'Socialité' decepciona a la audiencia con una exclusiva ridícula de Isabel Pantoja

Cine 54
·5 min de lectura

Con una parrilla compuesta casi exclusivamente por el culebrón que rodea a Isabel Pantoja, Telecinco se había sacado de la galera una edición especial de Socialité para la noche del lunes. El programa de los fines de semana que presenta María Patiño se coló en el prime time con la excusa de tener una exclusiva bomba, manteniendo al público pendiente con un cebo misterioso para terminar revelándose como un fraude en toda regla.

(Twitter.com/socialitet5/)
(Twitter.com/socialitet5/)

El Cantora Crest engancha, de eso no hay dudas. No solo lo podemos comprobar con las altas audiencias que está consiguiendo Mediaset con todos los programas que tocan el tema sino que Socialité logró superar a El Hormiguero con un 15,2% de audiencia. Así es, la exclusiva que prometía María Patiño logró convocar tanto al público que lideró su franja y superó a la gallina de los huevos de oro de Antena 3.

Pero lo que se guardaba bajo la galera fue un timo televisivo y así lo hicieron saber los televidentes en redes sociales. Socialité estuvo más de media hora jugando al despiste prometiendo una exclusiva que iba a aportar más leña al fuego de Cantora. Lo hicieron con bombos y platillos, con planos misteriosos de pies y manos. En resumen, anunciaban una exclusiva que iba a terminar por “desenmascarar” a la tonadillera. Pero la revelación no pudo ser más decepcionante. Con planos lentos y la voz de sorpresa de María Patiño se desveló a un señor que dijo ser el primer novio de Isabel cuando tenía 14 años.

¿Perdón? ¿Desenmascarar a quien, a una adolescente y una historia de primer amor? Ridículo es poco.

El hombre (“maduro” como lo describió Patiño) se llama Francisco y contó que trabajaba en una cafetería de un tablao flamenco a los 17 años cuando conoció a Isabel. “Chiquitete trajo a Maribel, dijo que cantaba muy bien y total, que empezó a trabajar allí […] Me fijé en ella poco a poco y me fui enamorando” contó ante las cámaras. Dijo que se dieron su primer beso en el aeropuerto “con el consentimiento de su madre”.

Patiño insistió con temas que no venían a cuento como preguntarle “Doña Ana era una mujer a la que ya le gustaba mucho el dinero, ¿no?”, llevando el tema por los derroteros de clase social al cuestionarle que él como camarero no sería “el hombre que doña Ana soñaba” para Isabel. Y el hombre respondió con conjeturas y opiniones propias. Y de golpe, Patiño anunciaba que se quedaba sin tiempo, daba las gracias y adiós. En resumen, una exclusiva de apenas unos minutos y con tan poca gracia que provocó la ira de las redes sociales.

Los espectadores no daban crédito ante el timo del programa calificando la movida de “vacilada”, “estafa”, “fraude” e “inocentada”. Nadie daba crédito.

Esto no fue más que un déjà vu de lo que muchos vivieron el pasado sábado cuando Socialité hizo creer a la audiencia que estaban esperando la llegada de Isa Pi en Cantora con una reportera in situ, cuando la hija jamás había salido de La casa fuerte. Aquel privilegio de ir a visitar a su madre se terminó convirtiendo en una llamada telefónica e Isa nunca dejó el reality.

Pero eso no fue todo. Socialité pasó todo el programa del lunes añadiendo capítulos sinsentido a esta historia como contar que el tío y los vecinos daban comida a Isabel cuando no era famosa en el barrio donde creció, El Tardón de Sevilla, donde llamaban a doña Ana “la lechuga” porque trabajaba en una verdulería. Contaron con el testimonio de un repartidor que aseguraba haber visto a la cantante “completamente rota” añadiendo que la vio caminando con sus gatos por Cantora, llegando a superar el mayor ridículo de la noche tras sugerir que la cantante le cuenta sus penas a los animales; mientras un camarero que trabajaba en el restaurante de Isabel dijo que ella misma habría agredido a un compañero de trabajo con “pan duro”. Y todo contado con un sensacionalismo poco eficaz que infló el programa para desinflarlo de la peor manera posible.

Veamos, pero el meollo de la cuestión ¿no se centra en Isabel Pantoja, su hijo Kiko Rivera y la herencia de Paquirri? Pero a falta del testimonio de Isabel y con la historia de Kiko ya contada hasta aprendérnosla de memoria, Telecinco ha conseguido crear una telenovela de capítulos diarios sumando personajes secundarios que parecen salir de hasta debajo de las piedras. Que si primas, parientes, extrabajadores, repartidores o amores de juventud. ¿A quién más van a sumar ahora?

Socialité habrá conseguido liderar la franja horaria y superar a El Hormiguero, pero que haya sido un éxito es otro cantar.

Más historias que re puedan interesar:

Fuente de la imagen: Twitter.com/socialitet5/