'The Kingdom Exodus': Lars Von Trier abre las puertas del Reino 25 años después

kingdom exodus lars von trier
The Kingdom Exodus: Lars Von Trier vuelve al ReinoFilmin

Filmin estrena hoy en exclusiva la tercera temporada de 'The Kingdom', la serie creada por Lars Von Trier en los años 90 como la respuesta europea al fenómeno 'Twin Peaks' de David Lynch. Los nuevos capítulos llegan cuando han pasado 25 años desde la emisión de la segunda temporada, y volverán a abrir las puertas del Reino, el hospital donde se centra la acción, un cuarto de siglo después.

'The Kingdom' es una serie inclasificable. Repleta de humor negro, un cinismo animal, elementos de terror y un tono sepia que asfixia a los protagonistas por los laberínticos pasillos del hospital El Reino, las dos temporadas que Lars Von Trier nos regaló en los años 90 presentaban una de las mejores series de terror en la que nunca sabes qué va a ocurrir a continuación: Una paciente médium en busca de espíritus, una ambulancia fantasma, una macabra secta de cirujanos, dos cocineros con síndrome de Down comentando lo ocurrido sobre la marcha, un embarazo monstruoso con Udo Kier de protagonista... Y, para terminar cada episodio, el mismísimo director aparecía trajeado para preguntarte qué tal la experiencia y explicarte un poco la constante "lucha entre el bien y el mal" que servía como trama troncal (o macguffin).

kingdom exodus lars von trier
Filmin

'The Kingdom Exodus' retoma la serie consciente del paso del tiempo, pero mantiene sus constantes y su tonalidad. El primer episodio nos muestra a Karen, la nueva protagonista que tomará el rol de la médium Drusse de las primeras temporadas, terminando de ver la segunda temporada de 'The Kingdom' en DVD y criticándola. "¿Cómo pueden vender esta mierda a medias? Anda que menudo final." Su extraño sonambulismo hace que esa misma noche acaba en las mismísimas puertas del Reino, donde sus trabajadores siguen criticando a Von Trier llamándole imbécil y quejándose de que se inventó parte de los eventos reales que acontecieron... Pero no todos. Parece que las puertas del Reino se han vuelto a abrir, los espíritus vuelven a hacer de las suyas (los buenos a cargo del guardián, el Hermanito Udo Kier, que ahora es el Hermano Mayor, y los malvados bajo el mando satánico del Gran Duque, Willem Dafoe) y Karen tendrá que guiarlos de vuelta al más allá.

Pero esta es solo una de las tramas de la serie, la sobrenatural que sirve de excusa para que las demás se descontrolen y que Von Trier pueda justificar cualquier cosa que pase en el hospital. Lo cierto es que, durante gran parte del metraje, 'The Kingdom Exodus' es una comedia surrealista y absurda centrada en el personal médico del centro, recuperando a varios personajes de la serie original y presentando a otros nuevos igual (o peor) de estrafalarios con Helmer Jr., el hijo de Stig Helmer, a la cabeza. El director danés despliega una retahíla de chistes localistas sobre daneses y suecos (por supuesto, la mítica frase "¡Escoria danesa!" vuelve a pronunciarse en todos los episodios), sobre el acoso sexual, el lenguaje inclusivo y el radicalismo que convierten a 'The Kingdom' en una comedia al estilo de 'The Office' o 'Scrubs' más que en una serie de terror la mayor parte del tiempo, con mención especial a las geniales apariciones de Alexander Skarsgaard como el único abogado sueco de la región.

kingdom exodus escoria danesa
Zentropa

Como los renovados empleados de cocina advierten, la Navidad se acerca y con ella la batalla final entre el bien y el mal... Y Von Trier no decepciona en el episodio final. Todo lo que antes parecía de relleno, caprichos internos del director, toma relevancia en un desenlace que, al más puro estilo del cineasta, rompe con las reglas no escritas de la estructura audiovisual casi a modo de broma. Porque, por si todavía sois nuevos en el universo de Lars Von Trier, al final toda su obra consiste en eso: jugar con nosotros y divertirse a nuestra costa como si fuera un niño travieso. De ahí sus apariciones en los créditos de cada episodio, asomándose para comprobar nuestras reacciones, y de ahí el gran final de, sin duda, una de las mejores series de la historia.