La televisión argentina aprovecha una gran oportunidad que Antena 3 no ha sabido ver

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche. - Normalmente en España no prestamos mucha atención a lo que se hace en la televisión del otro lado del charco (salvo aquellas producciones que nos llegan a través de plataformas como Netflix o HBO). Sin embargo, en estos días se está hablando mucho de un proyecto de la cadena argentina Eltrece: una nueva versión de un concurso que está escrito en letras de oro en la historia de Antena 3, cadena que no ha sabido ver la gran oportunidad que Eltrece sí. Hablamos de El gran juego de la oca, que ha estrenado su primer avance.

Prepárate para ver algo pocas veces visto en televisión. Llega el programa más espectacular para toda la familia. Un despliegue de producción sin precedentes. Juegos increíbles que pondrán a prueba a los participantes más audaces: agua, barro, viento y más desafíos que ni te imaginas”, reza la promo, que ha desatado una ola de nostalgia en las redes sociales. En esta nueva etapa, El gran juego de la oca estará presentado por Pollo Álvarez y Daniela La Chepi.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En España El gran juego de la oca se estrenó en el año 1993 en Antena 3, presentado por Emilio Aragón, Lydia Bosch y Patricia Pérez. Basado en el popular juego de mesa, era una competición en la que cuatro concursantes (vestidos como las fichas de la oca, de color rojo, amarillo, azul y verde) tenían que competir en diferentes pruebas, físicas o de corte humorístico.

Lo mismo tenían que buscar piezas de un rompecabezas mientras peleaban en el barroque tenían que deslizarse por una urna llena de serpientes, trepar por el muro de un castillo o recrear una coreografía. Como bien dice la promo de Argentina, el agua, el barro y el viento eran parte imprescindible de aquellos retos, en los que el concursante debía jugarse un dinero y decir si lo superaría o no.

Algunas de las pruebas más populares eran la de ‘beso o tortazo’, que consistía en acertar si las bailarinas le darían un beso o un guantazo al concursante después de decir una frase picante, la de escapar de la jaula (inspirada en la cúpula del trueno de Mad Max 3) y la casilla del barbero, conocido como Flequi. En ella el concursante tenía que responder tres preguntas, dos de ellas muy sencillas y una tercera terriblemente difícil; si las respondía bien las tres se quedaba tal cual estaba. Pero si fallaba le cortaban el pelo, quedando los chicos rapados al cero y las chicas con un corte ‘a lo garçon’.

Tras la etapa de Emilio Aragón, Lydia Bosch y Patricia Pérez el concurso tuvo una segunda temporada con Pepe Navarro, Ivonne Reyes y Eugenia Santana en Antena 3, y una tercera, años después, en Telecinco, con Andrés Caparrós (el hermano de Alonso), Elsa Anka y Paloma Marín. Sin embargo, fue la de Emilio la que más perdura en la memoria colectiva y la que consiguió mayores picos de audiencia en la noche del sábado.

Ahora que la nostalgia está tan de moda, Antena 3 debería seguir los pasos de Eltrece y rescatar El gran juego de la oca.Darle una nueva vida, al igual que ha hecho con las series de Los hombres de Paco, Los Protegidos oFísica o química, y de paso, potenciar su marca de entretenimiento.

Y es que La ocasolo podría volver en Antena 3, cadena donde se siguen apostando por todo tipo de concursos, como Lego Masters, El juego de los anillos, Mask Singer o Family Feud, aunque algunos corren mejor suerte que otros.

Eso sí, en el hipotético caso de que se volviese a jugar a la oca en televisión habría que modernizar sus pruebas y sus dinámicas, pues lo que en los 90 nos volvía locos ahora podría resultar chirriante. Como por ejemplo, el cuerpo de baile, las conocidas ‘oquettes’, que estaban completamente sexualizadas, tanto en sus bailes como en las pruebas como la mencionada del beso o tortazo.

Del mismo modo, las pruebas deberían ser más cortas; si vemos hoy algunos vídeos de antaño puede resultar aburrido ver cómo alguien intenta cruzar un puente de fuego por una enorme piscina durante tres minutazos. El tempo televisivo va por otros derroteros, y no se puede dar al espectador la ocasión de hacer zapping y cambiar de canal. Del mismo modo, habría que evitar el uso de animales, ya sea en pruebas ‘graciosas’ como aquella de intentar no reírte mientras una cabra te chupa los pies cubiertos de miel, u otras en las que había que lidiar con gusanos, cucarachas y similares.

El factor sorpresa que tendría la vuelta de El gran juego de la oca a nuestra televisión quedaría ensombrecido ya por las promos de la tele argentina, pero igualmente Antena 3 debería plantearse el rescatarlo. Hace mucho que no vemos uno de esos grandes concursos, con grandes pruebas, decorados majestuosos y muchos efectos especiales. Y, sin duda, resultaría un soplo de aire fresco en una parrilla televisiva a la que cada vez le cuesta más trabajo encontrar espectadores fieles.

Más historias que podrían interesarte:

A estas alturas es imposible no empatizar con María Teresa Campos

El destino tenía una sorpresa guardada para Nuria Roca y la ha sabido aprovechar mejor que nadie

MyHyV’ le ha dado una señal de alerta a Telecinco

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente