Terelu Campos: quién dicen que es cuando se apagan los focos

·6 min de lectura
VITORIA-GASTEIZ, SPAIN - SEPTEMBER 03: Terelu Campos attends 'Masterchef Celebrity 6' photocall at Palacio de Congresos Europa during the FesTVal 2021 on September 03, 2021 in Vitoria-Gasteiz, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)
Terelu Campos y el fantasma de su mal carácter desde hace décadas (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)

Son ya muchos años viendo a Terelu Campos en televisión y cada espectador puede tener una idea distinta de cómo es la periodista cuando los focos se apagan y la audiencia no ve lo que sucede entre ella y el resto del equipo.

En pantalla y más en un programa casi reality como ‘Sálvame’ podemos ver varias facetas de Terelu Campos. Desde la divertida, irónica, seria, profesional hasta la altiva, soberbia y prepotente que saca en otras ocasiones sin poderse reprimir.

Pero por mucho que imaginemos nosotros desde el sofá de nuestra casa, lo que realmente cuenta es lo que a lo largo de estos años se ha dicho sobre ella en su trayectoria profesional y en su trato personal con otros colaboradores e integrantes del equipo de los distintos programas en los que ha trabajado.

A raíz de la última polémica protagonizada por Terelu en el “Sálvame Mediafest 2022” la drag que la maquilló y vistió, Aurah Sin, no ha querido callarse y ha descrito su experiencia con la Campos durante el programa.

Asegura que la hija de María Teresa Campos “tuvo muy malas formas” y que para él fue muy incómodo tener que lidiar con sus arrebatos de diva televisiva. Según el texto de Aurah Sin: "Desde el primer momento me sentí bastante incómodo con la colaboradora. Terelu no mostró ni el mínimo interés, ni intentó entablar una conversación ni establecer una confianza que hubiese sido crucial de cara al show.”

Pero es que además de no charlar ni siquiera con él, también le complicó la vida con la caracterización como drag: “En cuanto al maquillaje, Terelu se negó en rotundo (y de muy malas formas) a que se le tapara la ceja. Además la colaboradora insistió en usar sus propios productos de maquillaje y hacerlo ella misma, lo que dificultó mi trabajo. Ante semejante percal en una ocasión tuve que retirarme y llegué a plantearme abandonar el formato.”

Y sentencia: “Tras conversar, retomamos la transformación, aún bajo las condiciones y preceptos de las Campos”. Este no es un testimonio aislado y no es la primera vez que sale a relucir el supuesto mal carácter de Terelu detrás de cámaras.

El fantasma de la soberbia y de las malas formas con compañeros la persigue desde antaño pero es en ‘Sálvame’ donde todo se ha ido destapando y es que la Campos dijo adiós hace tiempo a esos formatos blancos que tan protectores son con los profesionales y más, con su apellido.

Según testimonios que recogió su propio programa, en Telemadrid y durante su etapa como presentadora en “Con T de Tarde” (entre 1997 y 2004) habría dejado a mucha gente descontenta con su ‘tiranía’ en el trabajo y ahora, años después, se atrevieron a contarlo.

Desde el anonimato, aseguraron que Terelu era “prepotente y mandona” además de ser muy exigente y con caprichos insoportables. Algunas de las críticas más sonadas eran cosas como pedir que la esperasen en plató con el cigarrillo ya encendido o incluso hacer que los trabajadores abrieran su yogur antes de comérselo.

También habría pedido que le prepararan unas zapatillas de estar por casa para las pausas de publicidad, como si el equipo de producción fuesen sus asesores o sirvientes personales. Ella ironizaba sobre estas acusaciones pero el propio Víctor Sandoval, compañero en Telemadrid y ahora en Telecinco, admitió: “yo odiaba a Terelu. Era tal y como la habéis dibujado”, dando fuerza a los testimonios.

La Campos y el fantasma de su mal carácter conviven desde hace años y ella misma admitió en ‘Sálvame’ que: “A lo largo de una vida, uno tiene aciertos y errores” aunque también quiso dejar claro que no es el monstruo que pintan: “Yo sé que soy buena persona, he podido equivocarme pero jamás he ido a hacerle el mal a nadie. ¿Qué he podido tener una mala contestación? puede ser que sí, pero en un programa en directo y de tantas horas puede pasar.”, se justificaba.

Además de la reciente polémica en el ‘Sálvame Mediafest’ la pasada edición de la ‘Sálvame Fashion Week’, de hace dos meses escasos, también dejó a Terelu a la altura del betún y es que Miguel Frigenti aireó un trato que él consideró inadecuado con un miembro del equipo.

“Ha habido un momento en el backstage que ha ido un compañero de producción para decirle a Terelu que tenía que ir a ensayar y Terelu ni le ha mirado a la cara. Me he sentido fatal por él y me ha dicho: ‘pues nada, ella verá lo que hace”, explicó el colaborador.

Pero el chico de producción no fue el único que habría tenido problemas con Terelu sino que la colaboradora también habría tenido sus más y sus menos con quienes la tenían que vestir. Si no recuerdo mal, la propia Ana María Aldón dijo que Terelu no habría querido probarse el look hasta justo antes de salir a la pasarela, cosa que para ella era un factor de nervios por si había que hacer arreglos de última hora.

Además de todas estas polémicas en televisión, fuera del medio tampoco se salva y es que algunos hosteleros malagueños la declararon persona ‘non grata’ también con su testimonio en ‘Sálvame’.

Los profesionales del sector hostelero la tacharon de “prepotente, déspota, soberbia, antipática” entre otras cosas e incluso explicaron que le habría tirado de la camisa a un camarero y que: “Se creen que Málaga es suya, tienen que ser la primeras en todo, las mejores mesa, las primeras líneas…” eso sí, en esto tampoco se salva la hermana, Carmen Borrego, de la cual dijeron: "Me pidió un café y me hizo devolverlo tres veces: una estaba muy caliente, otra le faltaba leche... Todos sabemos cómo son las Campos, su trato con el servicio es denigrante".

Un trabajador de un hotel de Málaga sentenció la imagen de Terelu contando que: "Parece la marquesa de Villaverde, es una auténtica tirana. Ella va con el pescuezo muy alto, va de diva y es una estúpida. La gente en Málaga no la agobia porque la conocen, no hay nadie pidiéndole autógrafos ni fotos”.

Pero es que sus propios compañeros de programa la han tachado de soberbia, elitista, clasista y egocéntrica, casi nada. Dicen que cuando el río suena agua lleva pero también el paso de los años y la madurez deberían ayudar a suavizar esos aspectos del carácter que Terelu tiene según su entorno profesional y, por lo visto, no está siendo así.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente