La venganza de Gianmarco tras la expulsión de Ivana de 'Supervivientes 2020': "La falsedad y la hipocresía se pagan"

El rencor es algo habitual en concursantes de realities. Esas guerras o polémicas que muchos viven dentro de una casa o atrapados en una isla durante meses, suelen ahondar tan profundo que muy pocos logran hacer las paces una vez terminado el concurso. Y eso parece que es lo que mantiene Gianmarco que no ha tardado en alegrarse de la expulsión de Ivana, su compañera en el Gran Hermano italiano.

(Twitter.com/Supervivientes; Mediaset)

Parece que Gianmarco no olvida y a pesar de que Ivana logró encaminar su concurso por méritos propios, el joven sigue insistiendo en una polémica que ya pasó a la historia. Es cierto que Ivana se unió a Hugo en hablar de Gianmarco y Adara al comienzo del concurso en la isla. Normal, la ruptura entre Hugo y Adara era reciente y era el tema más candente de la televisión mediática nacional. Ya sea por sentimientos o para hacerse notar, hablaron de ello y forjaron una alianza que los llevó a relación romántica. Ya rota por cierto. El tiempo pasó, meses en realidad, y Gianmarco sigue anclado a esos inicios repitiendo al final lo mismo que tanto criticó de Ivana cuando él estuvo en Gran Hermano. Él se quejó de que ella lanzara indirectas desde Italia, y ahora, él hace lo mismo.

Ha llegado hasta aquí mintiendo e intentando engañar a todos pero la falsedad y la hipocresía se pagan” escribió en Twitter minutos después de anunciarse la expulsión de la joven. “Ahora vuelves a casa. Ciao Bella” concluía quizás por rencor sincero o como táctica para mantenerse en el circo mediático español a la distancia. Sin ir más lejos, en esa misma gala su ex, Adara, dijo que él ya había pasado a la historia en su vida, pero de eso no tuiteó nada.

Recordemos que lo de Ivana y Gianmarco viene de hace tiempo. Durante su estadía en el Grande Fratello, la joven argentina lo acusó de jugar con ella y sus sentimientos. En teoría, ella había creído que sus flirteos en la casa significaban más de lo que eran, dejó a su novio al salir y volvió para confesarle su amor. Él la rechazó. Tiempo después, el joven estudiante de derecho entraba al mismo reality pero en España, comenzando sus acercamientos con Adara.

Aquella relación hizo que la edición más reciente del concurso fuera un bombazo para Mediaset. Los arrumacos y miradas clandestinas, dado que Adara estaba con Hugo Sierra, hicieron que el rating se dispara, llegando a su punto álgido cuando ella lo eligió a él y ganó el concurso. Durante todo ese tiempo, Ivana se encargó de hacerse un hueco en la telenovela acusando a Gianmarco de estar haciendo con Adara lo mismo que había hecho con ella. Cuestión de percepciones según la experiencia de cada uno.

La telenovela entre Gianmarco y Adara continuó, entraron a la secuela del reality, El tiempo del descuento, diseñado para seguir exprimiendo el bombazo que, esta vez, ganó Gianmarco. La relación continuó hasta que él decidió dejarla acusándola de engañarle hablando con otros chicos y se marchó a su país, y mientras Ivana se ganaba un lugar en España como concursante de Supervivientes 2020.

Si bien Ivana pecó de repetir sus errores al hablar de Gianmarco en el arranque de su concurso en Honduras, podría explicarse como su táctica para darse a conocer a un público que no la conocía. O para acercarse a Hugo. Al final, y sobre todo tras romper su romance con el padre del hijo de Adara, Ivana logró mostrarse tal y como es. Se río, lloró y demostró haber sido una buena superviviente.

Tanto que Rocío y Ana María no podían dejar de llorar al verla marcharse y hasta Hugo se emocionó. A pesar de su actitud fría durante la ruptura y su distanciamiento de sus compañeros, se mantuvo serio tras la expulsión pero dejando claro que la echaría de menos. Mientras que Jorge Javier demostraba su opinión al decir que le daba mucha pena su expulsión porque ella, “como mínimo, debería haber llegado a la final”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/Supervivientes/