La metamorfosis de Yiya tras su paso por 'Supervivientes 2020': se rompe pidiendo perdón a sus familiares

Si hay una concursante para la que Supervivientes 2020 ha marcado un antes y un después en su vida esa es Yiya. La última expulsada del reality de Telecinco ha explicado en Conexión Honduras que la experiencia en la isla le ha hecho cambiar su mentalidad y apreciar más los momentos con su familia. Es por esto que la joven extremeña ha querido dejar atrás los malos rollos con sus seres queridos y se ha derrumbado en directo pidiendo perdón a sus familiares.

(©Mediaset)

Durante la gala presentada por Jordi González la exconcursante ha vuelto a abrirse en canal tras dejar con los pelos de punta a Jorge Javier Vázquez con la confesión de que pretende ser una nueva Yiya, la misma que ha descubierto que ha perdido 13,5 kilos durante su participación en el programa. La protagonista de Un príncipe para tres princesas ha mostrado una metamorfosis en su comportamiento y deja atrás, por ejemplo, todos los malos rollos con Rocío Flores que se convirtió en su enemiga desde prácticamente el arranque del reality pero a quien le dedicó unas bonitas palabras durante sus últimos minutos en La Palapa.

"No necesitaba de su beneplácito ni de su apoyo para estar aquí. Con lo cual no necesitaba que ella me otorgase minutos de gloria", ha aseverado la camaleónica participante. Asimismo ha reiterado que "esa evolución que hemos experimentado por ambas partes, y que nos ha llevado a ese punto en el que estamos hoy, se debe a muchos factores. Por su parte es que ella deja de poner esas caras de extreñida y yo me relajo. Por su parte también le habrá venido bien que yo he bajado el perfil y he evolucionado en lo que a ese temperamento desmedido se refiere. Ella es una tía guay porque conserva cualidades que, por ejemplo, en mí han mermado".

Pero hay más porque Yiya ha protagonizado un momento muy emotivo en directo al hablar de la relación con sus familiares: "No me siento perdedora porque he evolucionado mucho pero tengo esa sensación desde la primera semana. Sé que conmigo ha sido muy difícil esa educación pero que gracias", le ha dicho a su madre María Luisa que ha recalcado que está orgullosa de la joven. Tampoco ha podido contener las lágrimas ante las palabras de apoyo de su hermano Juan Carlos: "No se lo hago pasar muy bien a la gente que quiero porque me creo con capacidad de poder decidir sobre sus vidas. Mi hermano también se merece un perdón".

En definitiva, que Yiya reconoce que su carácter le ha traído siempre muchos problemas, pero que ahora está dispuesta a cambiar y ha decidido pasar del odio al amor en su vida. Un giro de 180 grados que sorprende a los espectadores, después de que se coronara como la villana de la edición y que ahora apueste por dejar en Honduras lastres que le impedían avanzar como persona. Así, la amante de las pelucas se deshace de su lenguaje inapropiado y su actitud indomable que le provocaron continuos enfrentamientos en la isla.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset