Igor El Ruso, el asesino que espoleó a Teruel Existe a denunciar la falta de seguridad en la región

Teruel Existe lleva más de dos décadas -fue fundada en 1999- denunciando y llamando la atención sobre las graves deficiencias en infraestructuras y servicios que sufren sus habitantes. Hoy, con un diputado en el Congreso, Tomás Guitarte, su voz se escucha más alta y más fuerte. Y, hoy, a solo unos pocos días de que comience el juicio contra Norbert Feher, alias Igor El Ruso, toca echar la vista atrás sobre cómo la plataforma comenzó a hacer ruido a nivel nacional tras los crímenes cometidos en 2017.

La plataforma ciudadana Teruel Existe, ahora en el Congreso, se echó a la calle hace dos años para denuncia la falta de seguridad en la región tras el triple asesinato de Igor el Ruso. (Foto: Captura de la web de Teruel Existe)

Los vecinos, familiares de las víctimas y autoridades con los que ha hablado El Mundo con motivo de la fecha próxima del juicio recuerdan lo sucedido durante aquel mes de diciembre de hace tres años en Teruel y acusan de desidia, de falta de previsión y de olvido a las autoridades. Denuncian la falta de seguridad en una región olvidada. Cuenta Cristóbal Soria, agente que lleva dos décadas en la zona, la carencia de guardias civiles que existe en Teruel y las circunstancias en las que tienen que trabajar quienes están destinados allí.

“En Teruel hay tan pocos guardias que una pareja habitualmente tiene que cubrir 40 pueblos”, explica Soria, quien añade que “a veces un agente tiene que hacer 50 kilómetros para recoger a un compañero y empezar a trabajar sus ocho horas. Imagínate a qué llegan en esas ocho horas. Ni siquiera hay un cuartel 24 horas abierto, cuando en Zaragoza hay siete y en Huesca cuatro. La Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia se creó un año después de la tragedia. Como aquí nunca pasa nada, pensaban que podían tener esto así. Pero de pronto pasó”.

Y lo que ocurrió fue que durante días un hombre, armado, peligroso y con mucha sangre fría aterrorizó a los vecinos, que se sintieron desprotegidos, como hicieron saber esos miles de ciudadanos que salieron después a la calle, de la mano de Teruel Existe, para mostrar su rechazo, su malestar y demandar más protección.

Según publica El Español, se cree que Norbert Feher, conocido como Igor El Ruso, huyó de Italia en abril tras matar a dos personas y que podría estar de paso por Teruel cuando se cometieron los tres asesinatos por los que será juzgado en primavera -el juicio que comienza el 28 de enero es por dos tentativas de asesinato-.

Dice Manolo Cirugeda, de la agrupación de electores de la zona, que “mató porque nadie se preocupó de él, Interior dimitió. Tuvieron nueve días para buscarlo, pero no hicieron nada... Y pasó lo que pasó”. El 5 de diciembre de 2017 en la zona del Bajo Aragón el propietario de una casa de campo se acercó a ella tras parecerle que habían robado y lo hizo acompañado de un cerrajero. Ambos son recibidos a tiros. Salvan la vida. Esas dos tentativas de asesinato son las que se juzgan ahora.

Durante todo ese mes se suceden los robos en la zona, pero no se activa ningún dispositivo acorde a la amenaza. Los vecinos se suman a las labores de búsqueda ayudando a la Guardia Civil, que no da abasto para cubrir el terreno. Durante 9 días, Igor el Ruso siguió libre, cometiendo robos y amedrentando a una población que denunciaba el abandono al que estaba sometida. El dispositivo para darle caza ha sido calificado por muchos como escaso, insuficiente.

El 14 de diciembre dan con él. Está emboscado en otra casa de campo -allí las llaman masico- y mata a un empresario. Huye de allí y en su carrera para escapar mata a dos agentes de la Guardia Civil. Entonces es cuando llegan más refuerzos, se reacciona y en cuestión de unas horas le detienen. Dormido, bajo un árbol y con la pistolas que disparaba a dos manos y con las que acababa de matar a tres personas, sobre el pecho.

Con él detenido se puso fin a su carrera de robos y sangre y llegó la hora de denunciar públicamente por parte de los vecinos las medidas insuficientes con las que se intentó darle caza. Los ciudadanos se pusieron en pie de guerra y 5.000 personas salieron a la calle de la mano de la plataforma Teruel Existe. “Hay un ratio de un guardia civil por cada 75 kilómetros cuadrados, tres veces inferior al del resto de España”, denuncia el grupo Amigos de Iranzo, integrado en Teruel Existe y que toma su nombre de una de las víctimas de El Ruso.

Pero la falta de agentes que den cobertura al territorio no es la única muestra de esa desprotección que ponen de manifiesto. Entonces el detenido solo pudo permanecer tres días en la cárcel de Teruel porque no estaba preparada para alojar a un preso tan peligroso como él. Algo que, según recoge El Mundo, sigue sin haberse solucionado más de dos años después.

Más historias que te pueden interesar: