Tesla, el inventor visionario que fue tachado de ‘loco’

·5 min de lectura
Photo credit: Stefano Bianchetti - Getty Images
Photo credit: Stefano Bianchetti - Getty Images

Tesla da hoy nombre a una de las compañías con mayor proyección de futuro creada por la persona más rica del planeta. La razón es que el hombre que hay detrás de este apellido posibilitó en gran medida que exista el mundo en el que vivimos hoy.

Nikola Tesla pasó a la historia por desarrollar el sistema de energía de corriente alterna que proporciona electricidad a hogares y edificios, y la bobina de inducción conocida como ‘bobina de Tesla’. También fue pionero en el campo de la comunicación por radio y se le concedieron más de cien patentes estadounidenses. No obstante, falleció con los bolsillos vacíos y con la imagen denostada de ‘científico loco’.

Photo credit: (Foto de Napoleon Sarony/Buyenlarge/Getty Images) - Getty Images
Photo credit: (Foto de Napoleon Sarony/Buyenlarge/Getty Images) - Getty Images

¿Por qué? ¿Cómo es que hoy el apellido Tesla parece ser más famoso por la popular marca de coches eléctricos que por la figura histórica que hay detrás?

Repasemos algunos aspectos interesantes sobre la vida del genio Nikola Tesla.

Tesla Vs Edison: una rivalidad histórica

No podemos hacer referencia a los logros de Tesla sin mencionar la rivalidad que mantuvo con su coetáneo Thomas Edison, otro de los grandes inventores de la época contemporánea. Ambos lucharon por convertir en hegemónico su sistema de transporte de electricidad. Por un lado, Nikola Tesla, defensor de la corriente alterna (CA) y Thomas Alba Edison que abogaba por la corriente continua (CC). Tal fue el enfrentamiento entre ellos que hoy a su caso se le denomina ‘La guerra de las corrientes’.

Todo comenzó cuando Tesla conoció a Edison, para quien empezó a trabajar. Pero ambos inventores tenían ideas y métodos muy distintos y pronto Tesla fundó su propio laboratorio y empezó a trabajar por su cuenta.

La corriente continua de Edison fluye en una sola dirección y es constante, como la que alimenta las pilas y las baterías. La corriente alterna que defendía Tesla, sin embargo, fluye de manera cíclica y su magnitud fluctúa. Este tipo de corriente es la que nos llega a nuestras casas a través de la red eléctrica y la que alimenta nuestros electrodomésticos, ordenadores, etc.

Photo credit: Bettmann - Getty Images
Photo credit: Bettmann - Getty Images

A finales del siglo XIX, la industria de la electricidad estaba dando pasos de gigante. La demanda se acrecentaba y era preciso idear un sistema de transporte de electricidad que fuese lo bastante eficiente como para recorrer grandes distancias y alimentar a la sociedad, cada vez más industrializada, que necesitaba iluminar no solo hogares e industrias, sino ciudades enteras. El caso de la corriente alterna de Tesla, pese a ser menos segura que la de Edison, era mucho más eficiente a la hora de cumplir esta tarea.

El alto voltaje que supone el uso de la corriente alterna provocó varios accidentes de gravedad, y Edison se aprovechó de tales tragedias para promocionar su corriente continua. La guerra de las corrientes copaba las páginas de los periódicos y las críticas de unos y otros se sucedían sin cesar, con el objetivo de ganar el máximo de contratos posibles.

Photo credit: Bettmann - Getty Images
Photo credit: Bettmann - Getty Images

Con el tiempo, Tesla alejó su mente de los conflictos dedicándose a trabajar en nuevos inventos mientras Edison se dedicaba a hacerse millonario gracias a la patente de la bombilla.

Las ondas estacionarias terrestres de Tesla

Ya establecido en Estados Unidos, hacia el año 1900 Tesla hizo lo que consideró su descubrimiento más importante: las ondas estacionarias terrestres. Con este hallazgo demostró que la Tierra podía usarse como conductor y hacerla resonar a una determinada frecuencia eléctrica. Durante una época de su vida, estuvo seguro de haber recibido señales de otro planeta en su laboratorio de Colorado, una afirmación que fue recibida con burla en algunas revistas científicas.

La leyenda del Premio Nobel que no fue

En 1915 –al mismo tiempo que Albert Einstein presentaba su Teoría General de la Relatividad– se publicó un artículo en el New York Times que decía que ambos genios, Edison y Tesla, recibirían el Premio Nobel de Física por sus contribuciones a la electricidad. Sin embargo, esto resultó ser una noticia falsa puesto que el nobel de aquel año lo ganaron William Henry Bragg y William Lawrence Bragg por el análisis de la estructura cristalina por medio de rayos X. Según la Enciclopedia Británica, existe el mito de que Tesla rechazó dicho galardón porque se negó a compartirlo con Edison. Pero parece que esto no es más que una leyenda. De ser cierto, eso le convertiría en la primera y única persona en rechazar un nobel de Física.

Tesla y la etiqueta de ‘excéntrico’ y ‘científico loco’

Photo credit: Stefano Bianchetti - Getty Images
Photo credit: Stefano Bianchetti - Getty Images

Muchos consideran a Tesla un adelantado de su época. Trabajó en muchas ideas que, por falta de financiación, se quedaron solo en sus cuadernos, que aún son examinados por entusiastas en busca de pistas sin explotar.

Una de sus apuestas más decididas, y también de sus mayores decepciones, fue la construcción de una torre de radiodifusión mundial inalámbrica en Long Island, Nueva York. Tesla tenía la ambición de proporcionar instalaciones para enviar información e imágenes, como advertencias meteorológicas, a nivel mundial. Pero su socio financiero, J. Pierpont Morgan, le dejó tirado en mitad del proyecto. Luego Tesla se dedicaría a otros proyectos, como diseñar turbinas, pero no logró nada tangible.

En cuanto a vida personal, Tesla tenía pocos amigos cercanos, pero entre ellos se contaban los escritores Robert Underwood Johnson, Mark Twain y Francis Marion Crawford. También según la Enciclopedia Británica, existen evidencias de que padecía ciertas compulsiones y una fobia a los gérmenes.

En la prensa, tenía fama de sensacionalista. Sus elucubraciones sobre comunicaciones con otros planetas resultaban ridículas en aquella época. Pero pocos calcularon que estaban frente a un visionario. No obstante, también llegó a hacer afirmaciones un tanto excéntricas, como que había inventado “un rayo de la muerte capaz de destruir 10 000 aviones a una distancia de 400 kilómetros”.

Photo credit: ullstein bild Dtl. - Getty Images
Photo credit: ullstein bild Dtl. - Getty Images

Hacia el final de su vida, acabo solo, sin un dólar en el bolsillo y con la salud mental ciertamente tocada; y así también les ocurrió a tantos otros genios visionarios en el pasado, tales como Edgar Allan Poe u Oscar Wilde.

Nikola Tesla falleció el 7 de enero de 1943, en una habitación de hotel en Nueva York, a la edad de 86 años. Poco valorado en vida, hoy da nombre a una generación de innovaciones que, muy probablemente, marcarán el futuro de la humanidad. Digno homenaje a una persona que abrió el camino a tantas otras hacia el desarrollo tecnológico de los tiempos modernos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente