'The Crown 5': Así fue el baile real escocés del primer episodio

imelda staunton jonathan pryce the crown 5 serie netflix
¿Qué hay de real en el baile escocés de The Crown?Netflix

Era una de las tradiciones más queridas por la anterior soberana, Isabel II. Se trata del Ghillies Ball, un baile de estilo escocés con el que la monarca ponía fin cada año a sus vacaciones de verano en el castillo de Balmoral y que se celebraba en el enorme salón del edificio.

Es una de las escenas más especiales del comienzo de 'The Crown 5', en el que Peter Morgan ha captado un momento muy feliz de la familia real británica que ocurrió realmente en 1991 y que ha sido reproducido con mucha exactitud en la serie de Netflix. De hecho, como se aprecia en la cámara ya no volvió a suceder ya que este Ghillies Ball fue el último al que acudió Diana.

La reina permitió grabar esta fiesta tan íntima en 1991 porque un año después se cumplían los 40 años de su reinado y las imágenes iban a servir para un documental. En el vídeo se ve que entre los invitados no solo está su familia más 'royal', sino también vecinos y personal de Balmoral, y este evento era una manera de dar las gracias por todo lo vivido en verano.

En las imágenes, podemos ver a una Reina relajada, bailando con el príncipe Felipe de Edimburgo, su hijo Carlos, la Reina Madre y los príncipes Ana y Andrés. El baile tradicional se acredita con el Eightsome Reel, en el que la Reina hace un círculo, que gira en medio de sus compañeros. Incluso el Príncipe Carlos entra en el círculo y más tarde se sitúa en el centro del mismo, bailando con su abuela y su madre. Isabel II sorprendentemente baila relajada y a gusto, vestida de azúl con la tiara Girls of Great Britain & Ireland y True Love's Brooch. A Diana se le ve aparte, en otro círculo de personas, deslumbrante de blanco y con su media sonrisa.

Se sabe que la tradición comenzó en 1852, cuando el príncipe Alberto le compró de regalo a la reina Victoria el castillo de Balmoral y, en septiembre de ese mismo año, organizó una fiesta para agradecer al personal su trabajo de verano. La tradición se estableció anualmente con un nombre 'Ghillies', una palabra en gaélico que designa a los jardineros.

En aquella ocasión, el menú que completó la fiesta incluía pasteles de perdiz, medallones de langosta y gelatinas de champán, así como una variedad de sándwiches. Fue uno de los muchos Ghillies Ball a los que asistió la Reina; el primero lo disfrutó con 12 años y el último lo organizó en 2019 (en 2020 y 2021 no pudo por la pandemia). ¿Retomará la tradición Carlos III?

VER 'THE CROWN' EN NETFLIX