'The Flight Attendant': más estrés para Cassie (y nosotros)

·4 min de lectura
Photo credit: JULIA TERJUNG
Photo credit: JULIA TERJUNG

Hay algo raro en los primeros episodios de la temporada 2 de The Flight Attendant. Se puede sentir casi tan pronto como comienza "Seeing Double". Cuando Cassie (Kaley Cuoco) enumera sus grandes cambios en la vida en una reunión de Alcohólicos Anónimos -nueva ciudad, nuevo novio, nuevo trabajo- hay una desesperada plenitud en el personaje que nunca antes habíamos visto. "Mi vida y todo lo demás, todo se siente muy bien", dice Cassie, con una gran sonrisa que hace juego con su alegre traje rosa. Todo parece demasiado perfecto, demasiado guionizado, demasiado artificioso. Y esa es la cuestión.

Basándose en los seis primeros episodios que se entregaron a los críticos, la última entrega de The Flight Attendant es un gran y desordenado colapso que induce a la ansiedad en una temporada que se ajusta perfectamente a la propia Cassie. Y absolutamente nadie más que Cuoco puede hacer que esa intensidad maníaca se sienta a la vez identificable y extrañamente entretenida.

Photo credit: JULIA TERJUNG
Photo credit: JULIA TERJUNG

En la última temporada, Cassie y su amiga Annie (Zosia Mamet) eran las únicas personas "normales" en un mundo lleno de mafiosos, asesinos, agentes de la CIA e informantes de Corea del Norte. Incluso el novio de Annie, Max (Deniz Akdeniz), era en secreto un hacker de talento obsceno. La temporada 2 invierte por completo esas expectativas. Como nuevo activo de la CIA, Cassie tiene por fin una pizca de control sobre el submundo criminal que parece acecharla. Del mismo modo, Annie por fin acepta su propia experiencia criminal. Si en la temporada anterior estas mejores amigas se encontraban en un terreno desigual, en esta se nivela el campo de juego.

Y, sin embargo, esa equiparación sólo conduce a más estrés. Para Annie, eso significa una lenta crisis existencial, ya que empieza a cuestionar su moral y cómo pudo romperla tan fácilmente. En cuanto a Cassie, eso significa hacer demasiado por su nuevo trabajo y presenciar accidentalmente un asesinato en el extranjero. Ya sabes, cosas normales.

'The Flight Attendant' Temporada 2: crítica

Como siempre ocurre con esta serie, los elementos criminales son una pasada. Los diálogos son tan ágiles como siempre, y las escenas de espionaje son tan tensas como se esperaba. En todo caso, estos elementos se han agudizado en la temporada 2. Hay varias fugas divertidas y explosiones impactantes que parecen diseñadas para que los espectadores den un "Woah" agradecido. Pero este ritmo hace algo más que mejorar la acción de la segunda temporada. Este torbellino también capta perfectamente el estrés demasiado real de intentar hacer un cambio de vida importante.

Es difícil elogiar lo suficiente a Cuoco por lo que hace en pantalla esta temporada. En un momento dado, la vemos soltando bromas sin esfuerzo. En el siguiente, la vemos sumirse en una espiral de depresión, alternando entre enormes sollozos y una inquietante desgana. Cuando Cassie está en su momento más autodestructivo, Cuoco se vuelve venenosa, lanzando insultos y curvando los labios de una manera tan deliciosamente malvada que podría ser la próxima reina del mal de Disney. Estas emociones extremas están siempre unidas por un hilo de ansiedad casi maníaca. Desde el principio, se sabe que Cassie va a estallar y se va a quemar. Es sólo una cuestión de cuándo.

La mayoría de nosotros nunca sabrá lo que es ser un activo de la CIA o despertarse junto a un cadáver. Sin embargo, todos hemos sido Cassie. Todos hemos tratado de romper un mal hábito que nos ha estado matando lentamente. Y en esa búsqueda por ser una mejor versión de nosotros mismos, todos nos hemos mentido dentro de nuestros propios palacios mentales. Hemos renunciado a la negatividad, hemos hecho grandes movimientos y hemos comprado cojines caros, todo ello con la esperanza desesperada de que, si lo intentamos lo suficiente, podemos obligarnos a ser mejores de la noche a la mañana. Ahí es exactamente donde está Cassie en la segunda temporada.

Casi todos los episodios han girado en torno a la misma canción y baile: Cassie tratando de tomar una buena decisión antes de apoyarse finalmente en sus oscuras comodidades. Antes esas adicciones eran sólo el alcohol. Ahora son muchas otras cosas: su celosa dedicación al trabajo, su lista de mentiras, el soñador Marco (Santiago Cabrera). Sin embargo, es al enfrentarse a estos mismos fracasos cuando la serie es más fuerte. Cassie puede fracasar y fracasar y fracasar una vez más. Pero después de tropezar cientos de veces, siempre descubre cómo dar un pequeño paso en la dirección correcta. Así es como se ve el crecimiento, y es muy alentador verlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente