Anabel Pantoja refleja su incultura al no saber qué es el caso Gürtel en 'Sálvame'

Cine 54
·4 min de lectura

En sus más de diez años en Telecinco, han sido innumerables los momentos en los que los colaboradores de Sálvame se han dejado en ridículo a sí mismos y han demostrado su incultura en pleno directo. En muchas ocasiones les hemos podido ver diciendo auténticas barbaridades en televisión e incluso algunos de los pesos pesados del formato, como Belén Esteban, han demostrado que el inglés es una de sus asignaturas pendientes.

Twitter.com/salvameoficial/
Twitter.com/salvameoficial/

Pero la última escena protagonizada por Anabel Pantoja en la que ha hecho gala de su falta de conocimientos casi sin querer tras no saber qué es el caso Gürtel ha sido la gota que ha colmado el vaso. Y todo por un simple e inocente comentario de Jorge Javier Vázquez que solo unos pocos han percibido y que ha puesto en un aprieto a la sobrina de la tonadillera.

Si ahora mismo determinados colaboradores de Sálvame se sometieran a un test de cultura general en directo más de uno saldría escaldado. Porque el desconocimiento de Anabel Pantoja sobre qué es el caso Gürtel en la última entrega emitida ha hecho saltar las alarmas sobre cómo las estrellas del programa cumbre de las tardes de Telecinco pueden fallar preguntas que, si apuramos, hasta responderían correctamente niños de primaria.

Jorge Javier Vázquez ha dejado en evidencia a Anabel Pantoja en una de las tardes más complicadas para la colaboradora que, literalmente, ha brotado con la acusación de Techi a su primo Kiko Rivera. El momento en cuestión se ha producido durante la última franja del programa, conocida como Sálvame Tomate, cuando la influencer ha abandonado el plató muy alterada y el presentador ha seguido sus pasos.

“Hay que tener muy mala sangre con un hijo que tienes, con una hermana que tienes, con un padre y una madre que tienes. Vete a sacar dinero y levántate a las ocho de la mañana a trabajar. Deja a mi familia en paz”, ha pedido la concursante de realities mirando a cámara mientras ha seguido compartiendo una larga lista de descalificativos dirigidos hacia la exnovia de Kiko Rivera: “sinvergüenza, desgraciada, manipuladora, oportunista, cerda”.

En este contexto (se puede ver a partir del minuto 15:06 de la sección) el presentador, aunque ha sido desde el cariño y con su habitual tono socarrón, ha querido apuntar sin venir a cuento que para el director del programa Alberto Díaz “es un mal día por lo de la Gürtel”. Y Anabel Pantoja, ni corta ni perezosa, ha preguntado: “¿Qué es la Gürtel? ¿Qué ha pasado? No sé qué es la Gürtel”.

La sobrina de Isabel Pantoja, todo sea dicho, ha dejado el listón muy bajo con su desconocimiento pero no por ello ha perdido un ápice de la autenticidad que en los últimos tiempos respira como personaje de reality (su último concurso ha sido Sola). El presentador, desde luego, ha sabido explotar la falta de conocimiento sobre la actualidad de la colaboradora añadiendo “todavía le queda la Kitchen” en relación a la trama sobre el posible espionaje al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas por parte del Ministerio del Interior.

Que Anabel Pantoja no haya sabido dar una respuesta e incluso que haya continuado como si nada con su speech con un “bueno, a lo que voy” ha resultado apabullante, por no decir vergonzoso. Y es que la prima de Isa Pantoja ha puesto en evidencia que algunos de los colaboradores que cada tarde se llenan los bolsillos de euros no tienen la más mínima noción de cultura elemental. Porque no es necesario que la joven sepa que se trata de una investigación iniciada en noviembre de 2007 por la Fiscalía Anticorrupción sobre una red de corrupción política vinculada al Partido Popular, pero al menos ya que es un rostro público debería saber de qué va la vaina puesto que es un tema de máxima actualidad (la Sala II del Tribunal Supremo acaba de confirmar las penas de los 29 condenados por la Audiencia Nacional).

En definitiva, que con pilladas como la de Anabel Pantoja la tropa de Sálvame no se gana el respeto de los espectadores. De hecho, lo único que consiguen es que aumenten el número de voces que tildan al formato de telebasura también basándose en esta exhibición de burradas que hace pensar si las estrellas del magacín nunca abren un libro o si ni siquiera prestan atención a un informativo.

Con todo y con esto, no podemos obviar que Sálvame es uno de los programas más exitosos de la última década de la televisión actual. Un programa que en su último directo ha abierto la puerta a la incultura, pero que no deja de ocupar el puesto de entretenimiento en la parrilla de Telecinco con sus polémicas, discusiones y llamadas al morbo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Twitter.com/salvameoficial/