Me tiemblan las manos: qué puede ser aparte de Parkinson

·6 min de lectura
El temblor esencial es uno de los trastornos del movimiento más frecuentes pero apenas se conoce y además, se confunde con el Parkinson. Se trata de un temblor cuya causa se desconoce (de ahí su nombre de esencial o idiopático), aunque con frecuencia existen antecedentes familiares, hablándose en ese caso de 'Temblor Esencial Hereditario'. (Foto: Getty)
El temblor esencial es uno de los trastornos del movimiento más frecuentes pero apenas se conoce y además, se confunde con el Parkinson. Se trata de un temblor cuya causa se desconoce (de ahí su nombre de esencial o idiopático), aunque con frecuencia existen antecedentes familiares, hablándose en ese caso de 'Temblor Esencial Hereditario'. (Foto: Getty)

El temblor en las manos es una alteración muy común que puede estar respondiendo a situaciones cotidianas, como el temblor debido a la ansiedad (o temblor de manos por nervios, como algunos le llaman) o por un exceso de cafeína, aunque también puede estar señalando que algo más importante está sucediendo con nuestro organismo.

La causa más frecuente del temblor de manos no es el Parkinson, sino el temblor esencial (ET por sus siglas en inglés), una enfermedad menos conocida pero mucho más común que el Parkinson, que aumenta progresivamente con la edad, resultando más grave y evidente en ancianos. Si bien puede afectar a prácticamente cualquier parte del cuerpo, el temblor se presenta con mayor frecuencia en las manos, especialmente al hacer tareas simples, como beber de un vaso o atarse los cordones.

Una de las mayores preocupaciones de las personas que tienen temblor de manos es saber si tiene Parkinson: "El temblor esencial, aunque en algunos casos puede ser intenso y a veces incapacitante, en la mayoría de los casos no lo es. Sin embargo, la enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que asocia otros síntomas además de temblor (rigidez, lentitud de movimientos, alteración del lenguaje, entre otros), y que conlleva una incapacidad del paciente en el tiempo", explica la doctora Juana Alarcón Alacio, del servicio de Neurología del Hospital San Rafael de Madrid.

La principal diferencia radica en que en el caso de la enfermedad de Parkinson, el temblor se manifiesta en estado de reposo. Por el contrario, en el temblor esencial los temblores se presentan cuando se utilizan los músculos, se contraen o se realiza el más mínimo movimiento. Es decir, se manifiesta con trastornos del movimiento.

Las manos de las personas con ET suelen temblar cuando levantan y agarran algo. El cepillo de dientes, la cuchilla de afeitar, un bolígrafo, un vaso de agua... cualquier cosa que requiriera el movimiento de sus manos desencadenaba el temblor. (Foto: Getty)
Las manos de las personas con ET suelen temblar cuando levantan y agarran algo. El cepillo de dientes, la cuchilla de afeitar, un bolígrafo, un vaso de agua... cualquier cosa que requiriera el movimiento de sus manos desencadenaba el temblor. (Foto: Getty)

Las personas que sufren esta patología experimentan temblores que no puede controlar. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque lo más frecuente es que se manifieste en la adolescencia o a partir de los 40 años.

En el caso de las personas jóvenes la enfermedad se estabiliza con el tiempo. Por el contrario, en el caso de las personas que lo sufren en la madurez, los síntomas se van agravando progresivamente. Además, factores como el estrés emocional extremo o la fatiga después del ejercicio también empeoran la patología.

"En un contexto médico, 'esencial’ se refiere a un síntoma aislado que no aparenta tener una causa subyacente en específico”, explica Justin Sporrer, neurocirujano en el Instituto Miami Neuroscience. “Con el temblor esencial, sabemos cuáles son los síntomas y cómo se distinguen de los del mal de Parkinson, pero aún no hemos podido identificar la causa definitiva”.

El temblor se manifiesta como una contracción muscular involuntaria y rítmica que provoca movimientos agitados o sacudidas en una o más partes del cuerpo. Normalmente, este trastorno del movimiento afecta a las manos, pero como decíamos anteriormente, también pueden verse afectados los brazos, la cabeza, el torso, las piernas… Los temblores pueden ser constantes o intermitentes, y producirse de forma esporádica o como resultado de otro trastorno.

Otra diferencia es que mientras que el temblor esencial no causa otros problemas de salud, la enfermedad de Parkinson está asociada con una postura encorvada, movimientos lentos y caminar arrastrando los pies. Sin embargo, las personas con temblor hereditario a veces desarrollan signos y síntomas neurológicos, como una marcha inestable (ataxia).

Las causas que provocan los temblores, tanto primarias como secundarias, son variadas; y aunque esta alteración suele asociarse de forma frecuente con la enfermedad de Parkinson y otros enfermedades neurológicas como la esclerosis, existen otras causas secundarias.

La ansiedad, la ingesta de bebidas excitantes o exceso de cafeína y la alteración de las hormonas tiroideas u otros trastornos metabólicos (enfermedades de riñón e hígado) serían otras posibles causas de los temblores.

En algunas personas, la aparición del temblor esencial es de origen genético, lo que explica que puedan presentarse temblores en gente joven y temblor de manos en niños. Por ese motivo el temblor esencial se denomina también “síndrome del temblor familiar”.

Estas pistas pueden ayudar a identificar los signos y síntomas del temblor hereditario:

  • Comienza en forma gradual, a menudo cobra más protagonismo en un lado del cuerpo.

  • Empeora con el movimiento.

  • Normalmente, primero se presenta en las manos y afecta una mano o las dos.

  • A veces puede manifestarse de otras formas, como un movimiento de la cabeza del tipo 'sí-sí' o 'no-no'.

  • Puede empeorar con el estrés emocional, la fatiga, la cafeína o las temperaturas extremas.

En otras ocasiones los temblores se asocian al consumo de algunos fármacos. Tomados de forma continuada también pueden ser los causantes de los efectos secundarios de los temblores. Entre ellos, destacan los fármacos utilizados para tratar los gases, vómitos y vértigos, así como los antidepresivos.

Hay dos tipos distintos de temblor esencial:

  • El temblor esencial cinético o temblor intencional que aparece cuando se realiza una acción voluntaria, como por ejemplo, llevarse un vaso de agua a la boca o alzar el dedo para tocarse la nariz.

  • El temblor esencial postural que ocurre cuando una persona mantiene una posición en contra de la gravedad, como mantener los brazos extendidos.

A pesar de que el temblor de manos, en muchos casos, no es una enfermedad grave, repercute en la calidad de vida de las personas que lo sufren debido las limitaciones que ocasiona en actividades simples y básicas del día a día, como ducharse, cocinar o comer.

De hecho, si los temblores se hacen graves, también podría resultarte difícil sostener una taza o vaso sin derramar, comer con normalidad, maquillarte o afeitarte, hablar (si la laringe o la lengua se ven afectadas) y escribir de manera legible. Asimismo es frecuente que las personas con temblor esencial pierdan la capacidad para realizar otras tareas vitales como conducir o ir al trabajo. Hacer frente a los sentimientos de aislamiento que se generan puede ser difícil.

Por eso, aunque el temblor esencial no es una enfermedad que ponga en peligro la vida, sí es importante conocerla y diagnosticarla correctamente para poder tratarla, ya que como hemos visto puede llegar a alterar la calidad vida de las personas. Conviene, por tanto, acudir al médico si se identifican los síntomas señalados con el fin de buscar una solución y descartar que sea un síntoma de problemas de salud graves como tumores cerebrales o anomalías metabólicas.

No hay una prueba específica que sirva para diagnosticar el temblor esencial, pero el médico suele hacer un examen neurológico completo acompañado de diversos ejercicios como escribir, dibujar o manipular objetos. El tratamiento -sintomático y no curativo- va a depender de la severidad del temblor, la parte del cuerpo afectado, la profesión y el impacto en el día a día. Se deben evitar ciertos agravantes como: cansancio, estrés, estimulantes (café, nicotina) y fármacos.

Más historias que pueden interesarte:

Manos hinchadas al caminar: cuándo es necesario ir al médico

La temperatura de tus manos podría revelar si padeces artritis

A los 20 también puedes tener calambres (y varices) en las piernas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente