Rocío Flores vive su primera bronca en 'Supervivientes' con Antonio Pavón: "Llevo acumulando y ya me toca las narices"

Era solo cuestión de tiempo para que Rocío Flores sacara ese carácter guerrero que la hizo protagonista indiscutible de los debates de GH VIP 7. Si bien en los primeros días de Supervivientes 2020, la hija de Antonio David parecía apagada y desganada, en realidad estaba almacenando frustraciones que salieron el pasado martes en Tierra de nadie con su primera bronca con Antonio Pavón.

(Cortesía de Mediaset)

Después de ser noticia por las declaraciones que hizo su padre sobre los complejos de su hija por culpa del peso y la intensa preparación física a la que se sometió antes de comenzar el reality, Rocío volvió a la palestra al sacar a esa joven peleona que debutó como defensora televisiva hace unos meses durante una tensa discusión con el torero. Y todo por no querer dormir en el mismo sitio por tener "más bichos".

Los ánimos en el grupo de los Siervos llevan varios días calentitos. Las discusiones van in crescendo y en esta ocasión, Rocío se sumó al ajo por culpa de la construcción de la cabaña. "Vosotros dormid donde queráis, pero yo ahí no" dijo disconforme cuando sus compañeros se preparaban para votar dónde dormir para alejarse del mar y de la humedad de la noche. "No voy a seguir órdenes de aquí mi señor capitán, estoy hasta las narices" repicó.

Al final, los concursantes votaron 5 contra 2, haciendo que la nueva cabaña se montara en el sitio "de los bichos". Y así, la discusión explotó cuando Rocío no pudo contener más lo que estaba guardando, quejándose de que el torero tire pullitas constantes sobre las personas que hacen más o menos en la isla. "Ya llevo acumulando y me toca las narices" comenzó.

"Te hartas de decir todos los días que ciertos compañeros no hacemos nada" lanzó Rocío demostrando su hartazgo ante las pullitas diarias. "Explícame lo que quieras pero no digas mentiras, que las mentiras no me gustan”, le contestaba el torero haciendo que la discusión subiera de tono.

"Yo no digo mentiras" contestó Rocío con gestos incrédulos mientras Pavón la acusaba de mentirosa por decir que él daba órdenes, pidiéndole que a partir de ahora pidiera a todos los concursantes ayuda en lugar de centrarse en figuras masculinas solamente. Pero eso no fue todo. Rocío también le recordó que si bien el torero se levanta dos horas antes para buscar leña -una de sus defensas para demostrar su trabajo en la isla- también es quien duerme dos horas de siesta y se acuesta más temprano. 

Pero la cosa empeoró. Él siguió llamándola mentirosa y ella lo llamó cínico. "No hagas clases entre mujeres, hombres y viceversa" le espetó la joven pidiéndole delante de cámaras que la colaboración sea en equipo. "Aquí no hay machismo ni feminismo" se defendía Pavón mientras Rocío lo dejaba hablando solo.

Sin dudas, el primer capítulo de una Rocío que ha tardado en despertar pero ya está comenzando a levantarse.

Más historias que te pueden interesar: