El drama por fascículos de Kiko Rivera y su madre genera un tufillo de más interés económico y mediático que personal

·5 min de lectura

Dice el refrán que lo poco agrada y lo mucho cansa. Un dicho que perfectamente se puede aplicar con Kiko Rivera porque si bien su participación en Cantora: La herencia envenenada fue un puntazo que elevó el share de Telecinco el pasado mes de noviembre, que haya regresado a la cadena con el mismo drama con su madre resulta un tanto agotador para la audiencia. El hijo de Paquirri sigue vendiendo sus penas por fascículos recrudeciendo el tono en el enfrentamiento que mantiene con Isabel Pantoja y que parece no tener fin. Una dispuesta que, sinceramente, ya huele a chamusquina y deja en el aire que quizás detrás de tantas palabras demoledoras hay más interés económico y mediático que personal.

©Twitter (@telecincoes)
©Twitter (@telecincoes)

De la mano de Jorge Javier Vázquez, el pasado mes de noviembre Kiko Rivera destapó todas las verdades y mentiras que guarda Cantora. Así, el DJ analizó la polémica con la herencia de su padre, el torero Paquirri, atrapando a la audiencia por convertirse en el azote de su madre Isabel Pantoja. Este programa firmó un 31,7% de share, un triunfo que ha sabido aprovechar el primogénito de la tonadillera quien desde entonces no ha dejado de compartir por fascículos su particular drama familiar.

Al éxito de la primera entrega de Cantora: La herencia envenenada le siguieron otros dos programas que contaron con las intervenciones de Teresa Rivera, la hermana del torero, y de Sylvia Pantoja, la prima de la cantante de coplas. Pero Paquirrín ha seguido en primera línea a su manera, con declaraciones contundentes contra su madre en stories y publicaciones de Instagram así como con afirmaciones muy duras en revistas a golpe de exclusiva.

Ahora bien, que Kiko Rivera haya regresado a Telecinco para echar más leña al fuego ha terminado por agotar a los espectadores. A pesar de que su última intervención en el Deluxe ha cosechado un 21% de cuota de pantalla, arrebatando a la telenovela turca Mi hija el liderazgo dominical, da la sensación que el DJ ha encontrado un filón compartiendo sus miserias. Unas desgracias que, todo sea dicho, generan cierto tufillo de interés mediático. Y es que el marido de Irene Rosales es consciente de que sacar la peor cara de su madre vende en televisión: ha vuelto a ser un valor seguro en audiencias y ha contribuido a que el programa logre el mejor dato desde que se emite también en domingo.

En su última aparición televisiva, efectivamente, Kiko Rivera se ha dedicado a dar más golpes bajos a Isabel Pantoja y, en definitiva, a seguir con el circo de su vida personal.Quizás lo más fuerte de que se haya vuelto a sentar en un plató de televisión es que, tras contar que ha firmado un documento para revocar los poderes que en su día le dio a la cantante y a su tío Agustín, ha amenazado a su madre en pleno directo. Así, ha insistido que la tonadillera dispone de 24 horas para contactar con él o tomará medidas legales.

Unas palabras intimidantes que ha pronunciado mirando a cámara y con una expresión entre triste y decepcionada: “Te doy la oportunidad única de que en 24 horas te pongas en contacto conmigo, ya sea llamándome a mí, mandándome una paloma mensajera, que me traigas un ovni con bata de cola. Lo que tú quieras o con tus abogados, que todavía no sé quiénes son”.

Durante su intervención en el Deluxe, Kiko Rivera también ha denunciado amenazas por parte del entorno de su madre. Es decir, que la mala relación con Isabel Pantoja no afecta solo a ellos dos ya que el DJ parecer ser que ha llegado a recibir coacciones por parte del entorno de la cantante. "Recibo mensajes de muérete, que se mueran tus hijas", ha destacado dando a entender que los insultos provienen de las fans de la tonadillera.

Asimismo el invitado ha destapado a la Isabel Pantoja más déspota: “Mi madre es muy prepotente, si esto es negro y tú estás viendo que es rojo esto es negro y no le digas que es rojo”. Pero hay más ya que igualmente ha comentado la mayor humillación que ha visto que sufriera su hermana en Cantora: “Que alguien de tu familia hable muy mal y quiera demandar a tu hijo y tú no eches freno”.

Kiko Rivera ha apuntado que ha escuchado a su madre hacer comentarios xenófobos sobre Isa Pantoja y que incluso algunos miembros de la familia le trataban como una hija de segunda. Teniendo en cuenta que el protagonista siente auténtica devoción por la benjamina del clan, ha sorprendido también que haya dejado caer que la tonadillera le pidió expresamente que hablara mal de la joven en los platós de televisión: “Me ha utilizado para las cosas feas. Yo he venido a hablar mal de mi hermana y me ha puesto en contra de mi hermana mi madre y yo he antepuesto a mi madre que a mi hermana”. Y por si fuera poco el sevillano también ha contado que su progenitora ha intentado quitarle los apellidos a la ex de Alberto Isla.

En conclusión, Kiko Rivera sigue contando más y más intimidades que dejan a Isabel Pantoja como una mala persona y, sobre todo, como una madre regular. Dicho de otro modo, cobra por dejar a su progenitora a la altura del betún y lo más significativo es que el mismo ha confesado en directo que no quiere que este enfrentamiento se solucione. Ay, ¿por qué será? Cada uno puede juzgar por sí mismo, pero las palabras del DJ son más que reveladoras: “Ahora mismo no. Yo no quiero que se solucione. Quiero que me explique, y una vez que me explique veamos si se puede solucionar”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@telecincoes)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente