Por qué no tendríamos que comentar el peso de Kim Kardashian (ni de nadie)

Photo credit: BEATRIZ BARRIONUEVO / GETTY IMAGES.
Photo credit: BEATRIZ BARRIONUEVO / GETTY IMAGES.

A estas alturas nadie se sorprenderá si aseguramos que la vida de las Kardashian se convierte casi de forma semanal en asunto de estado. Desde sus rupturas amorosas hasta sus incontables lanzamientos, la familia más famosa del mundo está siempre en boca de todos. Pero hay momentos en los que la atención que prestamos a su devenir resulta nociva, pues analizamos temas muy delicados con una frivolidad que puede ser muy peligrosa.

Eso es lo que ocurre con el debate público que se ha desatado acerca de la bajada de peso de Kim Kardashian. Cuando decidió no ocultarle a nadie la restrictiva dieta a la que se había sometido para poder lucir el vestido de Marilyn Monroe en la gala MET, ya hablamos de lo peliagudo que era romantizar la pérdida de peso, pero lo que ahora nos chirría es la forma en la que las redes sociales escrutan su nueva silueta. Muchas personas aseguran que Kim Kardashian padece un desorden alimentario, una afirmación basada en conjeturas que no puede ser obviadas. En España se estima que los Trastornos de la Conducta Alimentaria afectan ya a más de 400 mil hombres y mujeres, y los profesionales de Buencoco aseguran que una de cada tres personas tratadas por su equipo de profesionales sufre dificultades relacionadas con la alimentación. Pese a ello, tan sólo el 5% del total de solicitudes acaba realizando un tratamiento.

Los peligros de frivolizar sobre los TCA

¿Por qué es peligroso que el cuerpo de una mujer sea objeto de debate público, haciendo que el peso vuelva a ser el foco de atención? “Se le presta demasiada atención al cuerpo a las personas, y por supuesto, es algo que sucede especialmente con las mujeres. No deja de ser una manera de cosificar a una persona y de convertirla en un objeto que sube y baja de peso. Se frivoliza acerca de un tema muy serio, porque se trata de la salud y del respeto a la diversidad general. El cuerpo no debería convertirse nunca en tema de cotilleo, porque si una persona sube o baja de peso, puede deberse a muchas cosas", responde Sara Bujalance, Directora General de La Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia de Cataluña.

"Entre tales cosas, podríamos estar hablando de un trastorno, y si fuera el caso, este sería un motivo de más para no enfatizarlo, porque lo relevante es que alguien está sufriendo mucho y necesita mucha ayuda especializada para salir ahí y recuperar el bienestar y el control de su vida. Todo este chafardeo, al final, es el reflejo de los valores de la sociedad. Es triste, injusto y peligroso hacia la persona sobre la que se hacen los comentarios y sobre todo, a causa del impacto que pueden tener estos comentarios en los más jóvenes y vulnerables, que están en las redes y observan ciertos comentarios e imágenes que les lleven a verse influenciados y reforzar la idea de la importancia de estar delgados”, señala Sara Bujalance.

“Lo primero a tener en cuenta es que no podemos estar juzgando a las personas sin conocimiento. Lo segundo a señalar es que al afirmar que una persona con tanta influencia sufre de ese trastorno, podría llegar a normalizarse y hasta influir en que se vea como algo positivo, algo que es peligroso y serio. No se debe banalizar sobre estos temas”, dice Virigina Troconis, co autora de “Comida, vamos a llevarnos bien” (Planeta), que comparte la autoría con y Pablo Ojeda, uno de los dietistas más mediáticos de nuestro país.

Ojeda no ha dudado en compartir con nosotras también su parecer. “Seguir poniendo el foco de atención en un cuerpo, en un peso, es seguir dando pasos hacia atrás en la normalización del cuerpo. No existe un peso ideal ni un cuerpo ideal, existen cuerpos que van en función de nuestra genética, de nuestras costumbres, y sobre todo, de nuestro momento de vida. No debemos olvidar nunca que los cuerpos que vemos en las redes sociales son siluetas con grandes retoques, grandes estilistas y la mejor foto de los mejores fotógrafos. Debemos trabajar en sentirnos bien con nosotros mismos y buscar nuestra mejor versión de salud”, asegura.

Señales de alerta para detectar un posible TCA

El equipo de Buencoco establece algunas de las señales y síntomas que podrían indicar que la persona sufre un desorden de la conducta alimentaria:

  • Restricciones importantes en la ingesta de alimentos.

  • Excesiva preocupación por la comida.

  • Evitar reuniones con familiares o amigos.

  • Desaparición de comida en casa o bien encontrarla escondida.

  • Cambios de humor repentinos o alteraciones en el comportamiento (mentiras, manipulación...)

  • Comer rápido o a escondidas.

  • Acudir rápidamente al baño tras finalizar las comidas.

  • Variación significativa del peso en tiempo reducido.

¿Cómo actuar si creemos que alguien de nuestro entorno sufre un desorden alimenticio?

Sara Bujalance nos da algunos consejos sobre qué podemos hacer. “El objetivo, si nos preocupa, es poder acercarnos, ofrecer ayuda y acompañarle en su problema. Para eso es importante evitar comentarios sobre lo que come o deja de comer, sobre su peso… ¿La razón? Harán que esa persona se sienta juzgada o presionada, por lo que es mejor intentar acercarnos a la parte emocional. Se necesita mucha comprensión, afecto y paciencia para que podemos ayudar”, asegura.

Pablo Ojeda coincide en la importancia de no juzgar. “Probablemente haya detrás alguna batalla que no conocemos, pero lo realmente importante es que la persona sepa que tiene alguien con quien hablar, alguien que simplemente le escuche cuando lo necesite”, explica. Virginia Troconis advierte que lo primero es intentar saber la causa de ese cambio de peso, pues no siempre tiene que estar ligada a un trastorno alimenticio. “También puede ser un aviso de algún problema de salud. Eso lo primero que tenemos que descubrir y luego, por supuesto, ya podemos intentar ayudarle”, matiza.

Photo credit: Daniele Venturelli - Getty Images
Photo credit: Daniele Venturelli - Getty Images

De hecho, en el segundo capítulo del 'reality' de Las Kardashian, quien está en el punto de mira es Khloé por haber bajado de peso de forma drástica. Sus hermanas muestran su preocupación, y la CEO de Good American les explica el motivo por el que ha adelgazado tanto: la noticia de que Tristan Thompson, su ex, se enteró de que iba a tener un hijo con otra mujer días antes de que Khloé volviera a intentar ser madre mediante mediante gestación subrogada. “Lo más complicado es educarte para desenamorarte de alguien. Ha sido mi vida durante seis años. No éramos sólo una pareja, sino que éramos mejores amigos. Era mi compañero de entrenamiento y lo hacíamos todo juntos”, ha explicado.

Si Khloé, Kim o cualquier otra persona bajan de peso de forma alarmante, lo importante es no sacar conclusiones precipitadas, no frivolizar y sobre todo, comprender que en el caso de que exista un desorden, estamos hablando de un trastorno muy grave del que quienes la padecen tardan entre cuatro y cinco años de media en salir gracias a tratamientos especializados. “Hemos de ir haciendo pedagogía y sensibilización sobre el tema para que tengamos conocimiento de su gravedad y comprendamos que no se puede frivolizar”, concluye Sara Bujalance.

También te puede interesar...

VIDEO: Depresión, problemas alimenticios e intentos de suicidio, la historia detrás de la princesa Diana