Disney+ te hará hervir la sangre con el fraude que ridiculizó a los peces gordos de Silicon Valley

·5 min de lectura

Las mentiras tienen patas cortas dice el refrán. Pero en el caso del fraude millonario que repasa la nueva serie de Disney+, esas ‘patas’ dieron zancadas de gigante llegando más lejos de lo que nadie hubiera imaginado. The Dropout: auge y caída de Elizabeth Holmes repasa en ocho episodios el camino desviado que tomó una gran idea hasta dejar en ridículo el privilegio creativo de los todopoderosos que abundan en Silicon Valley.

Amanda Seyfried (Mamma Mia!) se mete de lleno en la piel de la emprendedora -que actualmente espera sentencia tras ser declarada culpable el pasado mes de enero- que entre 2003 y 2018 se movió como pez en el agua en el universo biotecnológico, inspirando a su generación y escalando posiciones entre los personajes más influyentes del mundo. Mientras estafaba a pacientes, inversionistas y el mundo entero bajo una montaña de mentiras.

Amanda Seyfried como Elizabeth Holmes (Photo by: Beth Dubber/Hulu)
Amanda Seyfried como Elizabeth Holmes (Photo by: Beth Dubber/Hulu)

Cuando digo que The Dropout te hará hervir la sangre es precisamente porque estamos ante una estafa que si bien embaucó a multimillonarios, políticos e inversionistas destacados, también estuvo durante años jugando con la salud de miles de personas. Y si bien la serie hace un repaso exhaustivo del perfil de Elizabeth Holmes, utilizando su ambición y personalidad solitaria para justificar el inicio del fraude, no se olvida de señalar que las víctimas fueron seres humanos cuyas vidas tienen más valor que una suma de millones de dólares.

Elizabeth Holmes fundó Theranos a los 19 años a raíz de una idea espectacular: crear un dispositivo que hiciera analíticas con una sola gota de sangre. El problema es que a pesar de los esfuerzos por encontrar inversores y la implicación de ingenieros destacados, la máquina en cuestión no terminaba de funcionar. Sin embargo, las promesas de negocio y lanzamiento que fue repartiendo a todo aquel que apostara en la idea pronto se transformó en mentira. Una que fue creciendo hasta convertirse en un vertedero de falsedades hasta el punto de lanzar el servicio con la máquina de otra empresa, sin que nadie lo supiera.

Y más allá de la estafa que la ha encontrado culpable de cuatro cargos de fraude en enero de 2022, lo peor para los meros mortales que jamás veremos una cifra similar (a no ser que algún día ganemos la lotería) es que la serie muestra la impunidad con la que jugaron con la salud de pacientes, haciéndoles creer que esa máquina moderna, tan laureada en la cuna de la creatividad tecnológica, Silicon Valley, les daría resultados exactos de su estado de salud. Sin embargo, no solo no estaban usando la máquina que habían prometido, sino que en muchos casos varios pacientes han testificado que dieron resultados erróneos de diabetes, como un falso positivo de VIH. (CNBC)

Elizabeth Holmes vivió una etapa de gloria, bañada de halagos en el sector, ilustrando portadas de revistas, compartiendo entrevistas con personajes como Barack Omaba y siendo proclamada como una de las mujeres multimillonarias más jóvenes en Forbes. Pero todo era una fachada alimentada por una mentira tras otra y un ego más grande que su farsa.

Naveen Andrews como Sunny Balwani y Amanda Seyfried como Elizabeth Holmes (Photo by: Beth Dubber/Hulu)
Naveen Andrews como Sunny Balwani y Amanda Seyfried como Elizabeth Holmes (Photo by: Beth Dubber/Hulu)

Amanda Seyfried demuestra con su interpretación lo mucho que aun nos queda por descubrir de su talento, sacando a relucir su poder para la transformación física convirtiéndose en Elizabeth Holmes imitando sus gestos, andares y hasta el tono de voz. La actriz que enamoró a millones de espectadores con Mamma Mia! nos deleita con un baile de apariencias que van desde la manipulación a la soledad, creando un personaje ambiguo que navega entre el rechazo y la empatía gracias a una actuación que humaniza a Elizabeth Holmes como la persona detrás del fraude.

Y es precisamente gracias a la actuación de la actriz que la serie expande su reflexión más allá de la figura de Holmes, exponiendo el privilegio ridículo que habita entre los poderosos, apostando por aquello que está de moda, por no perder la oportunidad de dar la nota, sin prueba alguna de su fiabilidad. The Dropout expone cómo Silicon Valley y el mundo tecnológico encumbró a Elizabeth Holmes a la cima. Se la premió, elogió y llenaron sus cuentas bancarias sin mirar a lo más importante: que la idea funcionara.

Seyfried brilla con su juego de empatía enmascarada, sin excusar a su personaje sino exponiendo todas sus facetas, mientras la serie transita entre el drama y el true crime con agilidad narrativa. Y The Dropout funciona precisamente por eso. No por el relato biográfico del fraude, que sencillamente podemos leer en infinidad de artículos -sobre todo desde que tuvo lugar el juicio- sino porque expone el hambre de la codicia de Holmes y el mundo que la elevaba, así como la creación de ídolos de humo mientras despierta la indignación de quienes ponemos nuestra salud a merced de la tecnología.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Estamos ante una serie de andar lento pero que va atrapando a medida que avanza, embriagándonos con la historia a la vez que Seyfried lo hace con su personaje. The Dropout llega justo cuando el streaming vive el furor por las estafas, tras el éxito de El timador de Tinder y ¿Quién es Anna? en Netflix, sin embargo, se diferencia al dramatizar con acierto y tono de thriller, sin novelizar ni teatralizar un caso real, sino brillando al poner por delante el espejismo de una buena idea.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente