Supervivientes: una jugada de Elena contra Hugo desata la guerra entre su hija Adara y los Sierra

Las tormentas eléctricas han llegado hasta Supervivientes, y no hablamos precisamente del fuerte temporal, que también lo ha habido. Elena Rodríguez, la madre de Adara Molinero, ha sacado su carácter y algún que otro trapo sucio sobre su ex yerno, Hugo Sierra, y se ha armado la marimorena. La concursante entró siendo cordial con él pero lo de ser políticamente correcta le ha durado poco, una semana para ser exactos. El incipiente romance entre el ganador de GH Revolution e Ivana Icardi ha sido el detonante para que Elena se fuera de la lengua y soltara una bomba demasiado personal sobre el padre de su nieto. Una actitud poco acertada que no ha beneficiado ni gustado a su hija y que destapa un juego quizás no tan limpio como se esperaba.

Hugo Sierra y Elena Rodríguez en Supervivientes. (Twitter/@Supervivientes)

Tras ser testigo del tonteo algo precoz entre el uruguayo y la argentina, Elena, que no se lo traga, abrió la caja de Pandora y contó lo más grande de Hugo. Parece ser que el ex de su hija no quería que estuviera en el parto. Me pidieron, y yo creo que es por él, que no fuera al parto de mi hija, contó ante la mirada atónita de sus compañeros. Un comentario que han puesto en directo a Hugo y que le ha hecho explotar contra su ex suegra. “No mientas más, a la media hora que nació mi hijo ya estabas ahí. Mi madre y tú entraron a ver al bebé”, le ha reprochado el concursante con un gran malestar. Visto desde fuera parece como si Elena hubiera estado esperando un tropezón de Hugo para empezar a sacar su artillería. 

A pesar de lo incómodo e íntimo que es este tema para Adara por implicar a una tercera personita, Elena ha seguido dando más datos sobre el asunto. "Lo del parto es una verdad, digas tú lo que digas, en el mismo hospital me mandabas para fuera. Tus ganas eran que yo no estuviera ahí", le ha respondido. ¿Era necesario sacar a relucir un dato tan delicado? Pues la verdad es que no. Ni siquiera la ganadora de GH Vip 7 ha entendido la actitud de su madre y así lo ha hecho saber. “No quería tocar este tema, iba a pasar por encima para no tocarlo”, ha dicho a Jorge Javier. El hecho de hacer público este triste episodio cuya verdad sólo saben ellos ha desatado una guerra campal al estilo de los Montesco y los Capuleto, pero entre los Sierra y el clan de Adara.

Desde plató y con la voz entrecortada, Bruno Sierra contaba su versión de los hechos. “Mi madre está muy mal porque ella fue la encargada de buscarla a ella (Elena) al aeropuerto con mi hermana y fueron juntas al hospital a esperar a que el niño llegara al mundo. Entonces me parece rastrero”, ha dicho indignado haciendo pública la llamada de su madre, Adriana Moreira, quien enfadadísima recurrió a Twitter para llamar mentirosa a Elena. Aunque hubiese preferido que este tema no saliera a la luz, Adara se ha visto forzada, muy a su pesar, a hablar sobre de ello y confirmar la versión de su madre. “Tu hermano no quería que mi madre fuera al parto, esa es la verdad. No quería que se quedara en casa recién yo parida. Esa es la realidad, no la soportaba”, dijo la novia de Gianmarco muy cabreada. Aunque lo peor estaba por llegar. “Si me sigue calentando vamos a abrir el cajón de mierda y el grande”, añadió con un tono amenazador.

Aunque Adara ha salido del atolladero bien y sabe defenderse como nadie, la situación ha sido de lo más incómoda. Se nota a la legua que no le ha sentado nada bien que su madre haya desvelado algo tan íntimo y personal. Pero no es la primera vez que Elena lo hace. Al comienzo del concurso también hizo partícipes a sus compañeros de la mala relación que tienen sus dos hijos. La situación entre Adara y su hermano Aitor es tan tensa que su madre no pudo evitar derramar un mar de lágrimas al hablar de ello. Una vez más, la joven no sabía por dónde salir y pronunció las palabras mágicas. “Era innecesario que sacase eso. Me he quedado alucinada porque hablamos antes de que se fuera que no iba a tocar ese tema”, comentó a Jorge Javier.

Pues parece que se le olvidó, ¿o no? Recordemos que Elena es la misma persona que cuando su hija concursaba en Gran Hermano repetía una y otra vez que ese no era su mundo ni le interesaba y ahí está, en primera plana. No nos olvidemos tampoco las veces que puso el dedo en su boca haciendo el gesto de silencio a Adara para que no hablara más de la cuenta sobre Hugo. ¿A qué viene que ella sí lo haga? ¿A qué Elena hay que creerse de las dos? Que nosotros sepamos el problema legal sobre la custodia del bebé en común de la pareja sigue en manos de un juez. Una de dos, o bien Elena es muy espontánea y se le ha ido la cosa de las manos sin querer o, lo que es más probable, está empezando a jugar y sacando la patita poco a poco.

De sobra es conocido el choque de caracteres entre Adara y su madre. Ambas se han cansado de repetirlo en plató. Se adoran pero tienen unas broncas monumentales por su forma diferente de ver las cosas y su fuerte carácter. Será su madre pero eso no va impedir que Adara diga lo que piensa abiertamente. Mismamente esta semana en MYHYV confesó que no le hizo ni pizca de gracia que su progenitora hiciera un comentario algo despectivo sobre Gianmarco en Supervivientes. Cuando Hugo e Ivana empezaron a flirtear Elena le gritó a la argentina que no volviera a picar del anzuelo haciendo referencia a la historia que vivió con el italiano en el Grande Fratello. La bromita de mamá no gustó ni un pelo a su hija. “Ahí no tiene razón”, dijo algo molesta.

¿A qué está jugando Elena entonces? Habla poco pero cuando lo hace sube el pan. Sus actos han tenido consecuencias y Hugo ya le ha declarado la guerra, al menos de momento. Para empezar y como privilegio ha impedido que Elena pudiera participar en el juego de líder y le ha desterrado directamente al grupo de los siervos. Además ha sido su nominada de esta semana a la espera de ver cómo les va estos días que están en el mismo grupo. La cosa no pinta bien. Entre ellos hay muchas cosas sin decir y los nervios están a flor de piel. Así que su mala relación promete darnos más carnaza.

Desde fuera quien lo sufre es Adara. La concursante no quiere que su hijo esté en boca de nadie. Ella no le citó durante su paso por GH y ahora es su madre quien está jugando con fuego y haciendo justamente lo contrario. No es su historia ni es su vida, es la de su hija y solo ella tiene el derecho de vivirla como quiera, se equivoque o no. Adara ha defendido a su madre a capa y espada pero no ha comprendido esta salida de tono y muchos de los telespectadores tampoco. Madre no hay más que una, cierto es, pero eso no significa que siempre lleven la razón. Elena se ha librado de la nominación y tiene una semana más para enmendar su juego o terminar de torcerlo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/Supervivientes