Kiko Rivera interviene en 'Viva la vida' para calmar a Irene Rosales y ya de paso mandar un mensaje a su madre

Cine 54
·5 min de lectura

Irene Rosales ha vivido una de sus tardes más complicadas como colaboradora de Viva la vida por el caso Cantora. La mujer de Kiko Rivera se encuentra en el centro de todas las miradas desde que el DJ mantiene un enfrentamiento público con su madre Isabel Pantoja. Y si bien ya pidió respeto a quienes consideran que es la culpable de este sonado conflicto familiar, lo cierto es que la andaluza se ha derrumbado en el plató y ha decidido abandonar momentáneamente el programa. Y es que la postura de la tertuliana es muy complicada ya que no quiere hablar mal de la abuela de sus hijas. Es entonces cuando su pareja ha decidido intervenir en directo y mandarle un mensaje demoledor a la cantante de coplas.

©Twitter (@VivaLaVidaT5)
©Twitter (@VivaLaVidaT5)

A la mediática pelea entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja cada vez se suman más personas aunque si hay alguien que desde el primer momento ha estado el ojo del huracán esa es Irene Rosales quien, en la última entrega emitida de Viva la vida, ha abandonado el plató entre lágrimas debido a la presión del escándalo Cantora. Y es que aunque la andaluza ha intentado poner algo de calma en el culebrón, que se haya convertido en el monotema de Sálvame, Sábado Deluxe y Viva la vida no ayuda al temple de la protagonista que, al final, ha saltado por los aires ante tal aluvión de información.

“Nos sabe muy mal este momento. En la situación en la que estamos que no puedes abrazar, que no puedes acercarte, que no puedes consolar, lo mejor es que salga. Está en medio de todo esto y no es la responsable de lo que está ocurriendo. Ella tendrá que ir a casa y hablar con su marido de la forma que está”, ha justificado la presentadora sustituta Sandra Barneda minutos antes de que Kiko Rivera haya consolado a la colaboradora.

Y es que Irene Rosales ha regresado al plató y se ha mostrado visiblemente emocionada escuchando el mensaje del padre de sus hijas. Me siento súper orgulloso de ti, si me rompe el alma es verte llorar. Eres lo mejor que me ha pasado en la vida, no me gusta verte así”, han sido las primeras palabras de ánimo del DJ hacia su mujer tras recalcar la complicada posición en la que se encuentra.

“La postura que tienes es la correcta porque, dentro de lo mal que lo estoy pasando, no deja de ser mi madre. La presión a la que tú estás metida ahora mismo, en estos momentos, no cualquiera la puede llevar. Y no quiero verte llorar. Saca fuerzas, saca lo que tengas que sacar. Trabajas en un programa maravilloso con una gente que te quiere y te respeta muchísimo y no llores. Ya lo paso yo mal por ti, yo no quiero que tú lo pases mal. Vamos a tirar para adelante y ya sabes que aquí en casa, las cosas que hablamos tú y yo, son nuestras”, ha continuado.

En este punto Irene Rosales ha reconocido que siente mucha presión y responsabilidad y por eso ha tenido que abandonar el plató por unos instantes: “Es mi marido y le voy a apoyar en todo. Es un tema muy duro que no se está hablando de que sea una discusión entre madre e hijo por cualquier chorrada, es un tema muy delicado y que yo tengo mucha presión por el tema en general porque no deja de ser la abuela de mis hijas.

En este contexto, Kiko Rivera ha aprovechado para lanzar un mensaje a su madre. El primogénito de Isabel Pantoja ha dejado claro que él no quiere ni herencia ni dinero, yo lo que quiero es que mi madre, en un futuro, no me deje un marrón ni yo a mis hijos. Y es lo que estoy solucionando. La gente está empeñada en la herencia y a mí la herencia me da igual. Llevo 36 años sin heredar nada de mi padre, me da igual. Yo lo que quiero es que mi madre no me deje a mí un pufo. Ya está”.

Asimismo el DJ ha confesado que psicológicamente está hundido: “No me pego todo el día llorando en casa ni mucho menos, pero yo tengo mis momentos. Lo único que quiero es que esta pesadilla pase pronto y pasará en el momento que mi madre solucione y no me deje el pufo. Ya de ahí, que esto siga público o no, vuelvo a repetirlo, que depende de ella. Si este teléfono suena y me da las explicaciones necesarias, públicamente se frenará, internamente seguiremos teniendo el problema para siempre".

Kiko Rivera ha compartido igualmente el motivo por el cual cree que su madre no descuelga el teléfono: “No sé si es que no tiene valor. Ya sabemos que mi madre es un poco orgullosa, pero creo que el orgullo a veces hay que tragárselo. Por la salud de todos debería de hacerlo”.

Lo cierto es que desde que decidiera tirar de la manta en Cantora, la herencia envenenada, Kiko Rivera ha apoyado siempre a su mujer y, como ha recordado en Viva la vida, no se arrepiente de todo lo que ha dicho y hecho con respecto a su madre por ella porque “eres mi madre y me has dado la vida, pero mi mujer me ha salvado. Es la que convive conmigo día a día, la que aguanta mis malos humores, la que está conmigo en los buenos momentos y la madre de mis hijos, ahí muero yo. La toque quien la toque, sea quien sea, pego bocado”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@VivaLaVidaT5)