Las mentiras de Ivana Icardi ('Supervivientes 2020') van quedando al descubierto

Hasta hace unos meses Ivana Icardi era una absoluta desconocida para el gran público español. Mientras aquí comenzaba a hacer sus pinitos en la televisión por su supuesto romance con Gianmarco Onestini, en Italia y Argentina, su país de origen, resulta que es toda una reina en esto de los realities y una estrella de los programas del corazón. Su rostro angelical de no haber roto nunca un plato es tan sólo en apariencia pues resulta que la argentina lleva desde el 2016 participando en varias ediciones de Gran Hermano y, qué casualidad, siguiendo el mismo patrón: siempre se enamora.

La historia ‘de amor’ curiosamente se repite, esta vez en Supervivientes 2020, con Hugo Sierra, un candidato fuerte y con un pasado muy delicado que le hace un concursante clave en esta edición. Qué buen ojo el de Ivana, ¿es así de enamoradiza o es que no es tan inocente como nos pinta?

Ivana Icardi en Supervivientes. (Twitter/@Supervivientes)

Si echamos un vistazo a su experiencia televisiva la joven de 24 años tiene un currículum bastante extenso y jugoso. Para empezar es la hermana del archi conocido jugador de fútbol Mauro Icardi, del equipo París Saint Germain. Pero la relación entre ambos es pésima. Para hacer la historia larga corta, Ivana se lleva a matar con la mujer de su hermano, Wanda Nara, a quien culpabiliza de haber estropeado el vínculo con el delantero. La pareja se casó en 2014 y desde entonces la guerra entre ambas mujeres ha sido todo un escándalo en Argentina e Italia donde el deportista jugó para el Inter de Milán. En vez de lavar los trapos sucios en casa, Ivana ha preferido ventilar sus intimidades en redes sociales donde mantiene una guerra con su cuñada que se hizo más fuerte con la entrada de Ivana en el GH italiano el año pasado. 

Parece que a Wanda y a su esposo no les hizo demasiada gracia la jugada e invitaron a la joven a ponerse a trabajar de verdad y dejar de vivir del cuento. Ivana se tomó al pie de la letra estas palabras y, además de concursar, le dedicó todo tipo de flores a su cuñi. “Si Mauro no fuese jugador de fútbol, ella jamás habría estado con él”, aseguró antes de entrar en la casa de GH. Como podemos ver, la chica tiene carácter y se maneja bien en esto de la polémica. Así que no la perdamos de vista que quizás todavía puede dar más sorpresas en SV, más allá de los besos apasionados con Sierra en Honduras.

En eso también tiene un master. Ivana es toda una reina de las carpetas, reality en el que participa, reality en el que se enamora, no falla. Se estrenó en la aventura de Gran Hermano en 2016 en la edición argentina y ojito porque quedó como segunda finalista. Por los pelos no se hizo con el ansiado maletín. Se lo arrebató Luis Fabián Galesio, también jugador de fútbol en Argentina. Ivana no se llevó el premio pero salió compuesta y con novio. El ganador y la finalista vivieron un tórrido romance y se dieron varias vueltas por los platós presumiendo su amor y un montón de planes de futuro.

Hasta que llegó Grande Fratello en 2019 y sus sueños de pareja se quedaron en la teoría. El apellido Icardi era todo un reclamo para la televisión y su mal rollo con Wanda aún más. Así que Ivana y su pasado, no precisamente de color de rosa, la convirtieron en la nueva concursante del programa. Entró con novio pero casi, casi salió sin él. La joven se tropezó con otro participante que le hizo tilín más de la cuenta. Hablamos de Gianmarco Onestini de quien asegura haberse enamorado. Entre ellos hubo buen rollo, pero poco más. Sin embargo, Ivana cayó rendida a los encantos del italiano hasta tal punto que cuando fue expulsada, más pronto que tarde, decidió romper con su novio, Luisfa para los amigos. ¿A que la historia suena familiar? Como le ocurriría a Adara, ella también se enamoraba de este joven apuesto, pero con la diferencia de que en esta ocasión el sentimiento no era recíproco.

Ahí no quedaría la cosa. Ivana, a quien esto de la tele parece encantarle, volvió a entrar a la casa, una vez expulsada, para informar a GM que había roto con su novio esperando que su compañero la besara, fueran felices y comieran perdices. Pobre ilusa. La cara del actual novio de Adara era un auténtico poema, no solo le daba igual sino que no le hizo mucha gracia verse en el medio de esta ruptura. Con mucha educación le dijo que hasta luego Lucas y si te he visto no me acuerdo. Entre ellos, además de algún que otro momento cómplice como consecuencia de una prueba semanal de besos, poco más hubo. Pero ella dijo haberlo dejado todo por el ganador de El tiempo del descuento, cuya indiferencia fue tal que parece que Ivana no se lo ha perdona a día de hoy.

A la vista está. Fue enterarse de que Gianmarco se había convertido en toda una estrella en nuestro país y descolgar de inmediato el teléfono y hablar con la mitad de los programas de Mediaset contando una historia un poquito diferente. Sálvame, Cazamariposas o Socialité, entre otros, recogían el testigo de la argentina quien prevenía a Adara de las terribles intenciones del joven. Se vendió como la víctima de este seductor profesional que la dejó tirada en Italia después de que ella, pobrecita, había dejado a su novio. Lo bueno es que las cámaras no mienten y todo se graba. A pesar de querernos vender la moto, al final hemos comprobado por parte de fragmentos del programa y testimonios de sus compañeros que Ivana no es trigo limpio. Contó una versión muy alejada de la realidad y de víctima, nada de nada.

Pero su jugada le ha salido bien porque ahí la tenemos, feliz y enamorada en Supervivientes. Consiguió hacer ruido y colarse en uno de los realities estrella de nuestro país donde, una vez más, estrena carpeta. Ella y Hugo están cumpliento su cometido con una relación poco creíble, seamos sinceros. Lo suyo avanza rapidito y hasta tocamientos ha habido. Este martes en Tierra de nadie, además de varios besos de tornillo, al uruguayo se le escapaba la manita dirección a las nalgas de la joven. Si la cosa sigue así quizás más pronto que tarde tengamos ‘oleodoning’.

Ya sea por amor o por el interés te quiero Andrés, lo cierto es que estos dos están dando vidilla al concurso. Ivana sabe muy bien a quién arrimarse y, además de Hugo, ya se ha ganado una aliada fuerte, Fany, con quien mantiene conversaciones un tanto sospechosas. En estos días se ha dedicado hacerle un buen traje a Gianmarco junto a su nueva amiguita. La argentina se la tiene guardada y persigue un objetivo: desprestigiarle. En una conversación con la novia de Christofer, le acusó de buscafamas y de andar detrás de los teléfonos de las famosas para llamarlas y conquistarlas.

Madre mía, ¿tanto poder tiene GM? Pues según ella sí. Hasta se atrevió a dar un nombre, el de Electra Lamborghini, la italiana ricachona que pasó por GH Vip España hace unos añitos. Ivana dijo que el joven había tratado de engatusarla en busca de notoriedad, pero resulta que es mentira. No lo ha dicho un polígrafo, lo ha dicho la propia Electra, quien aseguró al programa La habitación del pánico que jamás había recibido una llamada de Gianmarco ni insinuaciones de ningún tipo.

Entonces, ¿quién es la embaucadora aquí? Las mentiras tienen las patas muy cortas y de momento ya le hemos pillado en varias. Mientras ella disfruta del paraíso terrenal en Honduras y de los besos de su amado bajo el sol, al otro lado del charco se empieza a conocer su lado más oscuro, el de la fama a cualquier precio. Todos los ojos están puestos en ella que ha sabido muy bien meterse en el bolsillo al ex de Adara y protagonizar el romance más esperado de Supervivientes. Muchos aseguran que eso viene planificado del exterior, sea como fuere, es una jugada reina digna de una experta en este mundillo. Veremos si le sale bien. Por ahora ya sabemos que de tonta no tiene un pelo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter/Supervivientes