendo la Guardia de la Noche?

Todo lo que sabemos sobre la precuela de Juego de Tronos