Los zascas de Rocío Flores a los chicos en la isla la convierten en la concursante más fuerte de 'Supervivientes'

Rocío Flores se ha convertido en la revelación de Supervivientes 2020. Las cámaras han seguido a la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores desde que nació aunque no fue hasta GH VIP 7 que irrumpió en la televisión para defender a su padre a capa y espada y actualmente su nombre acapara titulares por participar en su primer reality. A sus 23 años, no hay concursante que tosa a la nieta de Rocío Jurado y Pedro Carrasco ya que se está haciendo fuerte a golpe de encontronazos, como el que ha mantenido con Ferre, en su mayor reto en la pequeña pantalla.

(©Twitter @Supervivientes)

A pesar de que durante las primeras semanas de convivencia en Honduras parecía que a Rocío Flores le había comido la lengua el gato, el fichaje estrella de Supervivientes 2020 ha despertado y tiene para repartir a diestro y siniestro. Así, después de derrumbarse delante de Lara Álvarez tras no recibir noticias de su madre Rocío Carrasco, en plena emergencia sanitaria por el coronavirus, ahora la joven ha protagonizado otro encontronazo en La Palapa. Esta vez con Ferre.

Rocío ha sacado las uñas en directo después de que se haya abordado el momento en que Elena Rodríguez, la madre de Adara, tuvo la oportunidad de robar comida al grupo de los mortales y la hija de Rocío Carrasco y José Antonio Avilés le animaban a que se llevase todas las provisiones que tenían.

Jorge Javier Vázquez ha preguntado a Ferre si le molestó el robo y, este punto, se ha armado la marimorena. "Una cosa es robar una o dos latas, pero no me gustó el comentario de Rocío y Avilés de robárnoslo todo. Estábamos a domingo, nos querían dejar sin nada, para mí es un poco egoísta", ha explicado el concursante.

Rocío Flores ha tenido réplica y se ha mostrado contundente en su respuesta: “Me hubiera encantado que hubiera sido al revés y que Cristian y Nyno hubieran venido a robarnos a nuestra playa, a ver si alguien se hubiera quejado. Y, por cierto, yo me he quedado sin comer en varias ocasiones, fui la única de todo el grupo que no comió paleta. El dios era Ferre y nisiquiera se dignó a venir a decirme nada”.

José Antonio Avilés ha salido en defensa de la hija de Antonio David Flores comentando que“yo hubiese robado todo lo que hubiese podido porque llevan toda la semana de que nadie se ha acordado de si comíamos o no comíamos. Le preguntamos que cómo se pescaba y lo único que nos dijeron era que su trampita era muy buena y no le dijo a nadie cómo se pescaba. La organización dice que tenemos permiso para robar y lo que no se puede cuestionar es lo que la organización nos dice”.

Si bien a pesar de las acusaciones Ferre ha dejado claro que el colaborador de Viva la vida tiene “un buen fondo”, José Antonio Avilés ha seguido con la bronca en directo: “Prefiero a la gente que me venga de cara a la gente que de cara me pone buena cara y por detrás raja”, ha comentado haciendo referencia al supuesto complot de los mortales contra Albert Barranco.

"Te tiene calado todo el mundo", ha respondido el exparticipante de Super Shore mientras que Rocío Flores ha seguido pendiente de la discusión.  Y es que la concursante ha dado la vuelta a la tortilla a su concurso y se ha convertido en el verdadero plato fuerte de esta edición por su forma sutil de enfrentarse al resto de supervivientes así como por su peculiar manera de hacer frente siempre las críticas.

Porque Rocío Flores ha abierto los ojos y está dispuesta a conseguir un sinfín de aplausos en el albor de su carrera mediática.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@Supervivientes)