Terapias dirigidas, la clave para seguir avanzando

Gema Carrasco


Datos de la Sociedad Española de Oncología Médica estiman que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres sufrirá cáncer a lo largo de su vida

Cada tumor tiene sus propias alteraciones, por lo que el futuro de la oncología pasa por terapias personalizadas para cada paciente. Estas estudian el tumor de un paciente concreto para conocer qué alteraciones tiene y llevar a cabo una terapia dirigida concreta a esas variaciones. “Los tumores responden a los tratamientos según las características que poseen”, apunta la Dra. Elena Garralda, directora de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) ”la Caixa” en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

La UITM, creada en 2010, es una unidad de referencia internacional en el desarrollo de nuevos tratamientos oncológicos y en la mejora de las terapias existentes. Desde que comenzó la unidad hace 10 años se han incluido 7.302 pacientes en ensayos clínicos y la Agencia Americana del Medicamento (FDA) ha aprobado el uso de 30 fármacos. En su compromiso por promover la lucha contra el cáncer, ”la Caixa” destinará 6 millones de euros entre 2020 y 2023 que irán a la investigación pionera de nuevos tratamientos personalizados, al desarrollo de nuevos fármacos y al impulso de ensayos clínicos.

“Gracias al apoyo de ”la Caixa” y a tener esta unidad podemos hacer análisis molecular que es nuestra forma de avanzar en oncología”, señala la Dra. Garralda. Con este análisis se pueden conocer los biomarcadores (los marcadores de los tumores), y “cuantos más biomarcadores tenga, más probabilidad de encontrar un tratamiento que funcione”.

La unidad se encarga de realizar ensayos clínicos en Fase I, es decir, la primera vez que se prueban los fármacos en pacientes. Dentro de estos tienen dos pilares de tratamiento, las terapias dirigidas y los ensayos de inmunoterapia.

La terapia CAR-T ha sido uno de los mayores avances de los últimos años en tumores hematológicos, para los que ya se han aprobado los primeros fármacos. “Los CAR-T son una terapia celular que consiste en que los Linfocitos T, unas células de las defensas de los pacientes, son manipulados para provocar una respuesta. CAR-T es un tipo de manipulación, pero hay otras”, explica la doctora.

En el caso de los tumores sólidos existe una mayor complejidad porque tienen muchas células diferentes. En estos casos, se están encontrando resultados en las terapias de inmunoterapia. Estas consisten en despertar al sistema inmune para que el propio sistema ataque al tumor.

En los próximos cuatro años, la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) ”la Caixa” tiene el gran reto de mejorar los resultados que hay. La inmunoterapia está afectando positivamente a la vida de miles de pacientes. “En global se benefician entre un 10% y un 15% de los pacientes. Y aunque son beneficios prolongados en el tiempo, todavía son pocos pacientes”, recalca la Dra. Garralda.

La digitalización de la unidad es otra de las grandes metas de la UITM que prevé la incorporación de la Inteligencia Artificial y el Big Data con el objetivo de seguir avanzando en la lucha contra el cáncer.