Alonso Caparrós se derrumba en 'Sálvame' recordando sus fiestas: "Es el infierno, yo he estado en él y como demonio"

Cine 54
·4 min de lectura

Alonso Caparros fue una estrella de la televisión en los noventa, siendo el mítico presentador de Furor en Antena 3. Sin embargo su meteórica carrera en el medio catódico terminó pasándole factura y ahora ha reconocido en Sálvame el infierno que vivió hace años consumido por su adicción a las fiestas y a las drogas. Así, el colaborador del programa vespertino de Telecinco, arrepentido y entre lágrimas, ha ahondado en las causas que le llevaron a convertirse en un juguete roto de la pequeña pantalla española.

©Twitter (@salvameoficial)
©Twitter (@salvameoficial)

La semana ha arrancado calentita para Sálvame. Y es que además de que el programa haya recibido duras críticas de los espectadores por cebar la identidad de una mujer famosa que se dedica al oficio más antiguo del mundo, también ha habido tiempo para que Alonso Caparrós haya relatado con pelos y señales el calvario que sufrió décadas atrás adentrándose en una mala vida que fue su perdición.

Si bien el pasado domingo ya se adentró en su oscuro pasado durante una entrevista para el programa El trono de sensaciones presentado por Jordi Anjauma en el canal 8TV, en la que por cierto también arremetió contra el clan de las Campos, en Sálvame se ha derrumbado completamente reviviendo los desfases del pasado. Y es que el colaborador ha confesado que ha participado en cantidad de fiestas y que no se siente nada orgulloso.

A cualquiera de esas chicas que han estado conmigo en esa situación, y con mucha vergüenza, les quiero pedir perdón desde lo más profundo de mi corazón. Me encantaría verlas una a una en persona y decírselo. Yo ahora mismo tengo una hija que tiene 22 años y estoy en otra posición. Aún no me lo puedo perdonar", ha comentado a Kiko Hernández con la voz quebrada. "Aquí pasamos por sitios que son tremendos. Hablamos de si las chicas y chicos de compañía van o si dejan de ir como si tuvieran la oportunidad de elegir. Hay mucha gente que no tiene esa capacidad. Lo que yo he visto en esos sitios no es recomendable para absolutamente nadie".

En este marco, Kiko Hernández le ha pedido que le acompañara a un lugar más tranquilo en las gradas donde ha explicado por qué se ha venido abajo: “Es sencillo. Hasta hace muy poco tiempo lo único que veía en mi vida es lo que el resto del mundo me había hecho a mí o lo que yo me había hecho a mí mismo. A medida que vas superándote lo que apareció en mi vida era lo que yo le había hecho al resto del mundo”.

Así, el hijo de Andrés Caparrós ha reconocido arrepentido que le aparece "esa imagen de muchas caras, de muchos lugares oscuros, y de la huella que haya podido dejar en muchos seres humanos. Yo ahora he descubierto que es muy importante lo que un ser humano le puede aportar a otro. Yo he visto en las caras, sin que me dijesen nada, lo que estaban pasando esas personas y en ese momento parecían no tener importancia...".

"Gente con madres, con hijos que además me contaban cosas que no sé si me voy a poder perdonar. Dicen que errar es del hombre y perdonar es de Dios pero hay una parte importante de uno mismo que se tiene que perdonar y tengo dudas de si podré algún día”, ha relatado a punto de romper a llorar.Es el infierno, yo he estado en él y como demonio”.

Entre lágrimas, y pretendiendo servir de ejemplo de superación para otras personas, ha recalcado que “el mundo de las fiestas, de la noche, que nadie se engañe, que nadie se equivoque y que nadie lo naturalice, esconde abismos insondables.

En este contexto, Kiko Hernández le ha preguntado qué ha sido lo peor que había hecho en esas fiestas pero el colaborador ha asegurado que es inconfesable: "Recuerdo que en los últimos tiempos la gente se espantaba de mí al verme llegar por lo que me había convertido". Si bien Alonso Caparrós ha contado que nunca hizo nada ilegal ha dejado caer que "lo peor es que la imagen que yo tengo en esos rostros hay suplica, hay una espera de entendimiento”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@salvameoficial)