Telecinco tiene delante de sus narices la clave del éxito y es una serie de hace años

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- El reinado de Sálvame se tambalea en Telecinco. Desde el verano las audiencias no acompañan fuertemente al programa, que ve una fuerte amenaza en la serie Tierra Amarga de Antena 3. El formato de corazón de Mediaset evoluciona hacia unos derroteros cada vez más endogámicos, tratando una y otra vez los mismos temas, con los mismos protagonistas, y eso podría haber comenzado a cansar el respetable. Y por eso, la cadena quizás debería reaccionar, hacer una pausa y redefinir la estrategia de su programación.

Y si me permiten una sugerencia: volver apostar por una ficción diaria que, al parecer, es lo que demanda el público. Como por ejemplo, El Súper, historia de todos los días, aquella serie que fue la reina de las tardes en los años 90.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay una cosa que está clara: la nostalgia funciona. Y mucho. En poco más de un año Atresmedia ha dado un nuevo soplo de vida a Física o química, Los hombres de Paco, Los protegidos yEl internado. Grandes marcas de ficción, que tocan la fibra sensible del público, y que tienen un gancho ideal para dedicarles un rato, recordando viejos tiempos y dejándote atrapar por nuevas historias.

En los tres primeros casos, Atresmedia ha apostado por continuaciones directas de las series que nos enamoraron hace 10 y 15 años atrás. Con El Internado se ha ido un paso más y se ha hecho un reinicio, manteniendo el espíritu de la original, pero trasladando la acción a un nuevo centro de estudios, ahora llamado Las Cumbres.

Esa estrategia, sin embargo, dista mucho de la de Telecinco. Y no será porque no tuvo sonados éxitos en ficción: Médico de familia, Periodistas, El Comisario, Hospital Central. Sin olvidar sus tiras diarias, como Yo soy Bea, Al salir de clase, o la ya mencionada El Súper, historia de todos los días, que estuvo tres años en antena con más de 700 episodios a sus espaldas, divididos en cuatro temporadas.

En el caso de El Súper (1996-1999), un reinicio de la serie encajaría muy bien con el espíritu de Telecinco. Cada día unos tres millones de espectadores se asomaban a aquel comercio de barrio para seguir de cerca la vida de sus trabajadores, proveedores y vecinos. Amores, infidelidades, traiciones, bigamias, hijos secretos y negocios oscuros llenaban las tramas de los episodios, en los que también había pequeños descansos con humor y buenas intenciones. En definitiva, un tipo de contenido muy afín para el horario de tarde.

Un punto a favor de que fuese El Súper, historias de todos los días la serie que regresase y no otra es porque forma parte de la historia de la televisión. Fue la primera producción nacional destinada a emitirse de lunes a viernes -hasta entonces, las tiras diarias eran territorio exclusivo de las telenovelas sudamericanas, como Topacio, Rubí, La dama de Rosa o Cristal-. Sin olvidar las soap operasamericanas, como Santa Bárbara o Dinastía. Quizá por eso el público la recibió tan bien, porque supo captar la esencia de estos culebrones y adaptarlo a la realidad de los españoles. Su acción no transcurría en el mundo de la moda, ni en altas empresas de viñedos ni nada parecido: el epicentro de la acción era un lugar tan común, tan conocido por todos, como un supermercado de barrio, pequeño, con sus dos o tres cajeras charlando de lo divino y de lo humano mientras esperan a que pase el próximo cliente.

La serie ensalzó a Natalia Millán, que era la sufrida Julia, la principal protagonista, y que incluso se encargaba de cantar la sintonía durante las dos primeras temporadas. Con ella estabanChisco Amado, Paca Gabaldón, Manuel Navarro, Andrés Resino, Manolo Zarzo, Mercedes Alonso, Teté Delgado, Rosa Campillo, Mónica Estarreado y Juan y Medio, entre tantos otros. Como curiosidad, he de apuntar que en el equipo de guionistas había un joven que ya había escrito culebrones venezolanos, y que más tarde se convirtió en una estrella de nuestra televisión: Boris Izaguirre.

Hay que mencionar que, en la actualidad, Telecinco no parece tener mucha fe en sus series. Algunas que estaban destinadas a esta cadena, como Caronte, fueron estrenadas finalmente en Cuatro. Otras, como El Pueblo, han regresado en baja forma tras un tiempo en el cajón, y en lugar de promocionarlas más, se ha optado por emitirlas más tarde y casi de tapadillo.

El mundo del corazón (y el de los realities) está bien, pero si hay algo que gusta ahora mismo al público en general son las series. Se consumen más que nunca. Y no solo a través de plataformas de pago como Netflix, Amazon Prime o HBO. Las series diarias tienen un público muy fiel, lo tiene Tierra Amarga en las tardes de Antena 3, Te alquilo mi amor y Love is in the air en Divinity, o El cuerpo del deseo y Marido en alquilerde Nova (que es la cadena líder en las temáticas).

Después de 11 años en antena, Sálvame parece necesitar cambios de aires, un descanso (que no se lo toma ni en verano) o darse menos tiempo en parrilla para reubicarse con su público y hacerse extrañar un poco. Y por todo esto, Telecinco debería dar un paso al frente y hacer una de esas apuestas que dejen a todos con la boca abierta, que supongan un verdadero cambio de rumbo en su forma de entender el consumo televisivo. Que sea una competencia directa para el fenómeno de las series turcas. Y en ese sentido, El Súper, historia de todos los días, se antoja como una apuesta casi segura.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente