Telecinco tensa la cuerda con una guerra interna sobre Rocío Carrasco

Cine 54
·5 min de lectura

Por Begoña Mena.- Con siete episodios emitidos, Rocío, contar la verdad para seguir viva no deja de generar polémicas en los platós de Telecinco. Porque mientras unos defienden su testimonio a capa y espada, otros ponen en tela de juicio algunos detalles de su relato y la esposa de Antonio David añade más leña al fuego desde Honduras. Una batalla de contradicciones de la que somos testigos en la parrilla de la misma cadena y que podría terminar jugando en su contra.

Rocío Carrasco ya ha pedido parar la emisión de la serie documental para asistir al plató el próximo miércoles y aclarar las dudas, cuestiones o preguntas que hayan surgido de sus confesiones hasta ahora. Sin embargo, muchas de esas dudas parten de esos mismos focos dispares que lanza la programación de la cadena. De momento parece que Telecinco lo tiene bajo control pero... ¿hasta cuándo?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Entre los episodios del documental que más juicios de valor ha suscitado está el de su intento de suicidio. A lo largo de esta semana, hemos visto y escuchado una cosa un día y la contraria, el otro. Primero fue Jorge Javier Vázquez quien defendió el pasado martes en Sálvame la veracidad de su testimonio aclarando que tomó píldoras de tres fármacos distintos, no tres pastillas como se había afirmado en un artículo de El Mundo. Tras esto, no dudó en criticar a los medios, sin dar nombres concretos, que han puesto en duda la voz de Rocío. Sin embargo, al día siguiente, la cadena tiró por tierra este argumento cuando el colaborador de El programa de Ana Rosa, Dani Montero, mantuvo el cuestionamiento a la hija de Rocío Jurado, diciendo que si alguien realmente se quiere matar, “se sube a un séptimo piso o se pone delante de un tren”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esa misma noche, el monólogo de Carlota Corredera, previo a la emisión del documental, se mantuvo en la misma línea que la de su compañero de Sálvame. A la protección constante que le otorga a la figura de Rocío desde todos sus foros, añadió toda una argumentación en defensa de su versión; la que apuntaba a una sobreingesta de pastillas para quitarse la vida. Corredera hizo referencia a la incuestionabilidad de los hechos y las pruebas para darle su apoyo, justo antes de la emisión en la que se revelaba el informe médico que avalaba la postura de Carrasco.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A esta estrategia veleta de la cadena se le añade un tercer elemento. Uno que suma aún más distorsión al contenido televisivo sobre Rocío Carrasco en los programas de Mediaset. Y es la figura de Olga Moreno, la actual mujer de Antonio Flores en la isla de Supervivientes. La andaluza está dando juego desde la isla, siendo el centro de muchos debates entre tertulianos y colaboradores que la defienden o critican por estar hablando de Rocío y sus hijos, en lugar de centrarse en su concurso. Son muchos los usuarios de redes sociales que han volcado su rechazo ante los comentarios de Olga, y que, en definitiva, terminan cuestionando el interés de la cadena por dejar el debate abierto desde varios ángulos diferentes.

Sin olvidar tampoco las discusiones que se abren cada tarde en Sálvame entre Kiko Matamoros, amigo de Amador Mohedano y defensor, al menos hasta hace poco, de Antonio David Flores, y algunos compañeros. Sus debates subidos de volumen con Carlota Corredera, así como las críticas de Laura Fa a su amiga Lydia Lozano mientras Paloma García-Pelayo y Marc Giró la criticaron por la aparente falta de rigor periodístico en el pasado al dar información que le facilitaba Antonio David, sin contrastarla. Y en el medio, Jorge Javier Vázquez fulminando a su propia cadena alertando sobre los riesgos de seguir alimentando el debate. Un lío.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Entonces, ¿está Telecinco calibrando hasta dónde puede llevarle este debate “sin límites”? ¿puede este juego volverse en su contra? Tensar tanto la cuerda de la polémica y el cambio de guion podría explotarle de la noche a la mañana.

Por un lado, puede hacer estallar de forma radical las audiencias, en un momento en el que el documental es líder del prime time de los miércoles por quinta semana consecutiva, alcanzando los 2,1 millones de espectadores. ¿Por qué? Porque cabe la posibilidad de que los espectadores se cansen o se indignen por los comentarios o la falta de tacto de algunos tertulianos con el tema (ya demostraron durante la tertulia de AR que el suceso del suicidio se les fue de las manos) y que, en consecuencia incluso empiecen a pedir boicotsa ciertos programas o colaboradores. Y por otro, porque puede incrementar la intensidad de las tertulias, producir disputas entre colaboradores y que estos opten por las descalificaciones, como ya está pasando contra Lydia Lozano o con Miguel Friguenti que no se pone frenos a la hora de plantarse ante sus propios compañeros en plató y en Twitter. 

De momento tendremos que esperar a ver cuál es la deriva final de esta estrategia televisiva. Por ahora parece que la cadena tiene la situación bajo control, pero la ausencia marcada de límites a la hora de tratar el tema fuera de las cuidadas tertulias de los miércoles -cuando se emite la serie documental con especialistas incluidos- los podría posicionarla en una cuerda floja. Desde luego no pinta bien si continua in crescendo. Veremos si la aparición de la afectada en plató puede ser un punto de inflexión que calme o que, por el contrario, encienda más todavía toda esta controversia.

Más historias que te pueden interesar: