¿Es Ana María Aldón la nueva versión de Rosa Benito en 'Supervivientes'?

Ha entrado en Supervivientes siendo ‘la mujer de’ pero a Ana María Aldón le han hecho falta pocos días para demostrar que se las apaña muy bien sin tener que mencionar el nombre de José Ortega Cano. Tal es su desparpajo que, aunque las comparaciones son odiosas, muchos de sus comportamientos en el reality han recordado, y mucho, a la mismísima Rosa Benito, ganadora de este programa en 2011. Similitudes hay, pero aquí el tema es otro. ¿Es pura casualidad o la lección viene aprendida de casa visto el tirón que tuvo la cuñada de Rocío Jurado? He ahí la pregunta del millón.

Ana María Aldón en Supervivientes. (Twitter/@Supervivientes)

Empezó calladita y sin hacer mucho ruido, pero la ex frutera ya se ha convertido en una de las protagonistas principales del concurso. Su carita de felicidad en los primeros días de preconvivencia y sus ganas de marcha hacían ver la otra versión de Ana María. La mujer del torero se ha soltado la melena y ha sacado la niña que lleva dentro. “Ha sido llegar aquí y liberarme. Me siento liberada”, dijo al comienzo del programa. Una escena que nos ha resultado muy familiar por su parecido a ese momentazo de La Benito en la palapa contando sus frustraciones como mujer.

Pero es que resulta que este domingo en Conexión Honduras nos hemos enterado de que hay un punto más en común. Si rebobinamos recordaremos que Rosa de España hizo muy buenas migas con un buen mozo llamado José Manuel Montalvo. El modelo y la esposa entonces de Amador Mohedano tuvieron mucha química y a la ex colaboradora de Sálvame le daba la risa tonta siempre que le tenía cerca. Una amistad muy similar a la que algunos concursantes de la actual edición ya han empezado a ver, no con muy buenos ojos, entre Ana María y Antonio Pavón.

Su amor por Andalucía y el Rocío les une y ya se han marcado algún que otro cante y baile en su honor. Hay buen rollito y eso se percibe en el ambiente. Sin embargo, esta unión tan bonita no le está gustando nada a Rocío Flores. La hija de Antonio David tuvo una bronca monumental con el torero con faltas de respeto incluidas y un tono bastante subidito por parte del diestro. ¿Y qué hizo la esposa de su abuelastro? Pues quedarse calladita. Ella se lavó las manos como Poncio Pilatos y lo único que se le ocurrió decir fue que la cosa no iba con ella y que la niña sabía defenderse solita.

Eso ocurría en la gala del jueves pero la jugada fue vox populi entre sus compis los días posteriores. Tanto Jose Antonio Avilés como Elena Rodríguez, entre otros, no entendieron cómo no sacó la cara por la joven que, aunque no lleva su sangre, de alguna manera es de la familia. “Mi concurso es mi concurso”, ha dicho bien alto para que quede clarito. Según Ana María ella no tenía que ir contra Pavón porque es su compañero y no le ha hecho nada. Además, da a entender que antes de entrar ella, su familia y Rocío han hablado y acordado que cada una haga lo que tenga que hacer de forma independiente. Algo que también corroboró Antonio David en plató.

Una decisión muy respetable, pero de ahí a ignorar la mayor y pasar de todo, hay mucha diferencia. Ofendida por los reproches de sus compañeros por no defender a Rocío se ha levantado y les ha dejado con la palabra en la boca. Conclusión: que ella ha venido a Supervivientes a hablar de su libro, como diría Francisco Umbral, y los demás que se busquen la vida.

Una actitud que, fíjate por donde, ha sido duramente criticada en plató por Rosa Benito que no ha visto ni medio bien que no haya puesto un parón a la actitud prepotente de Pavón con la joven. “No sacó la cara por ella. A mí como persona me dolió y mucho, con todo lo que le dijeron a Rocío esa señora se calló”, ha dicho indignada al presentador Jordi González y los allí presentes. Una defensa aplaudida lógicamente por su padre, Antonio David, quien sin querer mojarse demasiado para no echar más leña al fuego ha reconocido que no ha entendido nada esta jugada.

Ni él, ni su esposo Ortega Cano. El ex marido de Rocío Carrasco ha soltado una bomba en plató asegurando que el torero le había contactado para decirle que no entendía el comportamiento de su mujer con su hija. Pues ahí tenemos otra similitud entre Ana María y Rosa. Y es que Amador Mohedano tampoco comprendió mucho la actitud de su mujer diciendo que no era feliz y mucho menos las risas y el roneo con Montalvo. Así empezó la cosa y acabó en divorcio, así que cuidadito que el programa acaba de empezar.

La mujer de carácter dócil y apaciguado ha despertado y sacado su otra cara, la más aguerrida y explosiva. Dice lo que piensa y no se corta un pelo, “Yo no me siento culpable de nada”, ha dicho sobre su actitud con Rocío hija. Ésta, por su parte, cree que esas migas raras que está haciendo con Pavón le van a pasar factura y así mismo se lo ha hecho saber a Ana María en su propia cara. “¿Y el tonteo que se trae contigo? ¿Hablamos de eso? ¿Lo ponemos sobre la mesa?”, le ha dicho sin cortarse un pelo ante la mirada atónita de su interlocutora.

Segundos después y para evitar malos entendidos, Rocío ha dejado claro que el tonteo es más por parte de él ya que lo único que le interesa es arrimarse por el interés. El silencio otorga y Ana María no ha dicho ni mu. Ella se lleva bien con Pavón y no piensa criticar al muchacho. Guste o no su reacción, ese genio, ese carácter y, por qué no decirlo, esa gracia del Sur pues le están haciendo ganar puntos a la concursante y aunque todavía es muy pronto para hablar de ganadores, al menos está dando vídeos y mucho de qué hablar, cosa que otros no. Ahora bien, ¿es realmente así porque le nace naturalmente o porque está jugando y quiere quitarse del medio a Rocío que es una rival fuerte?

Pues eso ya se verá. De momento lo de quedarse agazapada mientras pasan los días no parece un plan atractivo para Ana María. En apenas dos semanas se ha abierto, no en canal, pero va camino de ello. Hace lo que quiere, no lo que se espera de ella, dice lo que piensa, le pese a quien le pese, y oye, eso tiene mérito. Por eso recuerda a La Benito, porque ella también se olvidó de lo que tenía fuera y sacó a esa Rosa desconocida que la hizo ganadora de los 200 mil euros y de una legión de fans. Aunque con tramas diferentes, Ana María le sigue los pasos muy de cerca, así que no la perdamos de vista.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/Supervivientes