Teléfonos con pantallas plegables: ¿de verdad han llegado para quedarse?

Galaxy Z Flip, el último teléfono plegable de Samsung - Imagen: Daniel Romero/Unsplash

Los teléfonos con pantallas plegables están en boca de todos... y en manos de muy pocos. Es lo que tiene la tecnología cuando es tan nueva, que por mucho que impresione y guste, no siempre el usuario se atreve a dar el paso. El precio juega especialmente en contra, claro: estamos hablando de productos con costes casi prohibitivos para muchos.

Llegados a este punto, ¿cómo está el panorama actual de este tipo de smartphones? ¿realmente hay hueco actualmente para esta propuesta telefónica?


Teléfono plegable Mate X de Huawei. Fue el primero presentado pro la casa asiática.

Y es que tras muchos años viendo prototipos y escuchando promesas de llegadas que nunca se cumplían, por fin los teléfonos plegables son una realidad palpable. El año pasado Samsung y Huawei fueron las primeras en dar el paso. La coreana se estrenó con el Galaxy Fold mientras que la firma china hizo lo propio con el Mate X.

Ambos equipos eso sí tardaron en dejarse ver en el mercado. Los problemas de uso de uno de los teléfonos provocó que la firma contrincante echara el freno y retrasara su puesta a la venta para no tropezar con la misma piedra. Las ventas fueron pequeñas (no se esperaba otra cosa) y la sensación general era que como experimento estos primeros teléfonos estaban bien pero... poco más.

Artículos relacionados:

Llegó entonces Motorola y lo puso todo patas arriba. La firma propiedad de Lenovo presentó el RAZR 2019, un equipo que bebía de la esencia del smartphone de antaño pero echan mano de las virtudes de la pantalla flexible. Presentaba además un planteamiento diferente a lo visto hasta ahora. En lugar de un teléfono de tipo “libro” de tamaño actual (en torno a las 6 pulgadas) que se abría para convertirse en una tablet, Moto quiere que llevemos en el bolsillo algo muy pequeño que al abrirse se “convierta” en un móvil.

Tres teléfonos de tres marcas muy importantes y un 2020 por delante. ¿Cuál sería el próximo movimiento? Pues nada menos que el de Samsung, que lejos a presentarnos otro Fold, decidió seguir la estala del RAZR con un modelo, el Z Flip, que también se cierra para ocupar menos espacio. La casa china, por su parte, lo tiene claro: Huawei y sus teléfonos plegables serán siempre sinónimo de mejorar la experiencia de los usuarios y eso pasa por ofrecer un dispositivo que se pueda transformar en algo más grande y cómodo para interactuar con él.

Artículos relacionados:

Puestas así las cosas, ¿qué podemos esperar de los próximos movimientos de las principales firmas del sector? Pues mucha innovación pero desgraciadamente poca distribución.

Los precios aún van a tardar en bajar (la tecnología que subyace en estos equipos sigue siendo reciente y cara), por lo que estos teléfonos seguirán siendo algo muy lejano para la gran mayoría del público. No es hasta que su coste se “democratice” cuando realmente podremos comprobar cómo ha calado en el estilo de consumo de las personas y si realmente estas apuestan por el planteamiento plegable como una característica con valor real para el usuario.

El último teléfono plegable de Huawei es el Mate Xs

En cuanto al diseño, es todo muy impredecible aún. Creíamos que los plegables apostarían siempre por ser teléfonos que se convierten en tablets, sin embargo, el nuevo RAZR consiguió hacernos dudar si verdaderamente lo que en realidad queremos es que el teléfono deje de ocupar tanto en el bolsillo. Será interesante ver cuál es el próximo gran fabricante que se atreve a lanzar el suyo (prototipos hay unos cuantos, pero con miras a salir muy pocos) y comprobar hacia dónde se inclina la balanza.

Y tú, ¿qué tipo de estilo prefieres?