Tener un marido atractivo puede causar desordenes alimenticios

Un estudio revela que tener una pareja muy guapa puede suponer una presión extra para tu salud mental, si eres una mujer heterosexual

Que tu chico esté cañón no va a hacer que te conviertas en zombi como le pasa a Drew en Santa Clarita Diet, pero puede generar conflictos con la nevera según un estudio reciente. (Foto: Getty)

Cuando el cónyuge más atractivo de  la relación es el hombre, la mujer puede tener más probabilidades de desarrollar hábitos alimenticios poco saludables. Es lo que dice un estudio de la Universidad de Florida. Por el contrario, no hay peligro cuando la esposa es la más atractiva.

Además, las mujeres que tienen esposos atractivos son más propensas a hacer dietas y ejercicio independientemente de su aspecto. Los resultados, publicados en Body Image, revelan así que el atractivo físico de la pareja podría ser una fuerza impulsora para perseguir un cuerpo más delgado, aunque esa motivación es muy diferente entre hombres y mujeres.

La competitividad y las comparaciones con la pareja; así como la idea de ser mejores en todo, también en lo físico, acaban generando trastornos del comportamiento. (Foto: Getty(

“Nuestros resultados, explica la autora principal Tania Reynolds, revelan que tener un marido físicamente atractivo puede tener consecuencias negativas para las mujeres, especialmente si creen que no son particularmente atractivas, lo que las lleva a perseguir dietas que no siempre tienen efectos beneficiosos”.

Ellas temen no cumplir con las expectativas de su pareja, y tienden a pensar que sus maridos quieren que estén más delgadas. Y como consecuencia de esa reflexión, pueden llegar a tomar medidas extremas para conseguir perder peso.

Por eso, Reynolds señala que “es importante identificar a las mujeres que corren el riesgo de desarrollar comportamientos más extremos para la pérdida de peso sobre todo si tienen una historia previa de conflictos psicológicos como depresión, ansiedad, abuso de sustancias e insatisfacción con la vida”, añade.

Un matrimonio tiende a ser más satisfactorio cuando la más atractiva de la pareja es la mujer, según este estudio. (Foto: Getty)

El estudio examinó 113 parejas de recién casados (cuatro meses o menos) y con una edad media de 20 años, que aceptaron calificar su atractivo. Cada participante completó un cuestionario enfocado, en parte, en su deseo de comer o tener un cuerpo delgado.

Algunas preguntas incluyeron: “Me siento extremadamente culpable después de comer” o “Me aterroriza ganar peso“. Luego se tomaron fotografías del rostro y de cuerpo entero de ambos miembros de la pareja, y se clasificaron en una escala de 1 a 10. Finalmente, otras personas, de diferentes ciudades y que no conocían a los voluntarios, evaluaron su atractivo.

“El análisis – añade Reynolds – sugiere quepodría haber factores sociales que desempeñan un papel en los desórdenes alimenticios de las mujeres. Reconocerlos podría ser útil para identificar a aquellas en riesgo de desarrollar pérdidas de peso extremas o depresión, ansiedad, abuso de sustancias, y la insatisfacción con la vida”.

Sin embargo, esa motivación adicional a la dieta no existía entre las mujeres juzgadas como más atractivas que sus maridos. En cuanto a los hombres, su motivación para la dieta era baja, independientemente del atractivo de sus mujeres o de los suyos propios.

Según el estudio, hay  factores sociales que pueden llegar a condicionar tanto a una persona que distorsionan su propia imagen. Victoria Beckham contó en sus memorias que tuvo problemas alimenticios debido a la presión de su entorno y al despegue de las Spice Girls, e incluso que se le recomendó adelgazar. (Foto: Getty)

Por otro lado, los autores creen que sería interesante explorar si las mujeres también se motivan para hacer dieta cuando están rodeados de amigas atractivas, ya que “si entendemos cómo las relaciones de las mujeres afectan su decisión de alimentarse, podremos ayudarles mejor”.

No obstante, todo esto no implica que una relación esté destinada a fracasar si el hombre es más atractivo que la mujer. Reynolds aconseja a los hombres que apoyen a su pareja, que reafirmen su amor y su atracción por ellas independientemente del peso y del tipo de cuerpo, y que se centren en las cualidades que no estén relacionadas con el atractivo físico.

¿Estás de acuerdo? ¿Una pareja atractiva hace que las mujeres se obsesionen con la delgadez o es el entorno el que no empuja a esa supuesta ‘perfección’?

También te puede interesar:

Lo que de verdad importa en el amor

¿Cómo andas de ‘capital erótico’?

La altura en la pareja: ¿un tópico que todavía se cumple?