La crisis del coronavirus provoca que la gala 5 de 'Supervivientes' acabe antes y de forma apresurada

Un plató desolado y un contenido pobre. Así se podría definir a grandes rasgos la gala 5 de Supervivientes 2020 que ha quedado marcada por la expulsión definitiva de Vicky Larraz y el destierro de la pareja Hugo Sierra e Ivana Icardi. El programa de Telecinco ha desconcertado a los seguidores con una hora menos de entrega en directo, sin la llegada del segundo expulsado Alejandro Reyes ni la despedida de Lara Álvarez. Y es que la crisis del coronavirus, y el actual estado de alarma decretado en España, han provocado una perturbación sin precedentes en el reality.

(©Twitter @Supervivientes)

Telecinco ha emitido una gala de Supervivientes excepcional en la que ha dejado ver las consecuencias del estado de alarma que actualmente se vive en España por la crisis del coronavirus. Jorge Javier Vázquez ha despedido la entrega a las 0:44 horas, cuando siempre lo ha hecho una hora más tarde, por lo que la gala ha sido más breve que las anteriores (seguramente por la falta de medios y personal). Y lo ha hecho si tan siquiera decir adiós a Lara Álvarez, como suele ser habitual en la última conexión desde Honduras.

Los seguidores del reality, si bien entienden la situación inédita que se vive en nuestro país, esperan como agua de mayo la emisión para distraerse en estos complicados momentos. Así, también han echado en falta las explicaciones por parte del programa por no entrevistar a Alejandro Reyes, el último expulsado del reality, que ni ha entrado a plató ni se conoce si ha llegado a España ya que el Gobierno de Honduras decretó el estado de excepción y el cierre de fronteras el pasado 17 de marzo por miedo a la propagación del covid-19. De hecho, la propia Ivonne Reyes ha pedido que informaran del estado del joven que se queda sin hablar de su paso por el concurso como en cambio sí hizo Beatriz Retamal

A todo esto hay que sumar una imagen inaudita en el reality de supervivencia que se ha extendido por todos los espacios de la parrilla televisiva. Y es que, como medida de prevención, las gradas han permanecido vacías de público y bajo mínimos de colaboradores. De hecho, Jorge Javier Vázquez ha explicado que se había maquillado y peinado él mismo ya que los trabajadores de dicho sector están temporalmente fuera de servicio.

“Quiero avisar una cosa, que a lo mejor los espectadores no se han dado cuenta porque esta cara resiste lo que sea, pero ya no tenemos ni maquillaje ni peluquería. La verdad que podría estar peleándome con el secador y poniéndome polvos para quitar los brillos pero es que me da mucha pereza. Y la verdad que para hacerlo mal y salir como un cuadro de Picasso… esto es lo que hay y nos vamos acostumbrado todos. No obstante, ha asegurado que no es algo que le importe: “¡Vamos a ver cómo acabamos la cuarentena! Porque ahora entiendo a las señoras cuando salen con las raíces”.

Ahora solo queda esperar si estas limitaciones, cambios en la duración y el contenido tradicional del programa le pasarán la factura definitiva al programa. ¿Qué sentido tendría sacar adelante una edición reducida a la mínima expresión?

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@Supervivientes)