Supervivientes 2020: Hugo e Ivana, ¿montaje en toda regla o amor del bueno?

Lo suyo fue llegar y besar el santo. Y nunca mejor dicho. Hugo Sierra e Ivana Icardi no dieron tiempo a que su romance se cocinara a fuego lento y cuando menos lo esperamos, ¡zas! En menos de una semana concursando en Supervivientes se besaron, se acariciaron y hasta hicieron palmeroning bajo la luz de la luna hondureña. Todo parecía planificado, forzado y poco creíble... hasta ahora. Hugana empieza a tomar forma y demostrar que, quizás, lo suyo sí es amor. La salvación de la pareja este jueves en la gala más corta de la historia (duró una hora menos) ha demostrado que la carpeta de esta edición se ha ganado un voto de confianza.

Ahora depende de ellos, y de la pasión que le pongan, que la cosa no se tuerza y logren transmitir ese amor de telenovela que ambos aseguran sentir.

Hugo Sierra e Ivana Icardi en 'Supervivientes' (Twitter/@Supervivientes)

De momento están haciendo los deberes bien. Hay situaciones que no se pueden fingir a menos que seas un actor de primera, algo que ninguno de los dos son. Este jueves la primera expulsada era Ivana, un batacazo que rompía el corazón de Hugo. El uruguayo no pudo contener las lágrimas ni el coraje de ver cómo el público fue a machete contra ella y su relación. Pero como él no es de quedarse calladito, solo cuando la cosa no va con él, soltó una indirecta bien directa a ¿su ex y Gianmarco? Pasen, vean y decidan. "La reflexión que hago es que las parejas normales, las parejas legales, las parejas que se aman bien no gustan, gusta el morbo, gusta lo clandestino, y quien se sienta aludido tendrá la conciencia no tranquila", dijo tras la salida de su chica.

Menudo zasca para Giandara. Por mucho que Elena, la madre de Adara, intentó arreglarlo diciendo que no creía que este comentario fuese por su hija y el italiano, lo sentimos mucho pero todos lo pillamos. Más claro el agua. Y por si no se le había entendido a la primera, su ex yerno insistió en que lo suyo era amor del bueno. “Yo el premio ya me lo llevé. Fue un flechazo. Me enamoré de esta chica”, expresó contundente ante la mirada de enamorada de la argentina. Hugo no había hablado tanto y con tanta fuerza en las casi cuatro semanas de concurso, así que no nos queda otra que creerle.

Parece que el público también empieza a hacerlo. Él era el segundo expulsado de la noche. Una derrota que aceptó con deportividad. Lo que ni él ni Ivana se imaginaban es que se reencontrarían en la isla de los Desvalidos. Allí tendrían una segunda oportunidad para quedarse y vivir su amor sin grupos ni separaciones, sino con toda una isla para ellos solos y un sinfín de momentos románticos que ofrecernos. Ahí lo dejamos. La parejita volvía a ponerse en la palestra minutos después de ser expulsados de Cayo Paloma y, visto lo visto poco antes, tenían todas las papeletas para que uno de los dos fuese enviado a su casita.

Qué equivocados estábamos. La audiencia, que dicen por ahí es soberana, decidió quitarse de en medio a Vicky Larraz, que por cierto ha he hecho un concurso muy decente, y dejar a los tortolitos vivir su amor. ¿Qué significa esto? Pues hay dos interpretaciones. O bien que la cantante de Bravo Samurai les aburría soberanamente o que el público tiene ganas de Hugana, de morbo y de ver hasta dónde puede llegar este amore. La cosa es que se quedan y es la oportunidad perfecta para ver cómo se desarrolla esta relación por la que nadie apostaba un duro desde el principio.

Ni siquiera Gianmarco Onestini y Adara Molinero se lo tragan. La parejita feliz no se ha creído esta historia y así lo han expresado en sus redes sociales y en sus diversas entrevistas. “No han pasado ni cuatro días y tengo ya que ver esta payasada”, escribió el ganador de El tiempo del descuento en su cuenta de Twitter. El italiano fue tema de conversación entre Hugo e Ivana al principio de SV, ambos seguían cuestionando las verdaderas intenciones de GM y esto no hizo ninguna gracia a Giandara. Por su parte, Adari, además de defender a su chico a capa y espada, confesó que esta relación de su ex con Ivana le parecía “cutre”, dijo al programa MYHYV. “Me da un poco de asco”, siguió.

Unas sensaciones que, seamos sinceros, muchos tuvimos al comienzo de este romance exprés tan inesperado. Sin embargo, lo que parecía un teatro para crear contenido y dar de qué hablar se ha transformado en una historia cada vez con más fundamento. El despecho les acercó y, por qué no, también les permitió conocerse más íntimamente hasta enamorarse. Buscaron refugio el uno en el otro y Cupido hizo una de sus jugarretas.

Con su estancia en la isla tienen la oportunidad de callar todas las bocas que les acusaron de montar un circo. Hugo ya ha dicho que la ama e incluso ha confesado sus intenciones de seguir su romance fuera. Los ojos de la audiencia están puestos en ellos. Es la trama que más juego puede dar si se lo proponen. La cosa se pone interesante porque ahora que han cogido el gustillo a la isla y a la vida salvaje puede que empiecen a soltarse, a irse de la lengua y a darnos un poquito más de contenido, que falta nos hace. De momento el apoyo hacia la pareja está en alza.

Es su oportunidad para brillar y, cuidado, para aguantar en el concurso porque nada es lo que parece, y los que hoy son los más odiados mañana son los más queridos. Comenzaron con mal pie y con muchos detractores pero todo puede cambiar en un segundo. El amor hace al malo vencedor y en esto de los realities una carpeta tiene el pase asegurado a la final. Todavía queda para eso pero de momento ya se han salvado de su primera expulsión y eso ya es un paso. Seguiremos atentos a las próximas entregas de Hugana.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/Supervivientes