Nuevo varapalo personal para María Teresa Campos

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - APRIL 09: Maria Teresa Campos is seen on April 09, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
María Teresa y su chófer Gustavo buscan piso para que pueda mudarse (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

María Teresa Campos no gana para disgustos y es que, tras las incendiaras declaraciones de su expareja, Edmundo Arrocet, en las que la tacha en pocas palabras de agresiva, ahora un nuevo frente abierto trunca sus planes.

La periodista es mayor, está cansada y debe sentir que su carrera está en el ocaso aunque ella considere que está todavía preparada para hacer su trabajo como en décadas pasadas. Teresa no atraviesa su mejor momento, Terelu Campos le habría prohibido acudir a ningún plató a ser entrevistada y la ‘ata en corto’ para que no sufra.

La protección de su hija mayor dista de la postura de Carmen Borrego quien considera que su madre no debe ser sobreprotegida y que es perfectamente capaz de defenderse de todo lo que ella considere necesario pero Terelu erre que erre.

En este contexto, la veterana presentadora ha vendido su chalet a José Gil, presidente de calzados ‘Alma en pena’ quien ya le ha dado 100.000€ de arras. Por lo tanto se presupone que Teresa tiene una fecha límite para salir de su mansión y mudarse.

¿El problema? Pues que iba a mudarse a un piso en la urbanización en la que vive Terelu siendo vecinas de bloque pero los vecinos no la quieren. Según recoge Informalia, los vecinos de la urbanización de Aravaca no están dispuestos a que la matriarca de las Campos se mude allí.

Tanta ha sido la presión vecinal según el citado medio que el propietario del piso al que ya se estaba mudando Teresa se ha echado atrás y ha parado en seco las negociaciones que actualmente están “prácticamente rotas”.

Se desliza que los vecinos han creado un grupo de WhatsApp contra la llegada de la Campos a la urbanización dado que no quieren el foco mediático asediándoles y saben que la presencia de María Teresa conlleva prensa y paparazzi merodeando por la urbanización.

Los vecinos han hablado con el digital y han declarado rotundamente que: "Ya tenemos bastante con aguantar las idas y venidas de los periodistas que hacen guardia a Terelu, como para que ahora se una un seguimiento a su madre. Es lo que nos faltaba. Esta zona ha sido siempre muy tranquila. No nos gustan esas cosas”.

Terelu lleva un año en la urbanización y, al parecer, la presencia de prensa ya molesta a sus vecinos que se han organizado para que Teresa no logre cerrar el acuerdo del piso que quería. Ahora, con 80 años y teniendo que marcharse de su casa en Las Rozas, María Teresa se está espabilando en encontrar otro lugar al que mudarse.

Su chófer y mano derecha, Gustavo, al que ella considera como un hijo y en el que tiene plena confianza, la está ayudando en su hazaña de encontrar un nuevo hogar y ambos han sido vistos visitando distintos pisos y casas de la zona, aunque no en el mismo bloque de Terelu.

Este nuevo varapalo a la presentadora es duro y es que a su edad, vivir en el mismo edificio que su hija hubiese sido muy cómodo e incluso necesario a la larga. El hecho de que la prensa se agolpe no se va a duplicar porque Teresa viva allí dado que el mismo paparazzi que espera a Terelu, quedará esperando a su madre de igual manera. Las agencias de prensa no están para enviar a un periodista por personaje, si hay dos personajes en un mismo sitio, un solo paparazzi cubre a ambos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente