'Tenet' y 'Mulán' siguen retrasando su estreno y marcan un ritmo preocupante para el futuro del cine tradicional

Adiós al blockbuster veraniego en 2020. Ya es definitivo. Adiós a Tenet, Mulán, Un lugar tranquilo 2… al menos de momento. Aquel que todavía albergaba la esperanza de ver el taquillazo de turno en la gran pantalla tendrá que seguir esperando. Y quien sabe hasta cuándo. Después de varios retrasos, Warner Bros. decidió posponer Tenet indefinidamente, la nueva apuesta de Christopher Nolan que la industria y los cines veían como la gran salvadora de la temporada. Era la película que supuestamente levantaría el telón a este capítulo oscuro de nuestra historia, devolviendo los espectadores a las salas en masa (o esa era la esperanza).

Mulán (© 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.) y Tenet (Melinda Sue Gordon; © 2020 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.)

La importancia de Tenet es realmente abrumadora. Cada uno de sus retrasos fue posponiendo el calendario de estrenos en general y tras su último anuncio, el resto de estudios han movido sus fichas: Disney anunció el retraso indefinido de Mulán, Paramount pasa Un lugar tranquilo 2 y Top Gun: Maverick a 2021 (cuando iban a estrenarse en septiembre y diciembre respectivamente). Y hay más, Disney reacomodó el estreno de las secuelas de Avatar, así como la próxima entrega de películas de Star Wars, retrasándolas todas un año (Avatar 2 se mueve a 2022 -cuando iba a estrenarse en diciembre de 2021- pasando sus continuaciones un año más tarde a 2024, 2026 y 2028 y Star Wars pasa a 2023 (en lugar de 2022) seguida por otras dos películas aun sin título en 2025 y 2027).

Además, Disney también ha retrasado indefinidamente lo nuevo de Wes Anderson, The French Dispatch -que suena para los próximos Óscar- y ha pasado The last duel de Ridley Scott a octubre de 2021 cuando en teoría íbamos a verla estas Navidades.

James Cameron afirmó en Instagram que “no hay nadie más decepcionado” que él, explicando que muchos no saben que parte de la producción virtual que requieren las secuelas de Avatar se realiza en un estudio en Los Angeles y la pandemia no les permite reiniciar dicha etapa allí. Mientras un vocero de Disney dijo en un comunicado que “durante los últimos meses, hemos visto que nada está grabado en piedra cuando se trata de estrenos durante una crisis de salud mundial y hoy eso significa pausar nuestros planes para estrenar Mulán mientras revisamos cómo podemos llevar esta película a las audiencias del mundo efectivamente” (vía THR).

La decisión es un golpe bajo para los cines que esperaban con ansías la llegada de Mulán y Tenet en agosto. Pero también para los simples mortales en general. Y es que si queremos saber qué cerca -o lejos- estamos de la nueva normalidad, solo tenemos que ver el calendario de estrenos de las películas más esperadas o costosas que iban a estrenarse este año. Hollywood no quiere arriesgarse. Muchos cines todavía están cerrados en gran parte del mundo, sobre todo en EEUU donde la pandemia no está dando tregua, y para películas con una inversión que supera las nueve cifras, es primordial contar con una industria saludable: cines abiertos y público dispuesto a ir a las salas que tampoco pueden llenarse al completo debido al distanciamiento social.

La única vía viable para llegar al público global es el streaming y quizás a eso se refiere el vocero de Disney al hablar de “revisar cómo podemos llevar esta película a las audiencias del mundo efectivamente”. Aunque, personalmente, dudo mucho que estrenen la cinta de Niki Caro en Disney+. Es un producto demasiado goloso como para perder la ganancia del box office teniendo en cuenta que se trata de uno de los reboots en acción real de sus grandes clásicos, con posibilidades de repetir el éxito multimillonario de antecesoras como El rey león, La Bella y la Bestia o Aladdín.

© 2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.

Hollywood tiene a sus expertos financieros y sabrán más que muchos de nosotros. Sin embargo, me pregunto: ¿es una buena jugada seguir posponiendo estrenos importantes? Después de todo, hay países que ya tienen algunos cines abiertos, como es el caso de España, Francia, Austria, Bélgica, Alemania e Inglaterra, entre otros (vía ScreenDaily). La demanda está, pequeña pero está, y la oferta es escasa. En España estamos recibiendo estrenos cada viernes desde hace unas semanas, ninguno destaca por cargar con el brillo del blockbuster veraniego, pero hay para todos los gustos. En su mayoría, películas independientes o de menor presupuesto, como el fenómeno de terror Madre oscura o la cinta del mismo género Voces, junto a otros éxitos del pasado que volvieron a la cartelera como El laberinto del fauno, Dunkerque o [REC].  

Estrenar blockbusteres en una región y esperar a que la pandemia remita para llegar a otras no es una opción para los grandes estudios. Se corre el riesgo de caer en manos de la piratería ante la demanda de otros países aun en cuarentena y de generar una taquilla baja o media comparada con el potencial de la película dentro de la normalidad. Tiene sentido retrasar Tenet y Mulán de momento, pero ¿no podrían arriesgarse con alguna apuesta intermedia?

No solo para aliviar las ansías de los cinéfilos, sino porque hay otro riesgo mayor para el cine tradicional. No podemos olvidar que la pandemia ha dado alas al streaming. Netflix, Amazon, HBO, Disney+, Movistar, Filmin, Starzplay… se han convertido en nuestros mejores aliados durante la cuarentena. En ese mejor amigo que siempre tiene algo con qué distraernos. Y si los servicios de visionado online ya venían ganándole terrenos al cine tradicional, plantándose poco a poco en la temporada de premios, produciendo películas y series con presupuestos millonarios y sumando a super estrellas de la talla de Dwayne Johnson, Charlize Theron y Meryl Streep a sus filas, ahora están afianzándose más que nunca. Y con la falta de estrenos potentes en cartelera, los estudios están dejando el camino libre para que muchos espectadores sigan quedándose en casa, dando la oportunidad al streaming de seguir reinventándose.

Sin embargo, hay que destacar que entre todos ellos hay un valiente. O dos. Sony Pictures España y Santiago Segura que contra todo pronóstico han decidido seguir adelante con el estreno de Padre no hay más que uno 2. La llegada de la suegra. Y no solo eso, lo han adelantado al miércoles 29 de julio cuando iba a estrenarse el 7 de agosto.

Aquí estamos ante uno de los taquillazos nacionales que el año pasado logró recaudar 14 millones de euros en los cines de España. Fue la película española más taquillera de 2019. Y ahí está su secuela, lista para comerse el mundo (o España mejor dicho) aunque sea con salas medio vacías y espectadores distanciados, pero apostando por el cine.

Más vale pájaro en mano que ciento volando” dice el refranero popular, algo que Segura y su equipo están cumpliendo al apostar por el cine y la cultura, llevando su película a las salas para dar ese paso que otros no se atreven a dar.

De momento, Viuda Negra parece no moverse del calendario manteniendo su estreno para el 30 de octubre, al igual que Wonder Woman 1984 el 2 del mismo mes. Pero no sería de extrañar que también sufran retrasos si la pandemia continúa obligando el cierre de salas. Curiosamente, la única super producción que podría salir airosa de mantener su estreno en agosto es Los nuevos mutantes, el spin-off maldito de X-Men que tras varios cambios y retrasos finalmente se estrenará el 28 de agosto. Hace tiempo se rumorea que Disney no vería con buenos ojos este intento de saga que heredó tras la compra de 20th Century Fox y es probable que, ahora que no tendrá competencia en la cartelera con taquillazos de acción o propuestas de grandes majors, consiga su momento de gloria. Quién lo hubiera dicho...

Eso sí, la cantidad de blockbusteres acumulados que tendremos para ver cuando entremos de lleno en la nueva normalidad será abrumador. Habrá super producciones todos los meses, incluso cada semana, además del arraigo que habrá creado el público con el streaming cuando Netflix sigue apostando por largometrajes del mismo tipo (el éxito de La vieja guardia es prueba de ello o el fichaje reciente de Julia Roberts y Denzel Washington en su primera película juntos en 27 años desde El informe pelícano), ¿podrán entonces todos los estudios y proyectos recaudar lo necesario con tantas propuestas que habrá disponibles? Sin dudas es otro de los riesgos de seguir posponiendo.

Más historias que te pueden interesar: