El día que los teletubbies fueron creados como respuesta a la violencia

Vivimos tiempos convulsos, con el exabrupto en el centro del debate estos días a raíz de la bofetada que Will Smith propinó a Chris Rock por la broma hacia la alopecia de su mujer Jada Pinkett Smith. Sin embargo, hoy me he mirado al espejo y he encontrado resquicios de aquella niña que a finales de los noventa se quedaba embelesada con los Teletubbies sin conocer que aquella serie de la cadena británica BBC se había creado como respuesta a la violencia. Esa que tantos ríos de tinta ha hechos correr últimamente.

LONDON, ENGLAND - OCTOBER 13: (L-R) Performers dressed as Dipsy, Laa-Laa, Tinky Winky and Po from the cartoon The Teletubbies prepare before the Brand Licensing Europe character parade at Olympia Exhibition Centre on October 13, 2015 in London, England. A record number of famous children's characters will take part in this year's character parade during the 17th edition of the annual Brand Licensing Europe exhibition. The event, which is dedicated to licensing and brand extension, will take place between October 13 and October 15 with over 2,200 worldwide properties on show. (Photo by Ben Pruchnie/Getty Images)
LONDON, ENGLAND - OCTOBER 13: (L-R) Performers dressed as Dipsy, Laa-Laa, Tinky Winky and Po from the cartoon The Teletubbies prepare before the Brand Licensing Europe character parade at Olympia Exhibition Centre on October 13, 2015 in London, England. A record number of famous children's characters will take part in this year's character parade during the 17th edition of the annual Brand Licensing Europe exhibition. The event, which is dedicated to licensing and brand extension, will take place between October 13 and October 15 with over 2,200 worldwide properties on show. (Photo by Ben Pruchnie/Getty Images)

El pasado 31 de marzo se cumplió el veinticinco aniversario de la emisión del primer capítulo de la serie original. Es decir, Tinky Winky, Dipsy, Laa-Laa y Po celebraron cinco lustros en la misma semana que se festeja El día de los Teletubbies. Y es que desde 2007, cuando el alcalde de Nueva York Mike Bloomberg otorgó simbólicamente a estos personajes las llaves de la ciudad, cada 28 de marzo se convierte en una fecha muy especial para los fans de este particular universo infantil.

Todos tenemos recuerdos vagos de nuestra infancia y otros más lúcidos. En mi caso, me acuerdo que de pequeña pasaba las horas muertas pegada al televisor viendo Cyberclub de Telemadrid. Este contenedor infantil me divertía por la presencia de Cybercelia (Diana Lázaro) y Rocko Alicates (Miguel Mota) pero lo cierto que también había una serie infantil creada en Reino Unido que me atrapaba como ninguna otra. Evidentemente, esa serie era Teletubbies que, por cierto, se mantuvo en el aire hasta el 16 de febrero de 2001 aunque el 9 de noviembre de 2015 se produjo un reinicio de la historia original (en esta nueva versión aparecen los Tiddlytubbies y se especuló con que fueran los hijos de los cuatro muñecos principales).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Me resulta impensable que a estas alturas haya alguien que no esté familiarizado con estos entrañables personajes, pero por si acaso resaltaré que la serie giraba en torno a cuatro muñecos de grandes orejas y un cuadrado gris en la barriga: el de color morado es Tinky Winky (mi favorito), el verde lima es Dipsy, la amarilla Laa-Laa y la roja Po. De alguna manera, aunque presentaban rasgos similares, se buscaba ofrecer diversidad racial con Dipsy teniendo la cara más oscura que el resto y con Po soltando palabras cantonesas, siendo encarnada por Pui Fan Lee que es una actriz de ascendencia china.

Cabe subrayar que estos cuatro personajes conviven en una casa subterránea con forma de colina y coexisten en un colorido escenario psicodélico con Noo-Noo, una aspiradora inteligente que actúa como ama de llaves, y el Bebé Sol que también hace las veces de secundario. Por eso, Teletubbies siempre me pareció una serie muy lúdica y mágica, pero lo cierto es que de pequeña no tenía ni idea que esta historia se creó con un propósito determinado.

Los artífices fueron Anne Wood y Andrew Davenport, a quienes se les ocurrió la idea como respuesta a la violencia que había en otras series infantiles de la época como Mighty Morphin Power Rangers, que es el título de la primera entrega de la franquicia Power Rangers. Los protagonistas de esta ficción se siguen concibiendo hoy en día como una suerte de héroes buenos que gracias a una fuente de poder podían transformarse y dejar atrás sus roles más normales. Sin embargo, no hay que olvidar que se la pasaban peleando, haciendo piruetas o sorprendiendo con patadas voladoras que replicaban en la vida real muchos de sus seguidores. Es decir, el método era la pelea física y esto provocaba que algunos niños cuando jugaban a convertirse en sus ídolos televisivos de la pasarán pegándose. Porque si bien yo reconozco que no era muy fan de este título sí que me llamaba la atención precisamente porque esta violencia no resultaba aislada sino que se apreciaba en muchos episodios. Todo lo contrario a Telettubies, vaya.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En el documental de BBC Two Big Hug: The Story Of The Teletubbies, de 1998, se daba a conocer que la presentación de los cuatro adorables y coloridos personajes tenía esa razón de ser. Anne Wood explicó que tenía un programa de televisión en Gran Bretaña titulado Rosie and Jim, una serie infantil que utilizaba marionetas como protagonistas traviesos y que apelaban a la audiencia más pequeña de los hogares. Duró 10 años, de 1990 a 2000, y estos dos muñecos de trapo que vivían a bordo de un barco hacían las delicias de los más pequeños. Pues bien, tanto ella como el cocreador de Teletubbies alucinaron cuando vieron una proyección de Power Rangers durante un vuelo porque esta ficción distaba mucho del contenido más puramente amoroso que ellos ofrecían a la audiencia.

"Con Andy Davenport estábamos volando un día y echaban Power Rangers en la pantalla del avión y nos fijamos qué mensajes dejaban a los niños. Y uno de ellos era que para conseguir propósitos había que patear a todo el mundo. Le dije: Dios mío, me gustaría poder hacer que mis muñecos respondieran a los Power Rangers", comentó Anne Wood en referencia a Rosie and Jim que era muy infantil y muy inocente.

En otras palabras, la creadora quería desarrollar una serie que tuviera una intención directamente contraria a la de Power Rangers, con un gran abrazo convertido en el evento del día y difundiendo el encargo de amarse mutuamente. "Quería hacer un programa que tuviera el mensaje completamente opuesto y que un gran abrazo, quererse mucho mutuamente, fuera el mensaje", destacó Wood. Un propósito que, por otra parte, floreció de la manera más natural durante aquel vuelo cuando cayeron en la cuenta de que querían compartir una historia con contenidos orientados a los bebés y niños de edad preescolar que transmitiera un mensaje alternativo. Y así es como nacieron Tinky Winky, Dipsy, Laa-Laa y Po. Cabe destacar que, tras tener claro la misión de estos muñecos, Andrew Davenport se inspiró en los astronautas, considerando que éstos recuerdan a los niños explorando por primera vez el mundo tras su interés específico en Apolo 11 y el primer alunizaje. De esta manera, los movimientos y apariencia de los personajes remiten a los tripulantes de la NASA.

Hoy en día los cuatro teletubbies son muy reconocidos en la cultura popular hasta el punto de que Los Simpson ha incluido unas cuantas referencias a la famosa serie y sus legendarios personajes a quienes, todo sea dicho, la polémica ha acompañado con acusaciones de lo más insólitas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Por ejemplo, a Tinky Winky siempre se le ha asociado con la comunidad LGBT pero en 2007 hubo una polémica que pasó de castaño oscuro cuando el Gobierno de Polonia investigó si a través de esta serie infantil, y con el protagonista morado portando un bolso, se fomentaba la homosexualidad entre los niños. Asimismo, en alguna ocasión he escuchado críticas hacia esta historia porque supuestamente causaba retraso mental en los más pequeños por la forma de hablar de estos tiernos muñecos de colores centrada en un diálogo no verbal repetitivo.

Pese a cualquier controversia, Teletubbies se coronó como un éxito entre la audiencia infantil, siendo traducida en 45 idiomas diferentes y hasta ganó un premio BAFTA en 1998. Es más, los muñecos fueron el juguete navideño más vendido de 1997 en Gran Bretaña y, hoy en día, se sigue hablando y recordando con cierto halo de nostalgia a los personajes de esta serie narrada por Tim Whitnall.

Más historias que te pueden interesar: