Rocío Flores se reconcilia con Ana María Aldón y reconoce que ha echado de menos su apoyo en 'Supervivientes'

La gala 4 de Supervivientes 2020 ha sido una entrega repleta de emociones para Rocío Flores. Y es que no sólo se ha abierto en canal y ha dado detalles sobre la dramática guerra que mantiene su madre Rocío Carrasco con su adorado padre Antonio David Flores, sino que además se ha reconciliado con Ana María Aldón tras unas semanas muy distanciadas en la isla en las que la joven no ha recibido cariño y apoyo de la última desterrada del reality de Telecinco.

(©Mediaset)

Desde el arranque de Supervivientes 2020 Ana María Aldón ha sido muy cuestionada por la audiencia, así como por sus propios compañeros, debido a su falta de apoyo a la hija de Rocío Carrasco. Y es que la mujer de José Ortega Cano no ha sido en defensa de la joven ante los conflictos que ha protagonizado con varios concursantes a pesar de que ambas guardan una relación familiar ya que el diestro estuvo casado con la abuela de Rocío Flores.

Sin embargo, en la gala 4 las tornas han cambiado ya que Ana María Aldón ha pedido disculpas a Rocío Flores.

Primeramente se han mostrado unas imágenes en las que ambas concursantes aparecen resolviendo sus diferencias. Y es que ante la nominación de Ana María Aldón las participantes hablaron a través de Ferre que ha sido el dios de esta semana. "¿Le puedes decir a Ana María que no quiero que se vaya? Si se va la voy a echar de menos", decía la hija de Antonio David Flores. Por su parte, la mujer de José Ortega Cano le pidió perdón intentando justificar su tan criticada actitud: "Quiero que le digas a Rocío que si no he estado a la altura en todos los momentos, me hubiera gustado que me pidiera ayuda. Quiero pedirle disculpas que no he querido meterme en su concurso ni cobrar un protagonismo que no me pertenezca. Decirle que la quiero mucho".

Si bien en la playa las protagonistas tuvieron la oportunidad de reconciliarse con un abrazo, y de hecho Rocío Flores ya dejó claro “que no se preocupe por nada”durante el directo en La Palapa Jorge Javier Vázquez ha conseguido que las concursantes se sinceren como nunca antes en el programa.

"Sé que todos estarán muy orgullosos del concurso de Rocío. Todos. Yo tenía claro que cada una iba a hacer su concurso y yo le dije: voy a dejarte a ti lo mismo que hago con los demás fuera, lo mismo que con Gloria que no vengo de madrastra ni nada. Si tú me necesitas llámame y me lo dices. Pero a mí en ningún momento me ha llamado. Aun así yo he tratado de mediar", ha expresado inicialmente Ana María Aldón sin poder contener la emoción.

Y es que a la mujer de José Ortega Cano le ronda la duda sobre si habrá fallado a la joven durante su estancia en Honduras: “Hasta que no salga no lo veré”. Seguidamente el presentador le ha preguntado directamente a Rocío Flores si siente que había errado y ésta se ha derrumbado: "No me ha fallado. Quizás yo por la forma de ser que tengo si ella se hubiese visto en esas situaciones, al ser de mi familia, hubiera saltado. Pero yo siempre he dicho con todos los compañeros que lo he hablado que era su decisión y totalmente respetable que no saltara".

Asimismo, ha reconocido que la ha echado de menos: "En muchas. Pero no quiero que ella piense que yo he querido que ella me defienda. Yo me sé defender sola y está claro que aquí el atacar es muy fácil. A lo mejor lo que yo he echado de menos de ella no es que se enfrente a otra persona por mí, simplemente que diga: Yo conozco a Rocío fuera de cámaras y dentro y sé cómo es".

Tras ver llorar a la joven a moco tendido, a Ana María Aldón no le ha quedado otra que justificar su comportamiento: “Seguramente que yo también tenga que aprender de ella. Yo trato de ponerme en su lugar y quizás yo también habría necesitado esa señal porque las cosas pasaban cuando yo no estaba. Si yo en mi vida real y cotidiana no me gustan los líos. Prefiero ser más neutra porque la vida es tan dura que paso de chiquilladas. Yo no le he dado la importancia que quizás ella, con 23 años, le haya dado. Si la he fallado lo siento mucho”.

A pesar de que su relación se ha resuelto positivamente, ambas concursantes se han tenido que despedir ya que Ana María Aldón ha sido desterrada a Playa Desvalida en esta gala 4 que se ha saldado con la expulsión definitiva de Alejandro Reyes. "Tenerla aquí se agradecía. Que no se piense que me ha fallado. Ella sabe todo", ha expresado la joven mientras que la mujer del torero le ha pedido que fuese "fuerte. Está iluminada. Va a tener toda la fuerza para llegar a la final".

Pero no todo ha sido tristeza para la hija de Antonio David Flores ya que además de hacer las paces con Ana María Aldón se ha proclamado como la nueva líder de los siervos gracias al nombramiento de Albert Barranco como nuevo dios de la isla. Así, su primer cometido ha consistido en decidir quién tenía que ser el nominado de su grupo ya que se ha producido un cuádruple empate y pronunciar también la persona en la cuerda floja como viene siendo la tarea del concursante líder. Rocío Flores se ha decantado por Fani e Ivana que tendrán que medirse ante Cristian Suescun y Hugo Sierra.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset