“Tenéis que venir a verla”, la llamada de Jonás Trueba a volver a los cines

·4 min de lectura

Madrid, 16 jun (EFE).- Compartir los sentimientos de irrealidad y extrañamiento que sienten muchas personas, que han aumentado con la pandemia, es el alma de “Tenéis que venir a verla”, la nueva cinta de Jonás Trueba que se estrena este viernes, un drama nostálgico e intimista que pide volver a los cines y que participará en la 56 edición del Festival Internacional de cine de Karlovy Vary (República Checa).

Una cinta concebida en plena pandemia y rodada por la necesidad de sentir que la vida continuaba pese a las mascarillas, cuenta a Efe el cineasta en una entrevista. “La película nació en pleno confinamiento. Ahí salió la idea de hacer una peli pequeña, posibilista, con la que nos pudiéramos volver a juntar, siguiendo los protocolos”, explica.

Cuatro actores (Itsaso Arana, Vito Sanz, Francesco Carril e Irene Escolar, con la que Trueba trabaja por primera vez), pocos escenarios y 64 minutos componen la cinta en la que, pese a que “me dolía incluirlas”, aparecen las testimoniales mascarillas.

“La situación se cuela en la película. Me parecía muy raro en ese momento no hacerlo. Siempre será la película que hicimos durante la pandemia y la huella está ahí”, explica Trueba (“La virgen de agosto”, “La reconquista”).

Sesenta y cuatro minutos que chocan con los 220 que duraba su disertación sobre la juventud de “Quién lo impide” y una sencillez que contrasta con su futuro proyecto, que rodará a finales de año en Granada, “una película con más presupuesto, con escala grande”, explica el hijo de Fernando Trueba.

Aunque se considera “un cineasta independiente”, contaba recientemente en una rueda de prensa en el festival “Lo que viene” de Tudela (Navarra) -donde se exhibió por primera vez la cinta ante el público-, “en ciertos momentos me gusta poder ser grande”.

Producida por Los Ilusos Films, “Tenéis que venir a verla” cuenta la historia de dos parejas de amigos que se reencuentran y charlan sobre sus vidas y sus crisis, mientras escuchan música, hablan, leen, comen, pasean o juegan al ping-pong.

Bautiza la cinta esa frase que dicen dos de ellos en referencia a su nueva casa, ubicada a las afueras de Madrid, a la que se han trasladado para llevar una nueva vida alejada del tráfico y la polución. Una disyuntiva común a muchas parejas -la de vivir en el centro o en las afueras- y que ha crecido con la pandemia, aunque en la película solo es “la excusa para hablar de otra cosa“.

“La idea de la película es hablar de hasta qué punto nos encontramos extrañados en nuestra vida cotidiana, en donde quiera que estemos, da igual que sea en el centro de una ciudad o en el campo. Nace de ese descoloque que yo tenía y que compartíamos muchos amigos”, explica Trueba (Madrid, 1981).

Es una película “muy sencilla que, aunque nos podamos ahora cargar de teorías, nace de una cosa poco intelectual, de una cosa sensorial, de un estado de ánimo raro de extrañamiento que venía antes de la pandemia pero que se ha intensificado. Una cosa que no es generacional sino que es algo muy humano”, agrega el cineasta.

“Para mí la película engrana con una cosa mía personal que tiene que ver con la pandemia y con un momento de transición extraña que estamos viviendo”, explica a Efe por su parte el actor Vito Sanz. Un momento en el que “ciertos paradigmas se desmontan y estamos navegando en una serie de nebulosa”.

Pese a su sencillez, la película cuenta con el sello inequívoco de Jonás Trueba, la música y la literatura engranada con la historia. Con el piano de Chano Domínguez como arranque (grabado para la ocasión en el mítico Café Central de Madrid), en la cinta flotan la poesía de Olvido García Valdés, el ensayo antropocéntrico “Has de cambiar tu vida” de Peter Sloterdijk o canciones que cuentan irónicamente historias como “Let’s move to the country” de Bill Callahan.

Con distribución de Atalante, “Tenéis que venir a verla” -cuyo título hace alusión también al imperativo de ir al cine- llega a los cines este viernes, 17 de junio, con una distribución particular, una única sala por ciudad, las que se comprometan y apuesten por el proyecto en estos tiempos grises para los cines.

“Esta es la primera película que he hecho con una conciencia distinta pensando en que, cuidado, ni siquiera podemos dar por hecho que una película vaya a ir a una sala de cine”, apunta Trueba.

El próximo mes de julio, el director madrileño optará al Globo de Cristal en la 56 edición del festival internacional de cine de Karlovy Vary de la República Checa, uno de los más antiguos del mundo.

Por Paula Escalada Medrano

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente