La odisea de los hermanos Matamoros con el consumo de drogas en televisión

Cine 54
·6 min de lectura

Kiko Matamoros se ha convertido en tendencia de las redes sociales tras enfrentarse a uno de los polígrafos más duros de su carrera televisiva. Y es que el colaborador de Sálvame ha respondido a las preguntas que nunca antes había encarado. Si bien se le ha cuestionado sobre Makoke y la relación con su hija Ana lo que verdaderamente ha resultado más significativo es que ha compartido con la audiencia su adicción a las drogas. Después de que durante tantos años se haya especulado sobre su coqueteo con sustancias, el exrepresentante de famosos ha roto su silencio y ha revelado que lleva siendo cocainómano desde los 15 años. Una odisea que también persigue a su hermano mellizo Coto con el que durante muchos años compartió el éxito en la pequeña pantalla.

©Twitter (@DeluxeSabado)
©Twitter (@DeluxeSabado)

Si hay un rostro conocido por los espectadores de Telecinco ese es Kiko Matamoros. Sin embargo hasta este momento el colaborador de televisión de 64 años no había compartido el calvario que sufre desde la adolescencia por culpa de su adicción a las drogas. Ahora que Sábado Deluxe también se emite cada domingo en el prime time de la cadena, ha aprovechado para someterse al polígrafo y abordar tanto sus épocas de mayor consumo como los problemas que le ha ocasionado la drogadicción.

La confesión ha venido a raíz de una pregunta en la que se le cuestiona si cree que Makoke esperaba que, a causa de los excesos, se muriera pronto y así ella se quedaría con todo el patrimonio. “Yo ya estoy un poco saturado con este tema en las redes, se insinúa en un plató cuando les da la gana”, ha puntualizado primeramente el invitado a la par que ha compartido un titular demoledor: “Yo soy cocainómano desde los 15 años, es decir, me queda un añito para cumplir las bodas de oro”.

“En mi vida no he tenido nunca un problema grave con esa adicción, no lo sé, depende de muchas circunstancias, de cómo se utilice, de dónde se utilice, en qué ocasiones. Si verdaderamente hay algo detrás que te impulsa al consumo o verdaderamente es un consumo social. El caso es que nunca he tenido una adición importante”, ha explicado abriéndose en canal en el plató de Telecinco.

“Es cierto que desde los 15 años que probé la cocaína no he dejado de consumir porque al final además yo creo que, como le pasa a la gente que tiene problemas con el alcohol, lo eres para toda la vida”, ha comentado el madrileño. Si bien ha dejado claro que la drogadicción no ha condicionado su vida sí que ha marcado sus relaciones con las mujeres.

“Desde los 16 años hasta que empecé a convivir con la madre de mis cuatro primeros hijos, con Marian, se puede decir que tuve un consumo desde el punto de vista médico muy poco aconsejable. Fiestas a diario, bastantes excesos. Pero cuando empecé con ella, que ella no era consumidora, levanté muchísimo el pie porque fundamentalmente si estás con una persona bajo el mismo techo es bastante absurdo que estés en una dimensión y ella en otra porque, a partir de ahí, es comunicación ninguna”, ha manifestado sobre sus años de pareja con la hermana de Mar Flores.

A pesar de que el padre de Laura Matamoros ha confesado que durante esos veinte años de relación no dejó de consumir drogas con sus amigos ha asegurado que durante su historia de amor con Makoke vivió su peor etapa: “Hice del consumo de la cocaína algo habitual”, ha relatado. “Sucedieron episodios en alguna ocasiones desagradables, complicados desde el punto de vista legal, y llegó a condicionar incluso mis relaciones sexuales. Había un momento en que si no consumía no me apetecía absolutamente nada”, ha continuado siendo un discurso que no ha dejado indiferente a nadie.

El colaborador de Sálvame también ha hablado de cómo se encuentra actualmente, aunque antes ha hecho un recorrido sobre su adicción recordando que “ha habido épocas en las que también por el deporte que practicaba, que era el ciclismo, también lo dejé en algunas ocasiones por temporadas largas de cinco o seis meses”. En este contexto, ha contado que a raíz de su separación “tuve unos meses de otra vez como cuando tenía 20 años”.

Asimismo ha contado la manera en la que esta adicción a las drogas ha influido en su relación con Marta López Álamo: Es cierto que en alguna ocasión he consumido pero no he compartido,con lo cual me he visto en una situación un tanto ridícula porque si quieres estar con tu pareja o estáis los dos en la misma onda es un poco absurdo”.

Pero la odisea de Kiko con el consumo de drogas en televisión no es exclusiva ya que su hermano Coto también cayó en el mismo abismo siendo un tema recurrente durante sus años delante de los focos. Y es que si bien el padre de Diego Matamoros ha reconocido que en alguna ocasión ha puesto su integridad en peligro, su mellizo también ha atravesado episodios muy difíciles durante su vida que han acaparado el interés de la audiencia.

Kiko ha reconocido en directo que “es algo nocivo y poco recomendable” y, efectivamente, la adicción a las drogas siempre ha puesto contra las cuerdas a ambos hermanos. Si echamos la vista atrás los excesos también han condicionado a Coto desde que se hizo famoso en Crónicas Marcianas aunque en la actualidad el problema ha adquirido visibilidad por parte de su mellizo. Y es que si bien ambos llevan años sin hablarse mientras el segundo permanece en el foco televisivo el primero se ha alejado por completo de cualquier cámara y ha pasado de ser una estrella de Telecinco al azote de la cadena.

En Libro de reclamaciones, Coto contó que su coqueteo con las drogas empezó cuando tenía 15 años cuando una joven americana le inició en la heroína. No obstante, al igual que ha ocurrido con el representante de Carmen Ordóñez hasta su fallecimiento en 2004, la verdadera odisea se produjo a la par que ambos compartían las mieles del éxito televisivo.

Así, mientras las tertulias televisivas en programas como Crónicas marcianas o TNT le reportaron importantes ingresos a Coto, su hermano también se llenó los bolsillos con un crecimiento y popularidad en la pequeña pantalla que primero se produjo en Antena 3, como colaborador de Al descubierto, y luego en Telecinco con sus apariciones en Salsa rosa, A tu lado, La noriay, más recientemente, Sálvame o Viva la vida.

En definitiva, la confesión de Kiko en televisión demuestra que, como también le ha ocurrido a Coto, ambos hermanos eligieron el mal camino muy pronto y ellos mismos se han convertido en sus peores enemigos durante sus 64 años de vida.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@DeluxeSabado)